Pages Menu
Categories Menu

Posted on 8 Dec 2014 in Actualidad de la región, Política y sociedad

Desde la Tierra Santa a Turquía, el Papa desarrolla cercanía al oriente

Desde la Tierra Santa a Turquía, el Papa desarrolla cercanía al oriente

PapeTurquie-300x241TURQUÍA – El Papa Francisco visitó Turquía del 28 al 30 de noviembre de 2014, en un viaje dedicado al diálogo con el Islam y a una reunión especial con el Patriarca de Constantinopla, en el día de la fiesta de San Andrés, considerado el fundador de la Iglesia de Constantinopla y del Este. Una visita que recuerda el encuentro entre los dos patriarcas de Jerusalén, en mayo pasado, donde la envergadura e importancia continúan aumentando.

 Tres temas principales fueron discutidos por el Papa Francisco durante su viaje apostólico a Turquía: El diálogo islámico-cristiano, la situación de los refugiados en el Medio Oriente y la reconciliación con la Iglesia ortodoxa griega. Tres áreas que el Papa ya ha expresado, sobre todo durante su viaje a Tierra Santa en mayo. Allí, se reunió con líderes musulmanes en la Mezquita de Al Aqsa, con los refugiados – en su mayoría de Siria – en Jordania, y celebró el cincuenta aniversario de la histórica reunión entre el Papa Pablo VI y Atenágoras, repitiendo el mismo gesto con Bartolomé I.
Desde su breve estancia en la Tierra Santa, la situación en Medio Oriente se ha deteriorado considerablemente, principalmente debido a la aparición del grupo islámico Isis. Turquía, un país con frontera con Irak y Siria, está involucrado en el conflicto por albergar un gran número de refugiados. El Papa también instó al Presidente Erdoga, cuya posición hacia Isis no está clara, para condenar con firmeza, junto con las autoridades musulmanas del país, a este grupo fundamentalista que desprecia toda dignidad humana y que explota la religión.

 

Con el Patriarca de Constantinopla, el Pontífice firmó una nueva declaración conjunta, como lo había hecho en Jerusalén. Juntos, los dos patriarcas desean intensificar esfuerzos para la unidad de la Iglesia y para apoyar el diálogo entre Roma y Constantinopla. La declaración también pide por la paz en el Medio Oriente, que condena la indiferencia hacia Isis y fomentar la protección de los cristianos y otras minorías afectadas por la barbarie de los terroristas islámicos. Un mensaje que también  sirve para toda la Tierra Santa, con la coexistencia de latinos católicos y seguidores de la Iglesia ortodoxa griega, y también por el aumento del fundamentalismo y la existencia del terrorismo.
El entusiasmo constructivo del Papa Francisco
No es a través de las palabras que el Papa trae algo nuevo desde su viaje en Tierra Santa. Tampoco por los temas tratados. Pero, por los deseos y las implicaciones, el Pontífice manifiesta su voluntad de mirar hacia el Este y reparar el quiebre con el Occidente.
En el avión que lo trajo de regreso de Turquía, reiteró su deseo de ir a Irak y lamentó que una reunión con los refugiados en Turquía no había sido posible. Su oración silenciosa en la famosa Mezquita Azul, junto a los musulmanes, fue otro paso importante de su viaje. “Sentí la necesidad de orar, dijo el Papa, subrayando que vino como un peregrino” y no como un “turista“.

 

Y su entusiasmo no se detiene allí. Mientras que según la costumbre, el Papa no se desplaza sin ser invitado, sino que también él pide moverse de su propia iniciativa. Es su intención de reunirse con el Patriarca de Moscú algún día.

 

Al Papa Francisco no le faltan ideas o esperanzas de promover la unidad cristiana y la unidad de la humanidad. Él entiende que esta unidad puede nacer en el Medio Oriente, con el apoyo del diálogo religioso. Si los patriarcas de Roma y Constantinopla pueden ser artífices de la reconciliación entre el Occidente y el Oriente, los fieles de sus Iglesias serán los primeros de entrar en el camino de la paz.

Pierre Loup de Raucourt