Pages Menu
Categories Menu

Posted on 11 Apr 2014 in Actualidad local, Política y sociedad

El Papa Francisco y el rey Abdullah II: dos pilares para la Paz

El Papa Francisco y el rey Abdullah II: dos pilares para la Paz

Pope Francis,  King Abdullah IIROMA – Tras ocho meses después de la visita al Vaticano, el rey Abdullah II de Jordania fue recibido por  el Papa Francisco el pasado lunes 7 de abril de 2014.  En el orden del día figuraba la visita del Papa al Jordania en mayo. Pero también los avances en el Próximo oriente entre cristianos y musulmanes.

Lazos de amistad han surgido entre el Papa Francisco y el rey Abdullah de Jordania fascinado por la humildad y sencillez del sucesor de Pedro. El 29 de agosto de 2013 el rey fue probablemente el primer soberano en visitar al papa. Mientras muchos no gozaron de este privilegio, él pudo tener un  segundo encuentro en una invitación a tomar el té el pasado lunes 7 de abril.

No es frecuente que un jefe de estado sea recibido dos veces, después de  varios meses por el jefe de la iglesia católica. Especialmente por un rey musulmán que protege en su país a una minoría de cristianos (3% de al población). Pero entre estos dos encuentros se ha hecho real el anuncio de la peregrinación del Papa a Jordania y a Tierra Santa. El Pontífice será recibido  en Amán el 24 de mayo y celebrará misa a orillas del Jordán en el lado jordano.

El jefe del reinado Hashemita ha compartido con el Papa Francisco la impaciencia del encuentro con el pueblo jordano. De acuerdo con el director de Cáritas Jordania, quien habló con L’Osservatore Romano los cristianos e incluso los jordanos esperan escuchar palabras de confort y palabras de apoyo. El país está sobrecargado de refugiados: más de 500.000 son de Siria, 500.000 de Iraq, 900.000 de Egipto y alrededor de 2.5 millones de Palestinos

Este escenario presenta grandes dificultades económicas, sociales y psicológicas. A pesar de la presencia de muchas ONGs y de la ayuda internacional de diversos países la presencia tan fuerte de refugiados amenaza el equilibrio político del reinado y la esperanza de la gente de vivir en paz. “Entre los refugiados que han experimentado el horror muchos de ellos no creen en Dios. Jordania no vive en guerra, pero todo lo que hay alrededor está colapsado y la población está al límite”.

Neutralizando a los fundamentalistas

El motivo excepcional del acercamiento de estas dos visitas oficiales ha sido sin lugar a dudas, movido por la especial posición mantenida por el Reino de Jordania en el ámbito del concierto de las Naciones en Medio Oriente. No es irreal afirmar que este país soporta la carga de ser un polvorín, dada su posición geográfica que lo lleva a apoyar a los países colindantes. En este contexto, el rey no intenta solucionar todos los problemas con una varita mágica. Pero sí quiere resolver con el Papa algunas preocupaciones que tienen en común. En este caso, determinar un frente común contra el fundamentalismo religioso cuyas sombra amenazadora planea sobre la zona.

La agencia Petra informa que los propósitos del rey al afirmar que “los trabajos de los jordanos con todos  los partidos por establecer el diálogo de comunicación  y entendimiento entre gente de diferentes creencias en Dios y rechazar todas las manifestaciones de extremismo, estrechez de miras e intolerancia intelectual y religiosa.”

Para el obispo Lahham, Patriarca Vicario de Jordania,  esta segunda visita a el Vaticano es “una buena señal”. Refleja “el aprecio que el rey Abdullah tiene por el Papa Francisco”. El Santo Padre no ha faltado en agradecer al Soberano del Reino Hashemita por su presencia, su compromiso de paz y para con los cristianos. También expresó su impaciencia por llegar a Amán. El rey Abdullah II llegó a Roma buscando un pastor. Su lucha en común debe dar frutos. Es la esperanza que se alberga con la visita del Papa y la esperanza es a la base de una fuerte amistad.

Pierre Loup de Raucourt