Pages Menu
Categories Menu

Posted on 24 Sep 2014 in Actualidad local, Comunicados de prensa, Política y sociedad, Publicaciones

El reconocimiento de los “Arameos”: ¿Un intento de dividir a los cristianos palestinos?

El reconocimiento de los “Arameos”: ¿Un intento de dividir a los cristianos palestinos?

 
Palestinian-christians-300x158COMUNICADO DE PRENSA – El 16 de septiembre de 2014, la Comisión de la Asamblea de los Ordinarios Católicos de Justicia y Paz emitió un comunicado, tras la decisión adoptada por Israel para que reconozca a los “arameos”.

 COMISIÓN DE JUSTICIA Y PAZ 

ASAMBLEA DE LOS ORDINARIOS CATÓLICOS DE TIERRA SANTA

El Ministerio del Interior israelí anunció que los ciudadanos árabes palestinos cristianos en Israel ahora pueden cambiar su inscripción de árabes a “arameos” en el Ministerio. ¿Qué quiere decir esto? Los arameos eran un antiguo pueblo que habitaba en el Medio Oriente. Su idioma, el arameo, era la lengua franca de los imperios asirio, babilónico y persa. Fue adoptado por los judíos en el exilio de Babilonia y se ha mantenido importante para ellos hasta hoy, porque una gran parte de la tradición rabínica fue escrito en arameo. Algunas corrientes del cristianismo adoptaron una forma del arameo, conocido como siriaco, y sigue siendo una lengua litúrgica de algunas Iglesias de Oriente, hasta hoy.

Los árabes que viven actualmente en la Gran Siria han hablado distintos idiomas durante siglos: El arameo, griego y árabe. Hoy en día, el único lenguaje en el uso diario en toda la zona es el árabe (excepto pequeños grupos que preservan algún tipo de arameo coloquial). Hoy, nosotros somos árabes cristianos palestinos, en Israel.

Algunos en la administración israelí parecen pensar que la separación de los cristianos palestinos de otros palestinos es una manera de proteger a los cristianos. Decimos a estas personas, si ustedes son sinceros: En primer lugar, devuélvannos nuestros hogares, nuestras propiedades, nuestros pueblos y ciudades, todo lo que han confiscado. En segundo lugar, la mejor manera de protegernos es mantenernos en nuestro pueblo. En tercer lugar, la mejor protección para nosotros, para ustedes y para todos, es que se comprometan seriamente a caminar el camino de la paz.

Para aquellos que buscan cambiar nuestra identidad, les decimos: Ustedes pueden ganar nuestro apoyo como aliados únicamente en el camino de la paz. Somos aliados para la paz, sin que ustedes necesiten tomar medidas invasivas para diluir nuestra identidad. De hecho, todos los palestinos pueden ser aliados para la paz, pero una paz basada en el respeto por la dignidad humana. Para muchos, hoy en día, el gobierno israelí es el que niega la paz.

Si opta por permanecer en el camino de la guerra, no nos empujen a seguirlos. El camino de la guerra no es nuestro camino. Es un camino que no beneficia a nadie, ni ustedes ni a nosotros, ni a nadie en la región. Nosotros no podemos ser condenados, ni nosotros ni ustedes, ni ningún ser humano, para vivir en un estado de guerra permanente. Si su opción es la guerra con el fin de seguir siendo el partido más fuerte, déjennos con nuestra elección de la paz. Vamos a actuar por la paz, por nosotros y por ustedes, por todo nuestro pueblo y por toda la región.

A los pocos árabes palestinos cristianos en Israel, que apoyan esta idea de cambiar su identidad o servir en el ejército israelí, les decimos: Vuelvan a sus sentidos. No hagan daño a su pueblo, a causa de promesas en vano y la ganancia egoísta personal. Mediante la adopción de tal posición, no se benefician ustedes mismos ni benefician a Israel. Israel está en la necesidad de los cristianos que han escuchado la enseñanza de Jesús: “Bienaventurados los pacificadores”. Israel no necesita cristianos que han deformado su identidad, que se posicionan como enemigo de su propio pueblo y que se convierten en soldados para la guerra. Esto no produce paz, ni para ustedes ni para ningún otro israelí. Servir a vosotros mismos, servir a su gente y servir a Israel en la fidelidad a la verdad, es decir, fiel a su identidad como cristianos, como palestinos y como pacificadores. Promover la paz entre ustedes, entre palestinos e israelíes.

La vocación del cristiano no es convertirse de repente en un arameo e ir a la guerra. Más bien la vocación del cristiano es señalar el camino a la paz y caminar en este camino. Esta paz debe basarse en la dignidad de cada ser humano, palestina y judía. Bienaventurados los pacificadores porque ellos verdaderamente sirven a Dios y la humanidad, a toda la humanidad, a los palestinos e israelíes y a toda la región.

 

Jerusalén, 16 de septiembre 2014.