Pages Menu
Categories Menu

Posted on 12 Jun 2015 in Actualidad local, Comunicados de prensa, Política y sociedad, Transparencia

El Patriarcado Latino condena la venta de un terreno de propiedad de la Iglesia en Palestina para beneficiar a un asentamiento.

El Patriarcado Latino condena la venta de un terreno de propiedad de la Iglesia en Palestina para beneficiar a un asentamiento.

 

COMUNICADO DE PRENSA – La prensa local recientemente reveló cómo una gran propiedad que pertenece a la Iglesia Presbiteriana ubicada en Palestina entre Belén y Hebrón, fue vendida a compradores que tenían la intención de convertirla en un nuevo asentamiento judío. El Patriarcado Latino condena tal acto y subraya la importancia de la herencia cristiana y la vida de la comunidad cristiana local.

 

El sitio, ubicado cerca del campo de refugiados palestinos Aroub, en la carretera principal (carretera 60), entre Belén y Hebrón, fue supuestamente comprado hace tres años por un activista de derecha, Aryeh King, según la prensa local.

El trabajo de reconstrucción en el recinto ha sido constante durante los últimos dos meses, con planes para traer a nuevos residentes de una veintena de familias de colonos. El sitio es de 38.445 m2 aproximadamente, con un complejo de ocho edificios.

La ubicación del complejo es de importancia estratégica para los colonos que tratan de ampliarse cada vez más en la zona comprendida entre Etzion y Hebrón, donde se encuentra el asentamiento de Karmel Tzur, en medio de varias aldeas palestinas.

Según informes de prensa, una empresa sueca creada en 2007 habría sido utilizada para cubrir la venta de la Iglesia y su recinto. La compra de la propiedad habría sido entonces registrada en la administración civil israelí por este mismo grupo sueco en 2012, justo antes de que la compañía anunciara su disolución. La compañía sueca y la propiedad pasó al nuevo propietario, la organización sin fines de lucro Amigos Americanos de la Fundación Everest que opera en el este de Jerusalén, comprando agresivamente casas y otras propiedades palestinas en la zona a precios elevados, financiadas por el millonario estadounidense Irving Moskowitz.

Un asunto incomprensible y muy complicado, con graves consecuencias para la comunidad cristiana palestina. El Patriarcado Latino está muy perturbado por estas revelaciones y denuncia enérgicamente estos actos.