Pages Menu
Categories Menu

Posted on 14 Nov 2013 in Cultura, Política y sociedad

Tras año y medio de trabajos, la basílica de Getsemaní está como nueva

Tras año y medio de trabajos, la basílica de Getsemaní está como nueva

23955GETSEMANI – Durante todo el verano, los cinco mil peregrinos que visitan cada día la basílica de las Naciones en Getsemaní, no han podido hacerse la tradicional foto ante la fachada. En efecto, los andamios cubiertos por una gran lona negra la tapaban casi completamente. La basílica, ya centenaria, se estaba restaurando.

El martes 5 de noviembre, los andamios han sido desmontados y, quien se sitúe ante la basílica, limpiada y restaurada, la redescubrirá como si fuera nueva. Así, los mosaicos han precisado de un cuidado especial. Entre los rigores de las lluvias invernales y el fuerte calor estival por la exposición al oeste de la iglesia, el cemento que unía los centenares de miles de teselas del mosaico han estado sometidos a una dura prueba. Aquí y allá faltaban teselas, otras amenazaban con caer. Ha sido necesario además reparar las huellas dejadas por la guerra de 1967. Todas las teselas se han verificado una a una, con gran precisión y con el uso de instrumentos «quirúrgicos», como testimonian las fotos más abajo.

Pero no solo se ha restaurado la fachada externa sino el conjunto de mosaicos de la basílica. Los trabajos de restauración, que han durado dieciocho meses y ha sido realizado por jóvenes restauradores palestinos, ha sido financiado por la ONG de la Custodia, ATS Pro Terra Sancta, y coordinado por la historiadora de arte, Carla Benelli, y el arquitecto Osama Hamdán.

Carla y Osama, dignos seguidores de fray Michele Piccirillo, han trabajado en el proyecto no solo como técnicos, sino como personas apasionadas y deseosas de compartir y transmitir sus conocimientos. Por eso el trabajo no se ha confiado a especialistas europeos del mosaico, sino a jóvenes palestinos, cristianos y musulmanes, formados en el Mosaic Center de Jericó (creado por fray Michele). «Confiar la restauración de la basílica adyacente al huerto de los Olivos a jóvenes musulmanes ha sido un hermoso desafío –explica Carla-, y se sienten agradecidos y orgullosos de haber participado en esta obra de conservación».

No han sido los únicos musulmanes que la basílica ha atraído en estos últimos meses. El proyecto tenía también valor educativo y miles de niños de las escuelas situadas en el monte de los Olivos y en el barrio de Ras al Hamud han entrado por primera vez en esta iglesia que forma parte de su ambiente y de la que no sabían nada. El aflujo continuo de peregrinos despertaba su curiosidad, pero saber que dos millones de personas conocen este lugar, les ha sorprendido realmente. También les ha sorprendido saber que el lugar está continuamente abierto, hasta el punto que uno niño, al final de la visita, ha preguntado: «Entonces, ¿puedo volver aquí también con mis padres?». Sí, claro que puede volver, y todos pueden venir a contemplar y admirar el resultado de los trabajos.

Para mayor información, es posible visitar las páginas de la ONG ATS Pro Terra Sancta, que da cuenta del proyecto con textos e imágenes de todo el proceso de restauración (para ver todos los artículos del proyecto Getsemaní, es necesario ir al final de la página, tras las fotos).

Para ver la basílica sin tener que viajar a Jerusalén, es posible visitar el sitio en internet que se le ha dedicado. Un sitio que está en la web, con su nuevo diseño, ya desde el pasado mes de agosto. Para saberlo todo sobre Getsemaní, hacer clic aquí (link). También se puede visitar virtualmente (link).

Agradecimientos : al Consulado general de Italia en Jerusalén y a su programa de ayuda a los municipios palestinos (PMSP), a la ciudad de Rovereto, a la Fundación Obra Campana de los Caídos y a la Fundación Caja de Ahorros de Trento y Rovereto, a todos los benefactores que han ayudado a la Custodia y a su ONG, incluso modestamente, en este proyecto específico.
A los frailes franciscanos de Getsemaní que han ayudado y, también, soportado todos los trabajos de restauración.

Custodia