Pages Menu
Categories Menu

Posted on 24 Oct 2014 in Diócesis, Noticias de la diócesis

Jornada Misionera Mundial celebrada en Jerusalén

Jornada Misionera Mundial celebrada en Jerusalén

DSC_0082-150x150JERUSALÉN – El domingo 19 de octubre, la parroquia de San Salvador de Jerusalén celebró el día de la Jornada Misionera Mundial con gran alegría. La celebración estuvo encabezada por el Obispo Shomali, en presencia de muchos jóvenes e estuvo marcada por el testimonio de una Hermana iraquí que habló de la misión entre los refugiados en Irbil.

La Jornada Misionera Mundial se realizó el domingo pasado en toda la diócesis, en unión con la Iglesia Universal. En Jerusalén, se celebró una misa para esta ocasión, en la Parroquia de San Salvador, con la presencia de muchos jóvenes.

Durante la celebración, Hna. Yamama, una Hermana iraquí de San José, relató sobre la misión de las Hermanas entre los miles de refugiados que viven en el exilio en Irbil. Ella enfatizó que estas personas, que se han convertido en personas sin hogar, necesitan material de urgencia y ayuda espiritual.

La Misa fue celebrada por el Obispo Shomali, Vicario Patriarcal Latino para Jerusalén y Palestina. Él destacó el carácter internacional de la misión, una “orden dada por Jesús mismo a todo el mundo.”

“La misión de los doce apóstoles cosecha sus frutos en estos días, con más de dos mil millones de bautizados.” Obispo Shomali destacó que “nuestra misión hoy no es necesariamente ir a un país lejano, estamos llamados a ser misioneros a nuestro alrededor, con todos aquellos que están alejados de Dios, sino también de la fe y de la Iglesia. Hoy el orden mundial ha cambiado: Los países de misión ahora proporcionan misioneros en todo el mundo, incluso a Europa.”

Obispo Shomali recordó a los cristianos de su deber misionero hacia sus hermanos, más específicamente a aquellos que sufren de persecución. “Ellos necesitan nuestras oraciones y también nuestra ayuda material. Debemos apoyarlos mediante el envío de sacerdotes y religiosos”. Las palabras resuenan con un eco especial después del testimonio de la Hna. Yamama, de estar en medio de un acalorado conflicto en Medio Oriente, donde la cosecha es abundante pero también peligrosa.

Durante la procesión de ofrendas, un par de zapatos fueron puestos depositados al pie del altar por un niño, en recuerdo de las palabras de Isaías: “¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del que trae buenas nuevas, del que anuncia la paz, del que trae las buenas nuevas de gozo, del que anuncia la salvación, y dice a Sion: Tu Dios reina”! (Isaías 52: 7). Un vislumbre recuerda que el misionero no sólo necesita entusiasmo, valor, caridad, sino también buenos zapatos!

Myriam Ambroselli

 

DSC_0001.JPGDSC_0010.JPGDSC_0022.JPGDSC_0031.JPGDSC_0034.JPGDSC_0035.JPGDSC_0043.JPGDSC_0044.JPGDSC_0048.JPGDSC_0053.JPGDSC_0058.JPGDSC_0061.JPGDSC_0068.JPGDSC_0082.JPGDSC_0084.JPGDSC_0085.JPGDSC_0087.JPGDSC_0089.JPGDSC_0091.JPGDSC_0096.JPGDSC_0110.JPGDSC_0122.JPGDSC_0132.JPGDSC_0139.JPGDSC_0148.JPG