Pages Menu
Categories Menu

Posted on 30 Sep 2016 in Actualidad local, Administrador Apostólico, Diócesis, Iglesia, Noticias de la diócesis, Política y sociedad, Transparencia

Jerusalén da la bienvenida al arzobispo Pizzaballa

Jerusalén da la bienvenida al arzobispo Pizzaballa

 

 

JERUSALÉN – El miércoles 21 de septiembre de 2016, el arzobispo Pizzaballa, nombrado administrador apostólico del Patriarcado Latino por el papa Francisco el 24 de junio, ofreció una conferencia de prensa antes de su entrada solemne por la puerta de Jaffa de Jerusalén y de celebrar las Vísperas en la concatedral del Patriarcado Latino.

En la conferencia de prensa celebrada a primera hora de la tarde en el barrio de Mamilla de Jerusalén, el arzobispo Pizzaballa habló sobre los principales retos de su mandato. En primer lugar, “reorganizar la administración del Patriarcado, al mismo tiempo que seguir ayudando a la Iglesia en su vida espiritual y sus actividades pastorales”.

Desde una perspectiva pastoral, el nuevo administrador apostólico prometió trabajar por “la unidad entre las Iglesias”, subrayando que “¡no nos podemos permitir dar lecciones sobre diálogo al mundo si entre nosotros sólo hay división y desconfianza!”.

“También me gustaría animar a las familias, al pueblo de Dios, a las comunidades, teniendo en cuenta las necesidades tan diferentes de cada región de la diócesis: Jordania, Palestina…”. El nuevo arzobispo compartió sus preocupaciones: “La gente joven, los emigrantes, los trabajadores extranjeros, aquellos que están lejos de la Iglesia” y también los “problemas relacionados con la situación política, incluida la reunificación de las familias” y “los desequilibrios en Oriente Medio, Siria, Irak, y los miles de refugiados en Jordania”.

El arzobispo Pizzaballa también aseguró que quería “promover reuniones” y empeñarse en el diálogo, “una misión muy difícil aquí en Tierra Santa donde las religiones son una constante fuente de conflicto.” “Me gustaría al menos, dijo, tomar medidas siguiendo el ejemplo del papa Francisco, porque estas medidas contribuyen a crear una mentalidad.”

Luego explicó a los periodistas presentes en la conferencia la misión concreta del “administrador apostólico”. Es, dijo, “una solución temporal para preparar mejor el camino para el nuevo Patriarca que vendrá más tarde y que será nombrado cuando la situación sea propicia.”

 

Una multitud jubilosa en la Puerta de Jaffa

Después de la conferencia de prensa, el arzobispo recibió el saludo en la puerta de Jaffa de los jefes de las Iglesias de Jerusalén y una gran multitud de fieles locales, religiosos, sacerdotes, seminaristas, scouts que iban de marcha y peregrinos. Entre las autoridades religiosas presentes estaban el patriarca griego ortodoxo Theophilos III; el patriarca armenio Manougian; el obispo Anba Antonius del Patriarcado Copto; el obispo Daniel Aba del Patriarcado Etíope; el obispo Munbi Younan de la Iglesia luterana evangélica; el arzobispo Moussa El Hage del Exarcado Maronita, el arzobispo Joseph Jules Zerey del Patriarcado Melquita; el custodio de Tierra Santa, el padre Francesco Patton, OFM, y Su Eminencia Edwin Cardinal O´Brian, gran maestro de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro. También estaban presentes los cónsules generales de diferentes países europeos y el mundo.

Durante las Vísperas celebradas en la concatedral del Patriarcado Latino en latín, árabe e italiano, el obispo William Shomali, vicario de Jerusalén y Palestina, dio la bienvenida al nuevo administrador apostólico (texto completo): “El Santo Padre le ha confiado una diócesis extensa que engloba Jordania, Palestina, Israel y Chipre. Es una gran misión. La expectativa es inmensa, y el clero, las comunidades religiosas y los fieles están deseosos y alegres de colaborar con Ud. en el cumplimiento de su ministerio pastoral.” El obispo Shomali también reconoció la “rica experiencia, gran dinamismo y la voluntad de servicio” del arzobispo, recordando su “largo y fructífero servicio como custodio de Tierra Santa.”

Cuando se dirigió a la asamblea, el arzobispo Pizzaballa hizo una llamada a la unidad (texto completo): “Después de la alegría de la transfiguración, está el descenso de la montaña, en la vida diaria, con sus alegrías ciertamente, pero también con sus problemas, sufrimientos y divisiones (…). Es precisamente en este contexto difícil, un contexto que no nos permite crear ilusiones, donde se nos llama a ser Iglesia, es decir, a dar testigo de unidad. Aquí, en este entorno desgarrado y dividido, el primer anuncio a hacer es la unidad, que comienza con nosotros, en nuestra casa.

El administrador apostólico concluyó con las mismas palabras que había dicho en Bérgamo diez días antes: “Quiero ser el obispo de todos y para todos. Y cuento con la total cooperación de todos.”

Myriam Ambroselli

Fotos: © PLJ / © Mounir F. Hodaly

 

Entrada solemne del arzobispo Pizzaballa en Jerusalén:

0A2B1751.jpgDSC_0204.jpgDSC_0207.jpgDSC_0210.jpgDSC_0238.jpgDSC_0273.jpgDSC_0274.jpgDSC_0289.jpgDSC_0332.jpgDSC_0334.jpgDSC_0335.jpgDSC_0339.jpgDSC_0341.jpgDSC_0352.jpgDSC_0356.jpgDSC_0363.jpgDSC_0364.jpgDSC_0370.jpgDSC_0380.jpgDSC_0383.jpg0A2B1754.jpg0A2B1759.jpg0A2B1761.jpg0A2B1775.jpg0A2B1785.jpg0A2B1787.jpg0A2B1790.jpg0A2B1793.jpg0A2B1795.jpg0A2B1803.jpg0A2B1819.jpg0A2B1823.jpg0A2B1825.jpg0A2B1835.jpg0A2B1842.jpg0A2B1843.jpg

 

0A2B1851.jpg0A2B1855.jpg0A2B1858.jpg0A2B1859.jpg0A2B1868.jpg0A2B1874.jpg0A2B1884.jpg0A2B1886.jpg0A2B1888.jpg0A2B1891.jpg0A2B1896.jpg0A2B1898.jpg0A2B1906.jpg0A2B1910.jpg0A2B1914.jpg0A2B1917.jpg0A2B1919.jpg0A2B1921.jpg0A2B1926.jpg0A2B1927.jpgIMG_1746.jpgIMG_1748.jpgIMG_1750.jpgIMG_1751.jpgIMG_1755.jpg0A2B1928.jpgIMG_1758.jpg0A2B1935.jpg0A2B1936.jpg0A2B1942.jpgIMG_1769.jpg0A2B1949.jpg0A2B1951.jpg0A2B1954.jpg0A2B1971.jpg

 

0A2B1967.jpg0A2B1968.jpg0A2B1971.jpg0A2B1972.jpg0A2B1975.jpg0A2B1985.jpg0A2B2000.jpg0A2B2002.jpg0A2B2004.jpg0A2B2006.jpg0A2B2015.jpg0A2B2023.jpg0A2B2028.jpg0A2B2034.jpg0A2B2037.jpg0A2B2040.jpg0A2B2048.jpg0A2B2056.jpg0A2B2067.jpg