Pages Menu
Categories Menu

Posted on 20 May 2015 in Patriarca, Política y sociedad, Transparencia

Patriarca Twal da la bienvenida al acuerdo entre la Santa Sede y el Estado de Palestina

Patriarca Twal da la bienvenida al acuerdo entre la Santa Sede y el Estado de Palestina

PALESTINA / VATICANO: El reconocimiento del Estado de Palestina por la Santa Sede ya es un hecho, el nombre aparecerá en un importante acuerdo firmado por las dos partes. Lo que es más interesante es el contenido del futuro acuerdo. Monseñor Fouad Twal dio la bienvenida al avance, expresando su esperanza que la paz y la justicia prevalezcan en la región.

La comisión bilateral de la Santa Sede y el Estado de Palestina concluyeron sus trabajos en el final de una sesión plenaria, el miércoles 13 de mayo de 2015. El resultado de su trabajo, realizado por el Subsecretario para las Relaciones entre Estados, Mons. Antoine Camilleri, y el Embajador de Palestina Rawan Sulaimán, Viceministro de Asuntos Exteriores, pronto será presentado a las autoridades competentes y una fecha de la firma será fijada.

Desde noviembre de 2012, tras una votación dando a Palestina el estatus de Estado observador no miembro de las Naciones Unidas, el Vaticano utiliza el nombre de “Estado de Palestina” en todos sus documentos oficiales, en los diferentes comunicados de prensa relacionados con el país, como por ejemplo, en el programa oficial del viaje del Papa Francisco a Tierra Santa, en mayo de 2014.

Mahmoud Abbas fue dos veces para el Vaticano desde el voto de la ONU, y cada vez fue recibido y nombrado oficialmente de “Presidente del Estado de Palestina”. Fue en esta condición que él fue calurosamente recibido, el sábado 16 de mayo, por el Papa Francisco, antes de asistir el día 17 de mayo siguiente a la canonización de dos santas palestinas, Mariam Bawardy y Marie-Alphonsine Ghattas.

Monseñor Fouad Twal, Patriarca Latino de Jerusalén, dio una cálida bienvenida al “avance para facilitar la vida y obra de la Iglesia en Palestina”. Este acuerdo, según el patriarca, “es también un signo de esperanza y un consuelo más para los palestinos, un avance adicional en el camino de la justicia y, por tanto, de la paz. A pesar de nuestras enormes dificultades en la región,  no estamos solos en el escenario internacional. La Santa Sede y también todo el mundo están poco a poco a nuestro lado. Este anuncio, que llegó en la víspera de la canonización de dos de nuestras hijas de Palestina, nos animará a seguir adelante y a ser determinados en nuestra fe para una posible paz para todo el mundo, a pesar de las circunstancias. La paz nunca se producirá para un solo pueblo”, y agregó:”Esperamos que, una vez firmado el acuerdo, la Liga Árabe también estará presente y que va a servir de ejemplo para otros países”.

El Vaticano está a favor de una solución de dos estados desde hace décadas, como se lee en los discursos de los Papas, documentos oficiales y de común acuerdo sobre cuestiones relativas a la vida cotidiana de las comunidades cristianas en Tierra Santa. Nos queda por ver si el acuerdo con Palestina, declarado ayer, tendrá un impacto en las extensas negociaciones bilaterales, dirigidas entre la Santa Sede y el Estado de Israel, las cuales no avanzan fácilmente.

Si el reconocimiento del Estado de Palestina por el Vaticano es un nuevo hecho, la declaración el miércoles 13 de mayo, sin embargo, trae nuevos componentes. El acuerdo diplomático y su próxima firma, representa un importante paso adicional, por tanto, el nombre de “Estado de Palestina” aparece en un documento clave de vital importancia, que toca varios aspectos concretos de la vida de la Iglesia Católica en Palestina. Al igual que en todos los acuerdos firmados por la Santa Sede con otros Estados, dijo Mons. Antoine Camillerie, al Osservatore Romano, el objetivo es facilitar la vida y la acción de la Iglesia Católica y su reconocimiento en el plano jurídico, a fin de que el servicio a la sociedad sea aún más sólido”.

Mons. Camilleri, sin dar a conocer el acuerdo, el cual no fue hecho público, presentó los aspectos principales. La introducción y el primer capítulo del texto, incluyen los principios y las normas básicas que fijan un marco de colaboración entre las dos partes. “Se expresó el deseo de, por ejemplo, ver una solución a la causa palestina y al conflicto entre israelíes y palestinos en el marco de una solución de dos estados y de las resoluciones de la comunidad internacional”. Luego otro capítulo sigue “muy elaborado y detallado” en la libertad religiosa y de conciencia.

Hay, además, otros capítulos sobre diferentes aspectos de la vida y la acción de la Iglesia en los territorios palestinos; su libertad de acción, su personal, su jurisdicción, estatuto de los Santos Lugares, la protección de sus actividades sociales y caritativas, el derecho a promover sus medios de comunicación. Un capítulo también se dedica a las cuestiones financieras y de propiedades, señala el Subsecretario de Relaciones entre los Estados, a la Santa Sede a diario. Este último sacó a relucir el “valor único” de tal acuerdo, el cual  “se encarga de la presencia de la Iglesia en el país donde nació el cristianismo”.

Myriam Ambroselli