Pages Menu
Categories Menu

Posted on 30 Apr 2015 in Ecumenismo, Iglesia, Transparencia

Jerusalén “recuerda y nunca olvida” a Armenia

Jerusalén “recuerda y nunca olvida” a Armenia

JERUSALÉN – Iniciada el 18 de abril, la triste celebración del centenario del genocidio armenio, que costó la vida a un millón y medio de armenios, terminó el 24 de abril de 2015, a través de una serie de eventos en Armenia, pero también en la diáspora. En  Jerusalén, donde el número de armenios es relativamente alto, las conmemoraciones culminaron en el Santo Sepulcro, donde se celebró la liturgia.

En la Ciudad Vieja de Jerusalén, las campanas de muchas iglesias tocaron a muerto mientras carteles pegados en las paredes evocaban algunos detalles del calendario del primer genocidio del siglo XX, y la flor simbólica de la conmemoración estaba vista en todas partes.

Esta flor de 5 pétalos, un recuerdo de que los armenios buscaron refugio en los cinco continentes y lleva el lema “recordando, sin olvidar”, un reto para un país marcado por el hierro al rojo vivo que aún sufre de la negación de Turquía, a utilizar el término “genocidio”.

Para el recuerdo, la Iglesia Apostólica armenia hizo lo mejor. Aunque ninguna canonización se ha celebrado desde el siglo XIV, el Patriarca Karekin II, a la cabeza de la Iglesia armenia, canonizó el 23 abril a “hijos e hijas que aceptaron el martirio de los santos por el bien de la fe y de la patria”. El 24 de abril, fue declarado un día de recuerdo de los Santos Mártires del genocidio”.

En una encíclica de fecha 28 de diciembre de 2014, el Jefe de la Iglesia armenia exhortaba a los fieles: “Veamos el recuerdo de nuestros mártires en una energía y una fuerza dentro de nuestra vida espiritual y nacional, ante Dios y ante todos los pueblos, iluminando nuestros caminos y guiando nuestra ruta hacia la realización de la justicia y de nuestras aspiraciones a la Santidad”.
Una ferviente oración en la Iglesia del Calvario y la Resurrección

 En la Ciudad Santa, un intenso programa de celebraciones tuvo lugar por la gran diáspora y el Patriarcado de la Iglesia Apostólica armenia: Oraciones y misas, pero  también manifestaciones ante la Embajada de Turquía, enfrentando al Gobierno de Ankara y su posición de negar al genocidio.

Entre dos servicios conmemorativos, los líderes espirituales de Jerusalén se reunieron en el Santo Sepulcro, la entrada de la tumba quedó vacía en la mañana de la Resurrección.

Entre cantos y oraciones, algunas palabras fueron pronunciadas por los patriarcas, el patriarca armenio, griego ortodoxos y latino. El Patriarca armenio no dejó de hablar de otras confesiones cristianas, víctimas del mismo genocidio de 1915.

En su discurso, Mons. Fouad Twal, condenó la “mentira detrás de la negación” y la “reacción neurálgica de Turquía” frente a la “honestidad del Papa Francisco, que dijo:”Es necesario, y de hecho un deber de recordar el centenario de aquel trágico suceso… Ocultar o negar el mal es como permitir que sangre una herida sin vendarla”. Hizo un llamado a la asamblea “para recordar esos muchos cristianos perseguidos hoy por su fe”.

Este viernes, una sola oración de unidad subió al cielo desde el Santo Sepulcro, dándose cuenta que el Papa Francisco había bautizado casi un año antes, en el mismo lugar, “el ecumenismo del sufrimiento, el ecumenismo de la sangre”. El día anterior, el 23 de abril, las campanas de 28 iglesias de Jerusalén sonaron juntas, cien veces, en memoria de un millón y medio de armenios que murieron en el momento del genocidio. Después de “Cien años de negación”, en el fervor de los fieles y del recuerdo de los mártires canonizados, la hora ha llegado finalmente para el reconocimiento y consuelo.

 

Pierre Loup de Raucourt

DSC_2507.JPGDSC_2510.JPGDSC_2559.JPGDSC_2568.JPGDSC_2608.JPGDSC_2618.JPGDSC_2620.JPGDSC_2649.JPGDSC_2709.JPGDSC_2728.JPGDSC_2732.JPGDSC_2769.JPGDSC_2780.JPGDSC_2838.JPGDSC_2846.JPGDSC_2993.JPGDSC_2994.JPGDSC_3019.JPGDSC_3042.JPGMAB_6784.jpgMAB_6798.jpgMAB_6806.jpgMAB_6869.jpgMAB_6895.jpg