Pages Menu
Categories Menu

Posted on 24 Dec 2013 in Homilías FT, Patriarca

Homilía de Navidad 2013 de su beatitud monseñor Twal (Fotos)

Homilía de Navidad 2013 de su beatitud monseñor Twal (Fotos)

Belén –  Su beatitud monseñor Twal ha dado su homilía de Navidad 2013 . La homilia está disponible a continuación.
Slide- Homélie de Noël 2013

Homilía de Navidad 2013

“Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.” ( Lc 2,14 )

Señor presidente, Mahmoud Abbas, presidente de Palestina,
Sr. Primer Ministro, Rami Al Hamadallah,
Sr. Nasser Judeh, Ministro de Relaciones Exteriores de Jordania,
Señoras y señores Embajadores y Cónsules
Miembros representantes de las Iglesias,
Queridos peregrinos, queridos fieles,

Desde la gruta de Belén deseo presentarles mis mejores deseos de alegría y paz.

Señor Presidente, muchas gracias por venir hoy para celebrar la Navidad con nosotros. Oramos por usted y por su misión, para que se pueda encontrar una solución justa y equitativa al conflicto actual, la unidad entre los palestinos, para la paz y la prosperidad de su país. Rogamos a Dios que le de la sabiduría y el coraje. También oramos por todos los gobernantes del Medio Oriente, en particular a Su Majestad el Rey Abdullah II Ben Al- Hussein, rey de Jordania y Guardián de los Santos Lugares de Palestina.

Queridos hermanos y hermanas,

La noche de Navidad fue dramática para la Sagrada Familia, que no halló lugar en la posada ni acogida (Lc 2:07 ). Esta noche histórica nos recuerda la larga noche en la que está inmerso nuestro mundo y nuestro Oriente Medio.

El mundo se enfrenta a una larga noche de conflictos, las guerras, la destrucción, el miedo, el odio, el racismo, y en estos días, con la nieve y el frío. Desde este santo lugar todos recordamos todos los dramas de la humanidad en los cinco continentes: las guerras civiles en África, el tifón en Filipinas, para llegar a la difícil situación de Egipto e Irak y a la tragedia de Siria, sin olvidar nuestros problemas locales: los presos, sus familias, que siguen a acariciar la esperanza de su liberación, los pobres que han perdido sus tierras y han visto sus casas demolidas , las familias en espera de la reunificación, los desempleados y todos los que sufren la crisis económica.

Oh Niño de Belén, estamos cansados ​​. Frente a esta realidad dolorosa, oramos este canto de Adviento: Víde Dómine afflictiónem pópuli túi …Mira Señor, la aflicción de tu Pueblo, manda a aquel que vas a enviar: envía el Cordero … con el fin de que Él nos rescate del yugo de nuestro cautiverio.

Pero nunca debemos ceder a la desesperación, porque Jesús Salvador nos anuncia que la paz es posible, que la llama de la esperanza permanece viva, y que la justicia, la paz y la reconciliación vendrán. Desde Belén ha partido el mensaje de la salvación, y es que debemos mirar a Belén. Por qué en esta noche de la promesa divina, cantada por los ángeles, se renueva: ” Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los que ama” ( Lc 2,14 ).

Estamos invitados al optimismo, y a renovar nuestra fe que esta tierra, patria de las tres religiones monoteístas, pueda un día convertirse en un paraíso para todos los pueblos.

“¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz entre los que ama ” ( Lc 2,14 ).

La paz de Cristo es universal y se basa en la justicia. Esta nos hace ver en cada hombre una criatura de Dios. Se trata de una paz que da la vida. Ninguno está autorizado a querer matar en el nombre de Dios. Por esta razón deseo dirigir, junto al Papa Francisco, “un firme llamamiento a cuantos con las armas siembran la violencia y la muerte: redescubrir en aquel que hoy se considera un enemigo a abatir vuestro hermano, y así, detener la mano. Renunciad a la vía de las armas e id hacia el encuentro con el diálogo, el perdón y la reconciliación para reconstruir  la justicia, la confianza y la esperanza entorno a vosotros. “Desde esta óptica, es evidente que en la vida de los Pueblos los conflictos armados son siempre la negación deliberada de cualquier posible concordia internacional, la creación de divisiones profundas y dolorosas heridas que llevan muchos años en sanar ” (Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz XLVII, 7).

