Pages Menu
Categories Menu

Posted on 20 Oct 2014 in Discursos y entrevistas FT, Patriarca, Sínodo

Patriarca Twal en el Sínodo sobre la Familia: “Formular” o “descubrir” nuevos caminos pastorales

Patriarca Twal en el Sínodo sobre la Familia: “Formular” o “descubrir” nuevos caminos pastorales

06061_08102014-300x200CIUDAD DEL VATICANO – El miércoles 8 de octubre el Patriarca Latino, Fouad Twal, habló en el Sínodo sobre la Familia celebrado en Roma. El resumió los principales desafíos de las familias de la Tierra Santa, a fin de generar la renovación de iniciativas pastorales para que las familias puedan ser fieles a su vocación. A continuación, se presenta el texto completo de su discurso.

 

Santo Padre y queridos Hermanos,

Para llegar a la raíz de la dramática situación de la familia, recordemos que un cambio radical de la cultura está ocurriendo, tanto en el Oeste y el Este. La secularización radical, el absolutismo de la libertad individual, la autonomía de la persona (si bien Dios existe, Él no tiene que interferir en mi vida), establecen una clara separación entre la fe y la vida.

Entre los desafíos que enfrentamos en el Patriarcado Latino de Jerusalén, con jurisdicción sobre Chipre, Israel, Palestina y Jordania están

  1. Situación política – El muro de separación de 730 km de largo, construido en 2003, es un factor importante en la separación de las familias, parroquias, clero y el deterioro del ambiente familiar y de buena vecindad. La ocupación militar y la cultura de la violencia y la muerte deja una herida y una huella imborrable en las mentes de los jóvenes y frustra sus “sueños” de formar una familia sana y feliz.
  2. Situación económica – Los hombres locales suelen emigrar dejando a la mujer, a los niños y ancianos en el hogar. Por el contrario, los migrantes procedentes de Asia son las mujeres que acuden a nosotros en busca de trabajo, dejando a los maridos y niños en su hogar.
  1. Ley israelí (Ciudadanía y Entrada en Israel) – Ratificada por el Parlamento el 31 de julio de 2003, impide la reunificación de familias palestinas. Un palestino de Jerusalén, que se casa con alguien de fuera de la ciudad, tiene que salir de la ciudad y ya no puede vivir con el esposo (o esposa) en Jerusalén. Esta es una política obvia para limpiar la Ciudad Santa de los árabes. A pesar de muchas intervenciones en los niveles más altos, esta ley no ha sido derogada. 
  1. En casos de incomprensión entre los cónyuges, uno o ambos cambia de afiliación religiosa para obtener un divorcio de la corte ortodoxa y luego volver a casarse en la iglesia ortodoxa. Lamentablemente, esta situación ha estado ocurriendo con frecuencia y ha provocado un escándalo en la comunidad cristiana. El comentario popular es; ¡Es mejor ser ortodoxo en lugar de convertirse al Islam! Tememos que nuestros fieles y el clero estén impregnados de mentalidad mundana y valores seculares y que sean incapaces de pasar por encima de la conveniencia del “divorcio fácil” y de este modelo de “conversión”. 
  1. En los matrimonios entre un católico y cristiano no católico, la tradición dice que la mujer sigue el rito del marido, con la libertad de ser fiel a su propia confesión o de adoptar la confesión del marido. Sin embargo, los niños son bautizados en la Iglesia del marido.
  2. Retrasos judiciales – La larga espera por las respuestas en el proceso del manejo de casos matrimoniales, tanto en los tribunales locales y romanos, es tediosa y provoca la exasperación entre los demandados. Esto los lleva a cambiar las confesiones y, finalmente, casarse fuera de la Iglesia Católica. 
  1. En un mundo donde aún existe el sistema tribal, la interferencia de los padres es una de las causas de la desorientación en la vida de las parejas jóvenes, que dan lugar a malentendidos y las bases para las separaciones.

Propuesta:06059_08102014-300x200
1- Formación de los fieles. Las directivas del Magisterio son para ayudar a los pastores, sacerdotes y personas consagradas, en su misión de educación y formación. Los fieles a menudo ignoran la ley del Evangelio y el Magisterio de la Iglesia. Hoy, sobre todo con la comunicación social, programas sobre los temas de la familia deberían difundirse periódicamente, con el fin de educar y formar a los fieles. Quizás necesitamos un directorio para la familia de hoy, con orientaciones prácticas que el clero y las familias puedan seguir y respetar, en situaciones específicas.

2 – En el Este, donde normalmente no hay “uniones de hecho”, o de una manera muy limitada, donde sólo se acepta el matrimonio religioso, el Sacramento del Matrimonio requiere de nosotros para:

* Trabajar más duro para ofrecer una mejor formación del personal para enseñar e inculcar en la pareja, que el matrimonio no es sólo un rito social inevitable, sino que es considerado como una verdadera vocación y un llamado de Dios, por lo tanto, una libre elección de la pareja.

* Cada vez más resaltar la belleza del matrimonio y de la dignidad de la familia – como cristiana, sana y pacífica; con la capacidad de santificarse no a pesar del matrimonio, sino a través del matrimonio y ser un testimonio vivo positivo del amor conyugal y relación íntima.

 3 – Desarrollar, ampliar y mejorar los medios del ministerio de familia tradicional: Cursos para novios, centros de asesoramiento, generar movimientos y asociaciones para la familia, visitas pastorales a las familias, intensificar las oportunidades pastorales en ocasiones especiales en la familia; aniversarios, cumpleaños, nacimientos, enfermedades, funerales, etc.

4 – “Crear” o “redescubrir” nuevas vías para el ministerio pastoral, especialmente con las parejas jóvenes:

* Retiros, peregrinaciones a santuarios relacionados con la familia, o para los sitios donde las parejas beatificadas o canonizadas han vivido y donde los votos y promesas de fidelidad entre sí, puedan ser renovadas.

* Las peregrinaciones de las familias a la Tierra Santa son de importancia, especialmente a la ciudad santa de la Sagrada Familia. Es de particular interés, el deseo del Santo Padre que un Centro Internacional de la Familia sea construido en un futuro muy cercano, en Nazaret.

5 – Fomentar la participación en el Sínodo de la Familia y poner en marcha iniciativas en las diócesis y parroquias, de publicar y difundir la información y los mensajes, antes, durante y después del Sínodo, creando así una conciencia y comprensión universal. Organizar conferencias sobre la familia sobre una base regular y oportuna, según corresponda, en cada país, diócesis o región.

6 – Que los tribunales diocesanos estén más preocupados de encontrar soluciones o emitir juicios a tiempo para las parejas en situaciones difíciles. Que los tribunales romanos tengan más confianza en los tribunales diocesanos, que son más familiarizados con las situaciones locales complejas y delicadas. Ellos no sólo se centran en la dimensión legal, sino que estudian la perspectiva pastoral, psicológica y humana.

7 – Articular mejor el cuidado pastoral de los matrimonios mixtos, que se convierten en una oportunidad y, no en un problema, ya que los matrimonios mixtos promueven la unidad de la Iglesia y la unidad de los cristianos ayuda a los cónyuges de matrimonios mixtos.

8 – Establecer un centro para la atención pastoral de la familia.

 

 

                                                                                    + Fouad Twal
Patriarcado Latino de Jerusalén