Pages Menu
Categories Menu

Posted on 6 May 2014 in Iglesia, Papa - Tierra Santa 2014

En tres semanas, el Papa Francisco en Jordania

En tres semanas, el Papa Francisco en Jordania

bethany-pool-2-300x199JORDANIA – En apenas tres semanas, el Papa Francisco llegará a Jordania. Una visita que se está esperando ansiosamente y preparando activamente. Se trata de “un testimonio de que Jordania es un centro de la paz y la estabilidad” en el corazón de un tumultuoso Medio Oriente. Cristianos de Jordania, que forman una pequeña pero creciente comunidad, están trabajando arduamente para la llegada del Santo Padre.

Durante una conferencia de prensa, el lunes 28 de abril, el Ministerio de Turismo de Jordania ha enfatizado hasta qué punto el Papa Francisco destacará en Jordania, “los valores humanos del diálogo interreligioso y la convivencia que el Reino está promoviendo”. Los valores que hacen del país “un centro de paz y estabilidad” en el Medio Oriente.

Estabilidad: Un desafío para un país de acogida, donde el equilibrio demográfico está en riesgo todos los días, por la gran llegada de refugiados al país. Jordania, de hecho, proporciona refugio para más de 500 mil sirios, 500 mil iraquíes, 900 mil egipcios y cerca de 2,5 millones de palestinos. En los últimos tres años, la llegada de refugiados sirios provocó grandes preocupaciones. En una entrevista a principios de abril para abouna.org, sitio jordano, Monseñor Lahham, Vicario Patriarcal en Jordania, indicó a qué punto “Jordania es un país pobre, que carece de infraestructuras adecuadas”. El agua es una preocupación primordial: “Nosotros somos el cuarto país más pobre del mundo en términos de los recursos hídricos. Proveer agua potable a un millón de personas adicionales, es un gran problema”. Jordania, el país de acogida, es también un país de compartir. Compartir más allá de lo que uno tiene es una virtud evangélica, la cual el Papa Francisco, defensor de los pobres y necesitados, no estará indiferente de esta causa.

Aunque pobre en ciertos aspectos, Jordania, sin embargo, es rica de las diferentes comunidades y religiones que abraza, también a través de su historia y su patrimonio arqueológico. Desde un punto de vista turístico, el Gobierno es muy optimista sobre la visita del Sumo Pontífice. El Ministro de Turismo Nidal Katamine declaró el lunes que la visita del Papa servirá, de hecho, “para dar un impulso al sector del turismo”, haciendo hincapié en que Jordania es “un oasis abierto de tesoros históricos y sitios arqueológicos”.

Cristianos de Jordania están a la espera de la visita del Santo Padre con premura y orgullo.

Padre Rifat Bader, Director del Centro Católico de Estudios y Medios de Comunicación (CCSM), vocero oficial de la Iglesia Católica en Jordania, ha señalado que se espera que al menos 20 mil personas participen de la misa que será celebrada por el Sumo Pontífice en el Estadio Internacional de Amán. Cristianos de Jordania, una pequeña minoría (de cerca de 220 mil de los seis millones de habitantes), forman “una iglesia viva compuesta de familias sólidas”, según Monseñor Lahham. En la misma entrevista, añade que los cristianos “trabajan sin parar para la visita del Papa Francisco”. El Papa no va a olvidar a nadie. Su visita a Jordania será corta pero intensa. Si él viene a visitar la Iglesia y las autoridades del país, “él también desea encontrar a los pobres, discapacitados, enfermos, huérfanos y ancianos”. Cerca de 400 de ellos esperan en Betania, a orillas del Río Jordán, en el lugar tradicional del Bautismo de Jesús. Los cristianos no son los únicos que esperan con impaciencia por Su Santidad. El Rey Abdallah, un amigo sincero del Papa, es un gran ejemplo. El Papa viene también para establecer un puente entre los fieles de las tres religiones de Abrahán. Durante su viaje él será acompañado, como se sabe, por un imán y un rabino.

Myriam Ambroselli