Pages Menu
Categories Menu

Posted on 5 Sep 2014 in Patriarca, Visitas FT

El Patriarca visita el Santuario de Nuestra Señora de las Lágrimas

El Patriarca visita el Santuario de Nuestra Señora de las Lágrimas

Patriarche-Syracuse-198x300ITALIA – El 31 de agosto de 2014, el Patriarca Latino de Jerusalén, Su Beatitud Fouad Twal, viajó a Siracusa en Italia hasta el Santuario de Nuestra Señora de las Lágrimas. Durante su homilía, pronunciada con ocasión del 61º aniversario de la Virgen de las Lágrimas en Siracusa, el Patriarca se refirió a la difícil situación del Medio Oriente, la violencia, la guerra y la persecución de los cristianos en la región.

“No puedo dejar de recordar la violencia religiosa que se deriva de las amenazas escritas y ofensivas, que a menudo aparecen en los muros de las iglesias y monasterios en toda la Tierra Santa; el proceso de paz en el Medio Oriente, el cual ve el conflicto palestino-israelí como uno de los nudos más enredados; el terrorismo de Al Qaeda y de Isis en Irak y Siria, algo inicialmente apoyado por la comunidad internacional y ahora asusta a todo el mundo”, se lamentó el Patriarca Latino de Jerusalén, Fouad Twal, durante su homilía en la tarde del 31 de agosto, en la Basílica del Santuario de Nuestra Señora de las Lágrimas. La ocasión fue el 61º aniversario de la Virgen de las Lágrimas en Siracusa.

El Patriarca fue recibido por el Arzobispo de Siracusa, Monseñor Salvatore Pappalardo, quien recordó al Patriarca queparticipamos en el sufrimiento de su pueblo y les encomendamos a la oración de Nuestra Señora de las Lágrimas”.

 

El Cardenal Paolo Romeo, Arzobispo de Palermo, también estuvo presente, así como el Obispo Domenico Mogavero, Obispo de Mazara del Vallo, Obispo Giambattista Diquattro, Nuncio Apostólico en Bolivia y el Arzobispo Giuseppe Costanzo, Arzobispo Emérito de Siracusa. Entre los fieles estaba el Lugarteniente de la Orden de los Caballeros del Santo Sepulcro de Rusia, además de autoridades civiles y militares.

 

“¡Qué frecuente son las lágrimas en este momento tan turbulento! ¡Un momento de crueldad y maldad! ¡Un momento de violencia e intimidación! “Estamos en una tercera guerra mundial”, dijo el Papa Francisco recientemente”.

 El Patriarca de Jerusalén continuó, refiriéndose al Medio Oriente: En cuanto a nosotros, Pastores del Medio Oriente, al ver la crueldad de los hombres, viendo las masacres en curso en Gaza y la persecución de los cristianos por su fe, seguimos los pasos de Jesús. Todo lo que queda es orar, esperar y llorar, viendo el mundo y humillado, porque es incapaz de detener la violencia y el horror. Hoy en día, hablar de muerte, sufrimiento y enfermedad nos asusta, porque no tenemos fe y al no tener fe, no encontramos las respuestas a muchas preguntas. Incluso, hoy en día, hay muchos cristianos fieles a Cristo que en el Medio Oriente han preferido la muerte, prefirieron migrar y entregar todo, pero nunca estuvieron de acuerdo de convertirse al Islam, con el fin de salvar sus vidas.

 En la Tierra Santa vivimos un conflicto que parece no tener solución a corto plazo, y que pesa sobre todas las personas, incluyendo a los cristianos. Esta dolorosa realidad plantea muchas preguntas sobre nuestro futuro en el país y sigue siendo una fuente de gran preocupación. Necesitamos la respuesta de la fe. La respuesta no es la emigración ni rendirse. La respuesta es permanecer, vivir y morir en la Tierra Santa. Nuestra tierra es sagrada y como tal, le debemos lealtad, porque nuestra presencia aquí es una vocación divina, una bendición y un privilegio”.

Por último, el Patriarca hizo referencia a la tierra de Sicilia: Pero muchas lágrimas también han sido derramadas en esta tierra, en esta amada Sicilia. Son las lágrimas de los que llegaron a la isla, huyendo de su patria y ahora están lejos de su país. Muchos han optado la querida Sicilia como un lugar de tránsito y muchos están enterrados en esta tierra y en este mar. ¡Cuántas lágrimas se han derramado por los refugiados que son rechazados y no aceptados! La Virgen de Siracusa llora con nosotros y por nosotros!”

El Patriarca continuó: Nosotros, como la Iglesia Madre de Jerusalén, además de los muchos problemas sociales y políticos que nos abruman a diario, también nos ocupamos de los miles de refugiados que han huido de sus hogares en Siria e Irak, para alejarse de los horrores de la ira en esos países. Cáritas Jordania, con el apoyo de Cáritas Italia, se ha movilizado para ayudar a nuestros hermanos y hermanas. Abrimos nuestras escuelas para recibir a los niños sirios. Abrimos las puertas del Centro de Nuestra Señora de la Paz para recibir a tantas familias cristianas de Siria e Irak.

Este es el verdadero rostro de nuestra Iglesia: Humilde, débil, pobre y que realmente se siente el servicio a todos los hombres, y se abre en la caridad a todos los que la necesitan. Para nosotros, este es un tiempo propicio para abrir los ojos y nuestro corazón, a aquellos que están más necesitados, compartiendo con ellos lo que tenemos. En estos tiempos difíciles, la Virgen María llora con nosotros y sobre nosotros … Las lágrimas de la Virgen María nos curan y restaurar nuestra vista”.

Padre Mario Cornioli

DSC_0051.jpgDSC_0053.jpgDSC_0068.jpgDSC_0082.jpgDSC_0086.jpgDSC_0091.jpgDSC_0095.jpgDSC_0106.jpgDSC_0131.jpgDSC_0148.jpgDSC_0175.jpg01.jpg02.jpg03.jpg04.jpg05.jpgimage.png