Pages Menu
Categories Menu

Posted on 4 Dec 2013 in Diócesis, Noticias de la diócesis

En Jerusalen, una velada dedicada a los emigrantes

En Jerusalen, una velada dedicada a los emigrantes

Migrants soiréeJERUSALEN – El martes 26 de noviembre de 2013 tuvo lugar el encuentro anual en homenaje a Daniel Rossing enfocado a los emigrantes en Israel y su vida religiosa. Daniel Rossing, judío observante dedicó su vida al diálogo entre judíos e Iglesia dentro del estado de Israel. Murió en el año 2010 y desde entonces se celebra un encuentro en su memoria que organiza cada año el Centro de Jerusalén para las relaciones judeo-cristianas en colaboración con el Instituto de Jerusalén para estudios de Israel.

Este año el encuentro se ha dedicado a la labor cristiana de los emigrantes y a aquellos que solicitan asilo en Israel y su vida religiosa. A dicho encuentro has asistido tres conferenciantes que son  el Prof. Galia Sabar de la universidad de Tel Aviv, un especialista es estudios africanos que ha escrito ampliamente sobre la emigración africana en Israel  y el Padre David Neuhaus vicario del Patriarcado latino y coordinador de Pastoral entre los emigrantes y la Hermana Monica Navalta, una hermana franciscana de la Eucaristía, que es la secretaria de la coordinación de la Pastoral de los Migrantes.

Este evento comenzó con un breve informe del rabino David Rossen que volvió a rememorar a Daniel Rossing.

Tras él, la Profesora Sabar pronunció su conferencia sobre los emigrantes africanos en la década de los 90 pero enfocándose principalmente en las dimensiones espiritual y religiosa en su lucha por llevar a cabo una vida normal en Israel a todos los niveles,describiendo los procesos que les condujeron a Israel y su deportación en el año 2000. También habló sobre la gran diversidad de sus experiencias religiosas y su viaje espiritual en consonancia con sus vidas aquí. Concluyó hablándo de la llegada de refugiados en busca de asilo cuyo número alrededor del 55.000 hoy día de los cuales el 15% son Sudaneses y la mayoría de ellos de Eritrea).

Integrados en una pequeña y frágil comunidad local.

El Padre David se centró en los retos que enfrentan a la Iglesia local en acoger y reorganizar a los 10.000 emigrantes católicos que fueron integrados en pequeños y frágiles comunidades locales. Hay alrededor de 160.000 ciudadanos cristianos en el estado de Israel (de los cuales tres cuartos son árabes y un cuarto cristiano que viven integrados entre la población judía). El número de población emigrante es alrededor de 250.000 de los cuales 200.00 son población en activa y 55.000 que buscan asilo principalmente cristianos. La población emigrante es más grande que la población de residentes cristianos. El Padre David subrayó cuatro retos al auditorio: el establecimiento de comunidades que ayuden a los emigrantes teniendo en cuenta el status del emigrante y sus derechos ayudando a los emigrantes a comprender el mundo en el que deben encontrar su hueco dentro del mundo del judío israelí en el cual ellos viven el día a día y la educación cristiana de los niños nacidos en Israel.

La hermana Mónica habló con el Padre David y en su charla describía la realidad diaria de la labor de los emigrantes de Filipinas. Sus palabras conmovieron a muchos de los allí presentes al describir la lucha diaria de este sector de la población compuesta fundamentalmente de mujeres que han dejado atrás sus familias y su patria de cara a poder suministrar apoyo a hijos y a sus familiares. Subrayó el papel tan importante que desempeña la Iglesia como lugar de consuelo y fortalecimiento. La tarde ofrece otra oportunidad para revelar a un público amplio la experiencia que viven  los cristianos en Israel en un intento de colaborar con aquellos que buscan una sociedad más justa.

Fuente: Vicaría de San Jaime para los católicos de lengua hebrea en Jerusalén