Pages Menu
Categories Menu

Posted on 4 May 2014 in Diócesis, Noticias de la diócesis

Los emigrantes cristianos son fieles de la diócesis

Los emigrantes cristianos son fieles de la diócesis

DSC08065-300x199TEL AVIV-Jaffa – La comunidad cristiana en Tierra Santa se ha oficialmente ampliado: lo demuestra la primera visita pastoral del Patriarca de Jerusalén a los emigrantes cristianos en el sur de Tel Aviv. La reunión del Sábado, 26 de abril 2014 ha sido fundamental para esta comunidad de lengua hebrea que necesita el apoyo de la Iglesia y que a su vez sostiene a la Iglesia con su fe y su difusión.

 

La posibilidad de profesar la fe no siempre es fácil para los filipinos, de Sri Lanka, los etíopes, eritreos, indios, sudaneses y todos los inmigrantes que han llegado recientemente a Israel al sur de Tel Aviv para encontrar trabajo o para huir de los regímenes políticos autoritarios. Hasta hace tres meses estaban usando un refugio antiaéreo como capilla alquilada a un alto precio y financiado en su totalidad por los que, a pesar de vivir en condiciones humildes económicas, invertían todo lo posible para vivir su fe.

 

Con la ayuda de muchos donantes generosos, la Pastoral de los emigrantes de la diócesis ha sido capaz de comprar una casa que, tras diversas y necesarias reformas, ahora da la bienvenida todos los sábados y domingos a los numerosos fieles y sus hijos, para celebraciones entre sí y para el catecismo que prepara para los sacramentos. El centro también sirve como hogar para cuatro monjas que, viviendo entre los migrantes, los visitan y compartir la vida. Situado en el corazón de un barrio pobre en el sur de Tel Aviv, el centro todavía tiene una posición provisional, según ha explicado P. David Neuhaus, director de la Pastoral de los Emigrantes, “El centro se trasladará algún día a un área transformada en burguesa. Porque debemos necesariamente vivir entre la gente que damos la bienvenida “.

 

DSC07867-Article-migrants-300x199Dedicado a “Nuestra Señora de Valor”

La comunidad, que acude a este centro, se llama la “Divina Misericordia”, y ha elegido dar al centro el nombre de “Nuestra Señora Mujer del valor” (para más información, haga clic aquí ), como se muestra un cuadro cuya iconografía está hecha específicamente para la capilla. Este centro no es una parroquia, pero el gran número de emigrantes cristianos, comprometidos en el mismo, en realidad ocupa un lugar esencial en la vida de la diócesis. Todos tienen la intención de permanecer en el país durante varios años y sus hijos se están integrando. Ellos, obviamente, transforman la sociología de la diócesis y fortalecen el peso de la comunidad católica de lengua hebrea.

Desde su creación en 2009, se ha convertido en urgente que la comunidad recibiría la visita pastoral del Patriarca, Mons.. Fouad Twal, cuya jurisdicción se extiende sobre toda la comunidad católica latina, Jordania, Palestina, Chipre e Israel. La capilla de al pequeña ciudad ha congregado a una concurrida y entusiasta multitud para dar la bienvenida a su pastor, y con él Mons.Giuseppe Lazzarotto, Nuncio Apostólico, Mons. Marcuzzo, vicario patriarcal para Israel y a Mons. Shomali, vicario patriarcal para Jerusalén.

” Sois todos bienvenidos a vuestro centro que es vuestro “insistió varias veces en su homilía, el Patriarca. “Animo a las diversas comunidades de nuestro Patriarcado a desarrollar un verdadero sentido de unidad en la diversidad. No permanezcáis separados de los demás. Reuniros para compartir la riqueza de la vida religiosa, social y cultural de cada uno. Es más importante para crear una verdadera unidad “.

Continuó dando su apoyo a los que ” inseguros por el tiempo de su estancia, vulnerables a un trato injusto, y en riesgo de posibles expulsiones. Con ellos, nosotros, como Iglesia, tenemos que levantar en público la voz para poder garantizar de modo efectivo el pleno reconocimiento de sus derechos como seres humanos y para que reciban un trato justo “.

Después de la misa, una gran fiesta se animó a todos los participantes. Viandas de todas las procedencias han dado color a las mesas . Al final, la música y la danza han coronado esta visita que ha dejado su huella entre los distinguidos invitados, obispos, sacerdotes y todos los participantes, por la alegría y la hospitalidad de la comunidad, y por su amor a la Iglesia.

 

Pierre-Loup-de Raucourt

DSC07637 copia.JPGDSC07645 copia.JPGDSC07681 copia.JPGDSC07703 copia.JPGDSC07711 copia.JPGDSC07765 copia.JPGDSC07777 copia.JPGDSC07826 copia.JPGDSC07829 copia.JPGDSC07853 copia.JPGDSC07855 copia.JPGDSC07867 copia.JPGDSC07877 copia.JPGDSC07881 copia.JPGDSC07901 copia.JPGDSC07907 copia.JPGDSC07925 copia.JPGDSC07928 copia.JPGDSC07941 copia.JPGDSC08013 copia.JPGDSC08034 copia.JPGDSC08080 copia.JPGDSC08089 copia.JPGDSC08107 copia.JPGDSC08112 copia.JPGDSC08121 copia.JPGDSC08124 copia.JPGDSC08133 copia.JPGDSC08175 copia.JPGDSC08179 copia.JPGDSC08186 copia.JPGDSC08188 copia.JPGDSC08196 copia.JPGDSC08200 copia.JPGDSC08227 copia.JPGDSC08231 copia.JPGDSC08246 copia.JPGDSC08256 copia.JPG