Pages Menu
Categories Menu

Posted on 7 Aug 2014 in Diócesis, Noticias de la diócesis

Cristianos de Beit Hanina: “Estamos todos unidos, todos tenemos la misma herida”

Cristianos de Beit Hanina: “Estamos todos unidos, todos tenemos la misma herida”

BeitHaninaBEIT HANINA – En unión con los cristianos del Oriente, que viven en la persecución, el Obispo Auxiliar de Jerusalén, Mons. William Shomali, presidió el viernes 1 de agosto, una misa por la paz y la reconciliación, en la Iglesia Parroquial St. James en Beit Hanina.


En respuesta a una invitación de la parroquia latina de Jerusalén, Mons. Shomali fue a la parroquia en Beit Hanina para celebrar la misa y orar por la paz y la reconciliación en el Medio Oriente, así como para los cristianos perseguidos en la zona, cuna del cristianismo.
Una gran multitud de fieles llenaba la Iglesia. Todos llegaron a expresar su solidaridad con sus hermanos cristianos, perseguidos en Irak y en Siria, y también con sus hermanos en Gaza. Entre los participantes estaba el Delegado Apostólico, Mons. Giuseppe Lazzarotto, respondiendo auna invitación que le fue enviada por los sacerdotes de la parroquia, los Padres Firas y Haitham y dos franciscanos de la Custodia de Terra Sancta.
En la homilía, el Obispo Auxiliar llamó a los fieles a seguir orando por la paz, por la reconciliación y por la meditación a partir de tres bienaventuranzas: Bienaventurados los misericordiosos, los que ofrecen todo tipo de ayuda a todos los que son perseguidos y sufren de los males de la guerra y de la dispersión. Bienaventurados los pacificadores, todos los políticos de buena voluntad que trabajan sinceramente por la paz y la reconciliación entre los pueblos y razas. Las organizaciones (tales como la ONU, la UNRWA, etc.) que tienen el deber de asegurar que los más débiles no son víctimas de los más fuertes y su arrogancia. Por fin, bienaventurados los que son perseguidos por la justicia “sólo porque llevan una cruz o una Biblia”, como dice el Papa Francisco.
Al final de la celebración, el Obispo Auxiliar de Jerusalén hizo una pregunta muy antigua: “Caín ¿qué has hecho con tu hermano Abel?” En la Biblia, Dios dice: “La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra” (Gen 4:10). Para Abel, muchos hermanos claman a Dios por su sangre derramada, de Beit Hanina .. y toda la Tierra Santa!

Firas Abedrabbo

DSC_3172-2.JPGDSC_3172.JPGDSC_3177.JPGDSC_3182.JPGDSC_3188.JPGDSC_3194.JPGDSC_3202.JPGDSC_3207.JPGDSC_3212.JPGDSC_3217.JPGDSC_3227.JPGDSC_3230.JPGDSC_3238.JPGDSC_3239.JPGDSC_3242.JPGDSC_3274.JPGDSC_3283.JPGDSC_3290.JPGDSC_3295.JPGDSC_3301.JPGDSC_3302.JPGDSC_3304.JPGDSC_3311.JPGDSC_3335.JPGDSC_3340.JPGDSC_3344.JPGDSC_3349.JPGDSC_3372.JPGDSC_3382.JPGDSC_3388.JPGDSC_3393.JPGDSC_3403.JPGDSC_3410.JPG