Pages Menu
Categories Menu

Posted on 4 Nov 2016 in Diócesis, Fiestas, Noticias de las parroquias, Transparencia, Vida litúrgica

Nuestra Señora de Palestina reúne a sus hijos en Deir Rafat

Nuestra Señora de Palestina reúne a sus hijos en Deir Rafat

 

DEIR RAFAT – El domingo 30 de octubre de 2016, la Diócesis de Jerusalén celebró la Solemnidad de Nuestra Señora de Palestina, en el Santuario de Deir Rafat.

La celebración de la Solemnidad de Nuestra Señora, cae el último domingo de octubre de cada año. Este año la misa fue presidida por el arzobispo Pierbattista Pizzaballa, administrador apostólico del Patriarcado Latino y concelebrada por los obispos William Shomali, Giacinto Boulos Marcuzzo, Kamal Bathish y Joseph Zerey, con la participación de sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas, seminaristas de Beit Jala y Redemptoris Mater de Galilea, Caballeros del Santo Sepulcro y fieles.

El obispo Marcuzzo leyó la homilía en nombre del arzobispo Pizzaballa, diciendo: “Octubre es el mes de María por excelencia. En la primera semana celebramos el Santo Rosario y hoy celebramos la Solemnidad de Nuestra Señora de Palestina, Patrona de Tierra Santa”. Y añadió: “Llegamos a pedir su intercesión, porque Ella es compasiva y fiel, y es la Reina del pueblo de Tierra Santa, de los hijos de Abraham y de todos sus hijos”.

A la luz de las Cartas de San Pablo y de los Hechos de los Apóstoles, el administrador apostólico hizo hincapié en la necesidad de seguir orando, puesto que no es una actividad que comienza y termina, sino que es como el aliento de vida ininterrumpido e incesante. Si dejamos de orar durante mucho tiempo, podemos sofocarnos espiritualmente, perdiendo la fuerza que nos viene de Dios. Podemos perder la paz interna y la alegría real y, por lo tanto, nos encontramos abrumados por muchas dificultades”.

También señaló la manera en que la Virgen María solía rezar: “La oración de Nuestra Santa Madre no fue una petición, sino una oración de alabanza y acción de gracias, emanada de un corazón alegre. Cuando Ella visitó a Isabel, Ella dijo: “Mi alma magnifica al Señor y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador”.

Al final de la misa, la tradicional procesión tuvo lugar detrás de la estatua de Nuestra Señora de Palestina.

Este año, alrededor de dos mil personas asistieron a la celebración, un número que es más alto que el del año pasado.

El Santuario de Nuestra Señora de Palestina fue construido en 1927, por iniciativa de Su Beatitud el Patriarca Louis Barlassina, y fue confiado a la comunidad francesa de las Hermanas de Belén.

 

DSC_0050.jpgDSC_0082.jpgDSC_0084.jpgDSC_0096.jpgDSC_0100.jpgDSC_0108.jpgDSC_0136.jpgDSC_0145.jpgDSC_0169.jpgDSC_0174.jpgDSC_0202.jpgDSC_0230.jpgDSC_0233.jpgDSC_0241.jpgDSC_0248.jpgDSC_0258.jpgDSC_0284.jpgDSC_0330.jpgDSC_0338.jpgDSC_0339.jpgDSC_0343.jpgDSC_0383.jpgDSC_0386.jpgDSC_0398.jpgDSC_0407.jpg