En Tierra Santa vivimos un conflicto que no parece encontrar una solución en el corto plazo y que pesa fuertemente sobre todos sus habitantes, sin olvidar a los cristianos.

Esta dolorosa realidad plantea muchas preguntas sobre nuestro futuro en este país, y es una fuente de profunda preocupación. Necesitamos la respuesta de fe. La respuesta no es ni la emigración ni encerrarnos en nosotros mismos. La respuesta es permanecer aquí, y vivir y morir aquí. Nuestra tierra es sagrada y como tal debe tener una respuesta de lealtad porque nuestra estancia en esta tierra es una vocación divina, una bendición, un privilegio. La llama de la fe brilla como la estrella de los Reyes Magos que nos muestra el camino. Necesitamos la comodidad que viene de nuestra fe absoluta en la providencia de Dios: “Nos consuela en cada una de nuestras tribulaciones, porque también podemos  nosotros consolar a los que están en cualquier aflicción con el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios” (2 Corintios 1.04).

La luz de la fe puede iluminar todos los aspectos de nuestra vida, nuestro presente y nuestro futuro. Con fe, nuestra visión se hace más intensa, más profunda, más amplia y más sublime, lo que el ojo humano por sí solo, no puede alcanzar. Por la fe, vemos un poco, en cierto sentido, como Dios mismo lo ve. Por lo tanto, la fe es la sabiduría nos hace tomar las decisiones correctas en el momento adecuado. Pero si la luz falla, entonces “todo se vuelve confuso, es imposible distinguir lo bueno de lo malo, el camino que conduce a la meta a la que nos hace caminar en círculos repetitivos, sin rumbo” (Lumen Fidei, 3).

Esto es lo que fortalece nuestra fe, que Dios es omnipotente, omnisciente, fiel y nos ama. Por eso es por lo que nada nos debe asustar, ni el presente ni el futuro, ni los problemas o dificultades que afectan a nuestro Oriente Medio.

¡Oh Divino Niño1, que has experimentado la huida a Egipto, después de la amenaza de Herodes, que mató hace dos mil años, a los niños de Belén, ten piedad de nuestros hijos y todos los niños del mundo. Ten piedad para los presos, de los pobres, de los marginados y de los más vulnerables. En esta noche, oremos por los obispos y las monjas de Siria secuestrados. Oremos por su regreso y porque se les devuelva su dignidad. Acuérdate de ellos, ¡oh Señor!, y de todos los refugiados. Dales un signo de esperanza para un futuro mejor, para que puedan regresar a su país, reencontrando una casa.

¡Oh Divino Niño! Dios de bondad y misericordia, mira con buenos a la Tierra Santa y para nuestra gente que vive en Palestina, Israel y Jordania y para todos los pueblos de Oriente Medio. Darles la reconciliación, para que se conviertan en los hermanos – hijo de un mismo Padre.

¡Oh Divino Niño! Te pedimos por tu paz a través de la intercesión de la Virgen María, tu madre, hija de nuestra tierra.

Feliz Navidad y que la bendición del Niño de Belén que lo acompañe.

+ Fouad Twal, Patriarca latino de Jerusalén

Download (PDF, 38KB)

akrogmann_131225_3439.jpgakrogmann_131225_3447.jpgakrogmann_131225_3480.jpgakrogmann_131225_3491.jpgakrogmann_131225_3501.jpgakrogmann_131225_3518.jpgakrogmann_131225_3530.jpgakrogmann_131225_3549.jpgakrogmann_131225_3561.jpgakrogmann_131225_3566.jpgakrogmann_131225_3618.jpgakrogmann_131225_3619.jpgakrogmann_131225_3641.jpgakrogmann_131225_3658.jpgakrogmann_131225_3704.jpgakrogmann_131225_3740.jpgakrogmann_131225_3765.jpgakrogmann_131225_3788.jpgakrogmann_131225_3803.jpgakrogmann_131225_3821.jpgakrogmann_131225_3860.jpgakrogmann_131225_3913.jpgakrogmann_131225_3926.jpgakrogmann_131225_3934.jpgakrogmann_131225_3951.jpgakrogmann_131225_3999.jpgakrogmann_131225_4021.jpgakrogmann_131225_4049.jpgakrogmann_131225_4086.jpg

Fotos: Andrea Krogman