Pages Menu
Categories Menu

Posted on 21 Nov 2013 in A fondo, Publicaciones

Medio Oriente: la Iglesia le pone a la vanguardia

Medio Oriente: la Iglesia le pone a la vanguardia

Chrétiens-dOrient-300x200ROMA – Mañana, jueves 21 de noviembre a la Santa Sede, el Papa Francisco presidirá una reunión crucial sobre la situación de los cristianos en el Oriente Medio, en el actual clima de conflicto de la región. Esta reunión forma parte de la Asamblea Plenaria de la Congregación para las Iglesias Orientales, que reúne del 19 al 22 de noviembre una docena patriarcas y arzobispos orientales. El programa incluye la emigración de los cristianos de Oriente Medio y el legado del Concilio Vaticano II para las Iglesias Orientales.

Un doble atentado suicida – que mató a 24 personas e hirió a casi 150 – ayer contra la embajada iraní en Beirut hace temer, según la prensa libanesa, el riesgo de una conflagración regional. Este ataque es una escalada sin precedentes en el contexto de la guerra en Siria, cuando sabemos que Irán es uno de los partidarios del régimen de Bashar al- Assad. Es en este contexto muy tenso que los patriarcas y arzobispos de las Iglesias de Oriente se reunirán en Roma con el Papa Francisco mañana por la mañana para delinear la situación de sus comunidades y para “reflexionar sobre la posibilidad real de paz en Siria, Tierra Santa y en Oriente Medio“, tal como anunció al final de su discurso, el cardenal Sandri, Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, el 26 de octubre durante la apertura del curso académico 2013-2014 del Pontificio Instituto Oriental. Al comienzo de la mañana, a las 8:00, el Cardenal Prefecto, presidirá en la Basílica de San Pedro, una misa por la paz y la reconciliación en Tierra Santa, Siria, Irak y Egipto.

El encuentro con el Papa tiene lugar en el curso  de la reunión de las grandes figuras de las Iglesias orientales católicas, desde ayer, con motivo de la sesión plenaria de la Congregación para las Iglesias Orientales, que concluirá con una conferencia de prensa el 22 de noviembre a las 17.00 horas. Entre los prelados orientales se encuentra el Patriarca latino de Jerusalén Fouad Twal, el Cardenal Bechara Boutros Rai , Patriarca Maronita, el sirio Antoine Audo, obispo caldeo de Aleppo, Siria, el patriarca melquita Gregorio Laham III, el patriarca de los caldeos iraquíes Raphael Louis Ier Sako , y también el patriarca copto católico Ibrahim Isaac Sidrak, etc . En esta sesión plenaria, titulada “Las Iglesias católicas orientales 50 años después del Concilio Vaticano IInos invita a reflexionar sobre los patriarcas “preciosa herencia” del Concilio y , en particular, en la Carta Apostólica  Orientale lumen de Juan Pablo II y de la Exhortación Apostólica Iglesia en Oriente Medio de Benedicto XVI. Los trabajos deberían permitir verificar la “creciente toma de conciencia de la Iglesia universal sobre los católicos orientales, sobre todo teniendo en cuenta el fenómeno de la migratorio“, en un momento en que la guerra en Siria, la inestabilidad en Irak y en el Líbano, los recientes acontecimientos en Egipto y el ascenso del islamismo inquietan profundamente a las minorías cristianas en el Oriente.

Flujo migratorio

En el Sínodo para Oriente Medio, celebrado en Roma en octubre de 2010 se había producido “la sexta propuesta final de los Padres sinodales”,  que invitaba sobre todo a los cristianos para proteger sus tierras y no ceder a la tentación de vender su propiedad. Es oportuno recordar el discurso de Benedicto XVI a los jóvenes del Líbano en Bkerké el 15 de septiembre 2012. El Papa invitó a no “probar la amarga miel de la emigración“, a pesar de las dificultades, el desempleo y la pobreza. Las comunidades cristianas – los católicos de rito oriental vinculada a la Iglesia de Roma y a los ortodoxos- son en situaciones en religiosa, social, económica y de seguridad muy difícil. Los cristianos de Oriente se estima que ahora están entre los 10 y 13 millones. Representan el 36% de los libaneses , el 10 % de los egipcios , el 5,5% de los jordanos, el 5% de los sirios, el 1-2 % de los iraquíes, el 2% de los israelíes, el 1 , 2 % de palestinos, según las estadísticas de la “Obra de Oriente”.

