Pages Menu
Categories Menu

Posted on 17 Jun 2014 in Sacramentos, votos, ordenaciones, Vida litúrgica

Raíces en Tierra Santa, misioneros para el mundo

Raíces en Tierra Santa, misioneros para el mundo

0A2B0120NAZARETH – Sábado 14 de Junio. Cuatro nuevos presbíteros diocesanos y misioneros del Patriarcado Latino de Jerusalén han sido ordenados por el Patriarca Fouad Twal en la Basílica de la Anunciación.

 

Pasa de nuevo por Nazaret, donde Jesús creció en la escuela de María y José, la misión que se extiende hasta los confines de la tierra. Esto es lo que sucedió el sábado 14 de junio con cuatro Diáconos que fueron formados en el seminario Redemptoris Mater de Galilea, y que han sido ordenados Presbíteros en la Basílica de la Anunciación, durante la Solemnidad de la Santísima Trinidad.

La celebración ha sido presidida por el Patriarca Latino de Jerusalén Fouad Twal. Ha concelebrado el Obispo Auxiliar y vicario Patriarcal de Israel, que reside a Nazaret, Giacinto-Boulos Marcuzzo.

Los nuevos cuatro sacerdotes diocesanos, que han recibido su vocación en el Camino Neocatecumenal, se ha incardinado en el Patriarcado Latino de Jerusalén y, al mismo tiempo, son misioneros, dispuestos a ser enviados a cualquier parte del mundo, particularmente en Oriente Medio, en servicio de la Nueva Evangelización.

Ya en el camino que los llevó a esta etapa crucial es posible descubrir los signos de la misión. Davide Meli, italiano de treinta años, primero de once hijos, arquitecto, desde su infancia vivió en los Estados Unidos, debido a que su familia estaba allí en misión. En este último año de formación ha servido en la parroquia de Al Huson, Jordania. Paolo Alfieri veintinueve años, Italiano (de Neptuno), licenciado en filología clásica, ha ejercido su servicio diaconal en la parroquia de Shefa’mr, Galilea. Los otros dos ordenados vienen de América Latina: Juan David Aragón Bueno y Leandro Setuval. Ejercieron su diaconado, respectivamente, en las parroquias de Smakie en Jordania y de Bir Zeit en Palestina. Un último momento importante de formación ha sido el viaje del Papa Francisco en Tierra Santa. Los Sacerdotes recién ordenados, ciertamente no olvidarán que menos de veinte días antes de su ordenación han tenido el honor de servir como diáconos en las liturgias presididas por el Papa en Ammán y Belén.

La Liturgia de Ordenación ha sido una gran fiesta, no sólo para la Galilea. Han participado los 35 seminaristas del Redemptoris Mater, además de las familias y comunidades de los candidatos, muchos sacerdotes y religiosos de Tierra Santa, los hermanos y hermanas que están en misión en la Domus Galilaeae (de la cual el director, P. Rino Rossi, ha concelebrado), aproximadamente 500 neocatecúmenos y muchos fieles de las parroquias miembros de las Comunidades de Galilea, Palestina, Jordania y Jerusalén.

Al inicio de la celebración el rector del Seminario P. Francesco Giosuè Voltaggio ha mencionado la enorme gracia concedido por Dios a los Ordenandos de pronunciar su “Heme aquí” en el mismo lugar que la Santísima Virgen María, la humilde de Nazaret.

El Patriarca ha felicitado a los recién ordenados, tomando las palabras del Papa Francisco en el encuentro que tuvo con los sacerdotes, religiosos y seminarista de Tierra Santa, en la Basílica del Getsemaní, donde el Santo Padre hizo énfasis en la desproporción que hay entre la grandeza de la vocación y nuestra fragilidad. Además el Patriarca invitó con fuerza a los nuevos Presbíteros a no tener miedo: nunca estarán solos porque el Señor estará con ellos, así como sus comunidades y la iglesia en Tierra Santa.

Después de la celebración tuvo lugar un banquete de fiesta, alegrado por la presencia de Monseñor Marcuzzo que quiso ofrecer un presente a los presbíteros y una afectuosa felicitación a sus familias.

Los últimos treinta días, bendecidos por la visita del Papa a Tierra Santa, han sido un momento extraordinario para el Redemptoris Mater, que acoge también seminaristas que vienen de las iglesias católicas orientales. El 18 de mayo, en una liturgia presidida por monseñor Joseph Jules Zerey, obispo griego-católico de Jerusalén, y en presencia de monseñor Moussa El-Hage, Arzobispo Maronita de Haifa y Tierra Santa, fue conferido a dos seminaristas provenientes de Galilea, Shadi Jozen de Me‘elia y Rami Dakwar de Fassuta, el Lectorado en el rito Griego-Católico, mientras que un joven de origen libanés y residente en Israel, fue ordenado Cantor y Lector según el Rito Maronita.

Pier Luigi Fornari, periodista de Avvenire, Italia

0A2B0035.jpg0A2B0066.jpg0A2B0097.jpg0A2B0103.jpg0A2B0107.jpg0A2B0110.jpg0A2B0115.jpg0A2B0120.jpg0A2B0133.jpg0A2B0139.jpg0A2B0182.jpg0A2B0193.jpg0A2B0196.jpg0A2B0199.jpg0A2B0202.jpg0A2B0240.jpg0A2B0242.jpg0A2B0244.jpg0A2B0332.jpg0A2B0395.jpg0A2B0407.jpg