Pages Menu
Categories Menu

Posted on 23 Nov 2015 in Actualidad de la región, Política y sociedad, Transparencia

Mensaje de fe de los cristianos de Alepo

Mensaje de fe de los cristianos de Alepo

 

 

SIRIA – Cerca de 240.000 muertos, de los cuales 12.000 niños; 12 millones de personas necesitan ayuda de emergencia; millones de refugiados y desplazados: eso es de acuerdo a las últimas estadísticas del récord del conflicto armado que ha afectado a Siria, durante los últimos cuatro años. Muchos cristianos optaron por huir en grandes cantidades; muchos optaron por quedarse, principalmente en Alepo, en el norte del país, están atrapados entre dos fuegos, es decir por el ejército de Bachar Al Assad y por los rebeldes. Dos sacerdotes y tres religiosas del Instituto del Verbo Encarnado están ahí por el momento. Fue con ese propósito que el Padre Marcelo, Provincial de la Congregación de Argentina, fue a Alepo para visitarlos.

 

¿Cómo describe la situación allí?

Hay muchos barrios dañados alrededor de Alepo. Los rebeldes llamados “moderados” y fundamentalistas rodean la ciudad. Sonidos de disparos se escuchan regularmente, intercambio de fuegos, bombardeos.

Las condiciones de vida son, evidentemente, muy duras y difíciles. Las familias viven con sus reservas de agua, de la cual no queda mucho a su disposición. No hay energía. Se instalaron generadores y los ciudadanos sólo pueden comprar amperios durante 1 ó 2 horas al día. Las tiendas están abiertas y los mercados también; el transporte público está funcionando. La vida continúa…

 

Usted se ha encontrado con las comunidades cristianas locales. ¿En qué condiciones están viviendo? ¿Cuál es su estado de ánimo?

Los cristianos son como los demás. Ellos sufren y se ven tentados por la emigración. No hay estadísticas oficiales, pero se estima que casi el 60% de los cristianos de Alepo han huido.

La mayoría de los católicos que se quedaron, a pesar de todo, siguen viviendo en un increíble espíritu de fe y esperanza. Ellos, sin embargo, se enfrentan a un dilema, de cara al peligro; algunos temen de la venida de ISIS y consideran huir. Otros están decididos a quedarse, pase lo que pase. “Siria es mi vida, mi patria”, mucha gente me ha dicho esto,“ no quiero irme”. Para mí, esta experiencia debe ser vivida como un tiempo de purificación espiritual para nuestros hermanos cristianos de Siria.

¿Qué mensaje les llevó a ellos?

Un mensaje de cercanía, de solidaridad por encima de cualquier otra cosa. Están emocionados escuchando al Papa Francisco y a los cristianos de todo el mundo rezando por ellos. Aprecian también la presencia de los misioneros entre ellos; misioneros que decidieron venir a Siria para quedarse, a pesar de la guerra. Finalmente ellos, cristianos y misioneros, son los que nos transmiten un mensaje de madurez, paciencia, fe y de esperanza.

Entrevista realizada por Manuella Affejee