Pages Menu
Categories Menu

Posted on 12 Aug 2014 in Actualidad local, Diócesis, Política y sociedad

Una respuesta positiva pero no definitiva en Cremisan por el Tribunal Supremo de Israel

Una respuesta positiva pero no definitiva en Cremisan por el Tribunal Supremo de Israel

Cremisan-300x204BEIT JALA – La Corte Suprema de Israel, emitió su decisión sobre el trazado del muro en el Valle Cremisan, el 11 de agosto de 2014. Después de la audiencia del 4 de agosto, la Corte revisó la ruta propuesta del trazado de separación de los muros, rutas que amenazan confiscar tierras y viñas del monasterio cristiano y separar la comunidad religiosa de los padres y las hermanas, y quiere que Israel considere otras alternativas sobre la dirección de los muros.

 

El Tribunal ha decidido que corresponde ahora a Israel, como parte demandada, para tener en cuenta las diferentes opciones para el trazado del muro, permitiendo que dos conventos salesianos permanezcan en el lado palestino. El Tribunal dio a Israel hasta el 4 de septiembre de 2014 para una respuesta. Por lo tanto, la respuesta del Tribunal no es definitiva aún.

En este sentido, el abogado de la Sociedad de San Yves (una organización católica de derechos humanos que trabajan bajo el patrocinio del Patriarcado Latino de Jerusalén) Zvi Avni, representante del monasterio de las Hermanas Salesianas, explica: “el caso aún no se ha completado y una decisión final aún no ha sido determinada. Sin embargo, la decisión de la Corte es un indicador del interés que el Tribunal pone de manifiesto, en un asunto relativo a la libertad religiosa y la libertad de religión, en cuanto a monasterios”.

El Valle Cremisan se cerrará a los habitantes de la región, si el muro de separación está construido de acuerdo a los planes israelíes actuales. 58 familias palestinas se dispersarán y el convento de las hermanas estará separado de los sacerdotes. Las familias perderán sus tierras y el convento de las hermanas, que dirige una escuela para los niños, se encontrará en una zona militar aislada del convento de los padres.

Asociaciones de Derecho Internacional han condenado la construcción del muro, a lo largo de una ruta que pasaba en medio de casas y tierras palestinas, separando a las familias y aislándolas de sus tierras agrícolas. El muro hará que sea difícil llegar a la escuela de las hermanas, y una vez extendido a Jerusalén, será imposible acceder al monasterio de los padres que, desde el siglo 19, han vivido en Beit Jala y han disfrutado de relaciones históricas y de amistad recíproca, de fraternidad y solidaridad con las personas del pueblo, principalmente cristianos.

Recordemos que la Corte Internacional de Justicia emitió un dictamen consultivo, el 9 de julio de 2004, que la construcción del muro de separación es ilegal.

 

Fuente: Versión árabe de la agencia de noticias palestina Ma’an