El patriarca melquita Gregorios Laham que reside en Damasco, ha aprovechado su viaje al Vaticano para lanzar un llamamiento: “Yo le digo a mis hijos, permaneced en vuestro país“, y lo repitió a la AFP instando a los países europeos que no “alentar ” a los cristianos sirios a emigrar. El patriarca iraquí Sako también denunció, en Radio Vaticano, la expedición de visados ​​a los cristianos iraquíes por las embajadas occidentales, “es una estrategia para ayudar a los cristianos a abandonar Irak“, incluso en las zonas del norte donde no son amenazados. Según él, ” El Medio Oriente se vaciará de cristianos“, mientras que ” su presencia, sus cualificaciones y su apertura es de vital importancia.

También hay que señalar que el movimiento migratorio tiene lugar incluso dentro de la misma región, lo que desestabiliza aún más la zona: son incluso decenas de miles de cristianos sirios que llegan a Líbano, Jordania y Turquía, y los países no necesariamente tienen los medios y las facilidades económica y de salud para hacer frente .

Paz en la Tierra Santa, prioridad para la región

No hay duda de que la paz en Medio Oriente parece ser la única manera de detener la emigración. Esta paz, como ocurre a menudo recuerda el patriarca Fouad Twal, pasa por Jerusalén y por Tierra Santa: “El conflicto palestino-israelí es el centro de todos los problemas en el Medio Oriente, directa o indirectamente.” El patriarca melquita Gregorios Laham III confesó delante de la AED (Ayuda a la Iglesia Necesitada) que “necesitamos tener por fin paz en Tierra Santa. El Vaticano siempre ha estado comprometido con los derechos de los palestinos. Pero ahora debería ejercitar una acción diplomática concertada de la Santa Sede y sus Nuncios por todo el mundo. La resolución del conflicto palestino-israelí es, junto con la cuestión de Siria, la clave para la paz en la región“. Del mismo modo, tras el ataque de ayer en el Líbano, Radio Vaticano ha recogido la reacción del cardenal Rai, patriarca maronita: “Condenamos enérgicamente este acto de terrorismo. A través de esto, queremos decir que la comunidad internacional es responsable de todo esto. Necesita, a pesar de todo, que la Conferencia de Ginebra2 encuentra  una solución al problema sirio y para resolver el problema en Irak, Egipto, y sobre todo el gran conflicto entre israelíes y palestinos. En todas partes hay una situación general de  amargura y desorden“.

Los líderes religiosos esperan mucho de su encuentro con el Papa, ya que la Santa Sede sigue “siempre su acción diplomática para una solución pacífica capaz de comprender todo el Medio Oriente, siempre sufriente y siempre  martirizado “, dijo el cardenal Raï.

Después de la elección del Papa, muchos patriarcas han abogado porque el Papa Francesco visite la región, él que a principios de septiembre ha convocado una jornada de oración por la paz en Siria, muy seguida por las Iglesias que no querían ninguna intervención militar extranjera. La reunión del jueves podría por tanto también ” preparar  una posible visita del Santo Padre a Tierra Santa y hacer un balance de las negociaciones diplomáticas con el gobierno de Israel”, como se sugiere por el Obispo Pascal Gollnisch, director general de la Obra de Oriente. Recordemos que Israel y la Autoridad Palestina han invitado al Papa a visitar la Tierra Santa para el próximo año. El vicario del Patriarcado Latino en Jordania también ha confirmado que el Papa viajará a Jordania la próxima primavera. Por el momento, el domingo 24, solemnidad de Cristo Rey, líderes y sacerdotes de la Iglesia de Oriente junto al Papa concelebrarán la misa de clausura del Año de la fe, como signo de comunión con el sucesor de Pedro. Una celebración que suena como un eco del día 19 de marzo, cuando fue celebrada la Misa de comienzo de su pontificado. Esta como aquella, para los representantes de la Iglesia de Oriente, “será un signo de su deseo de vivir en profunda comunión con el sucesor de Pedro, la misión confiada por el Consejo y sus Iglesias: ser testigos de la generosidad de la fe para promover la unidad de los cristianos, especialmente los orientales“.