Pages Menu
Categories Menu

Posted on 25 Apr 2014 in Homilías FT, Solemnidades, Vida litúrgica

Domingo de Pascua: Misa en el Santo Sepulcro

Domingo de Pascua: Misa en el Santo Sepulcro

Dimanche-de-Pâque-20143JERUSALEN – La Misa del Domingo de Pascua fue celebrada esta mañana, 20 de abril de 2014, en la tumba del Santo Sepulcro. Fue presidida por Su Beatitud Fouad Twal, Patriarca latino de Jerusalén. Ponemos a tu disposición la homilía del Patriarca.

Homilía para Pascua de Resurrección del Señor 2014

Queridos hermanos y hermanas, Cristo está resucitado verdaderamente! ¡Aleluya! .Con esta inmensa alegría que me dirijo a vosotros hoy, alegría frente al misterio más grande que yace en el centro de nuestra fe y de nuestra esperanza.

Después de la Resurrección, los discípulos se retiraron a Galilea, y cuando el Señor se les apareció con su cuerpo glorioso, dijo: ” Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, y enseñándoles a que guarden todas las cosas que os he mandado. He aquí que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo “(Mt 28:18-20).

En Galilea se ha cumplido la misión de Jesús en la tierra. Se inicia en Galilea la misión de los discípulos, como quería el maestro y como el ángel anunció a las mujeres que mantuvieron la tumba vacía: “No tengas miedo!.Buscais a Jesús de Nazaret, que fue crucificado. Ha resucitado, no está aquí. Ahora … id, decid a sus discípulos y a Pedro, que él va delante de vosotros a Galilea. Allí le veréis, como os dijo “(Mc 16, 6-7).

Así que la buena noticia de Galilea llegó a todos los rincones de la tierra. A partir de entonces, todas las reuniones de los fieles, en casa, en el trabajo o durante una celebración religiosa, se convierten en nuestra Galilea, en los cuales somos testigos de la Resurrección. Y esto es lo que los discípulos hicieron porque ” no hay salvación en ningún otro; no hay otro nombre dado a los hombres bajo el cielo por el cual podamos ser salvados “(Hechos 4:12).

 

Esta fiesta de la Pascua es para nosotros una oportunidad para reanudar el camino siguiendo a los discípulos a predicar y llorar sin vergüenza que Cristo es nuestro Señor y Salvador. Podemos acompañar nuestro anuncio con testimonio y ejemplo de caridad, así como a través de nuestro compromiso por el bien de todos y por causa de la justicia y la paz.

Queridos hermanos y hermanas, debemos hablar, como San Pablo Pablo nos recuerda:

” No es para mí motivo de gloria predicar el Evangelio; es una necesidad para mí, y ¡ay de mí si no predicara el Evangelio! “(1 Co 9, 16).

Pedro y Juan dijeron, así a los que querían obligarlos a callar: ” No podemos no dejar de hablar de lo que hemos visto y oído “(Hechos 4:20).

Este anuncio es para nosotros una fuente de alegría, aunque trae consigo dificultades y persecuciones. Sin embargo, podemos estar seguros del éxito de nuestra misión aquí, también, aunque es difícil en esta Tierra Santa tan maltratada. El Señor ha prometido:

” Aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo ” (Mt 28,20).

Hoy por hoy y para la eternidad, Él está con nosotros por su gracia y su fuerza. Él está con nosotros a través de Su Iglesia, fundada sobre la roca de la fe. Él está con nosotros a través de los Sacramentos.

Él está con nosotros, tan cerca, tan humilde, pero tan poderoso, en el Misterio eucarístico.

A Marta, la hermana de Lázaro, Jesús la dijo: ” Yo soy la resurrección y la vida; El que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá y todo el que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?“(Jn 11, 25-26).

Hermanos y hermanas, creemos esto? Creemos en la omnipotencia de su amor por nosotros, en la omnipotencia de su resurrección?

Hoy repetimos la misma queja de Marta y María: ” Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto “(Juan 11,21-32).

Señor, si hubieras estado con nosotros, nuestras familias cristianas no estarían dispersas ni hubieran emigrado por todo el mundo; nuestras ciudades no serían saqueada y destruidas, nuestras iglesias no serían profanadas! Y nuestros corazones no estarían rotas y enfermos, nuestros obispos y sacerdotes secuestrados y encarcelados!

” Señor, si hubieras estado aquí … “.

Pero como Marta, de la misma manera, se dice, ” Pero también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá “(Jn 11:22).

Perdónanos, Señor, por nuestra poca fe!

Perdónanos por nuestra impaciencia y nuestra incomprensión!

Ven y sananos! Estamos como sacudidos por al onda turbulenta y violenta de este mundo, como los discípulos en la tormenta mientras dormías, te suplicamos, ” Maestro, ¿no te importa que muramos? “(Mc 4,38).

Creemos, Señor: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios que vino al mundo para salvarnos” Aquel para el que “nada es imposible”

Señor,

Que Tu resurrección sea también la nuestra.

Que Tu Pascua se levante como Luz sobre esta Tierra abrumada por la división, la violencia y el odio.

Que Tu Espíritu como fuego devorador se apodere de nuestros corazones, nos abra los ojos de la fe y nos haga testigos de tu Resurrección viviente.

Oremos, hermanos y hermanas, para que el Señor, que es “la resurrección y la vida”, nos libere del miedo, de la duda, del odio y nuestra falta de esperanza. Caminemos juntos hacia Emaús y a Galilea, para conocer mejor a Jesús y para descubrir Su Santa Faz, Crucifijo y Glorioso.

Queridos hermanos y hermanas:

Que la alegría de la Resurrección brille en nuestros rostros y en nuestras vidas, para que el mundo conozca su único Salvador, crea y se salve de la tristeza, la desesperación, el odio y la división.

Feliz Pascua a todos ustedes.

Resurrexit sicut dixit: ¡Aleluya, aleluya!

Amen +

+ Fouad Twal, patriarca latino