Pages Menu
Categories Menu

Posted on 4 Nov 2016 in Actualidad local, Cultura, Diócesis, Historia, Noticias de la diócesis, Política y sociedad, Transparencia

La roca original de la Tumba de Cristo a la luz, “revive la maravilla de las mujeres santas en la mañana de la Resurrección”

La roca original de la Tumba de Cristo a la luz, “revive la maravilla de las mujeres santas en la mañana de la Resurrección”

 

JERUSALÉN – Por primera vez en casi medio milenio, la losa de mármol que cubre la Tumba de Cristo fue retirada completamente, el miércoles 26 de octubre de 2016, durante este tiempo de restauración de la edícula en el Santo Sepulcro. Bajo este plato, otra losa de mármol, de la época de los cruzados, fue encontrada con una cruz tallada en la superficie. Debajo, estaba el lecho original de piedra caliza, la Tumba de Jesús.

La losa de mármol de la tumba, ya había sido parcialmente movida en 1809, pero fue sólo en 1555, durante la renovación anterior de la edícula, que se había removido por completo.

Jefes de varias Iglesias, algunos religiosos y algunos privilegiados presentes el miércoles 26 de octubre de 2016, se maravillaron y veneraron la piedra original de la Santa Tumba. Para esta operación, particularmente delicada, la edícula estaba cerrada al público. Equipos de cámara de National Geographic Society estuvieron presentes para asegurar la cobertura de los medios de comunicación para este evento tan importante.

El obispo William Shomali, vicario patriarcal en Jerusalén, no pudo contener su emoción: “Es muy emocionante saber que la Tumba de Cristo, de la cual la piedra fue romovida en ese mismo lugar hace dos mil años, el día de la Resurrección, se reabre a la luz. Es una emoción totalmente espiritual. Desde el punto de vista bíblico y arqueológico también, esta apertura despierta nuestra curiosidad y esperamos aprender más sobre la historia de esta tumba a través de los siglos.”

El obispo agregó: “Este evento de repente trae de vuelta el asombro y la maravilla de las mujeres que llegaron a la tumba en la mañana de la Resurrección. La roca original sobre la cual Cristo fue puesto allí, está intacta y la tumba está vacía. Él no está aquí, Él ha resucitado. Ésta es nuestra fe.”

En la apertura de la tumba, una dulce fragancia se extendió por toda la Basílica del Santo Sepulcro. Al mismo tiempo, según testimonios de la Custodia de Tierra Santa, se produjeron disturbios magnéticos que complicaron el proceso de tomar medidas científicas.

“Será un largo análisis científico, pero finalmente podremos ver la superficie original sobre la cual se colocó el cuerpo de Cristo”, señaló Fredrik Hiebert, arqueólogo de la National Geographic Society, socio del proyecto de restauración del Santo Sepulcro que comenzó en mayo.

El equipo griego que dirige el proyecto de restauración, trabajará hasta principios de 2017. Mientras tanto, National Geographic Channel ofrecerá un documental que se estrenará en noviembre.

Vivien Laguette y Myriam Ambroselli