Pages Menu
Categories Menu

Posted on 15 May 2013 in Diócesis, Noticias de la diócesis

Zababdeh: donde se respira juventud, optimismo y esperanza

Zababdeh: donde se respira juventud, optimismo y esperanza

P1370363SAMARIA.- El domingo, 12 de mayo de 2013, fue un gran día para la parroquia de Zababdeh, en el norte de Samaria. Treinta niños y niñas de 3.º y 4.º  recibieron la primera comunión, y treinta y uno de 5.º y 6.º la confirmación. En Pascua, se bautizaron diecinueve niños sobre un total anual de cincuenta bautismos.

Para el párroco, don Nidhal Kanzua; el vicario, don Simone Hijazin; las hermanas del Rosario, H. Lorice, H. Alba y H. Rosaria, y toda la comunidad católica latina de 2.000 fieles, y, sobre todo, para el obispo presente, Mons. Giacinto-Boulos Marcuzzo, ese día fue un momento de alegría y mucho agradecimiento al Señor. Ver a todos esos niños bien preparados, rodeados de sus fieles padres, padrinos y madrinas, muchos hermanos y primos (en Zababdeh se ven niños por todas partes; hay una media de 5-6 hijos por familia) confiere, según el párroco, un sentido de optimismo y confianza en el futuro de la sociedad palestina y la iglesia palestina.

En su homilía, Mons. Marcuzzo partió de esta incuestionable realidad y del saludo pascual “Al-Masîh qâm, haqqan qâm“, muy popular aquí, para hablar “del valor y la belleza de la vida, sobre todo, de la vida nueva del cristiano en Cristo resucitado, de la vida de la Iglesia, nueva humanidad, de la vida de la sociedad que el cristiano está llamado a renovar continuamente con los valores evangélicos, con su testimonio y su compromiso. Los sacramentos, en este caso, en especial, la eucaristía y la confirmación son justamente los medios de gracia que el Señor ha dado a su Iglesia para mantener al cristiano unido a Jesús y, en consecuencia, hombre siempre nuevo, y para fortalecerlo con su Espíritu y hacerlo testigo y apóstol en este tiempo y en este país” .

Al final de la misa el obispo, en nombre de su beatitud el patriarca Fuad Twal, después de felicitar a los niños, sus familias y a la comunidad, expresó su profundo agradecimiento al párroco, al vicario, las hermanas y los colaboradores parroquiales por la preparación de los niños de confirmación y primera comunión y, en general, por todo el hermoso trabajo pastoral en la parroquia. Una parroquia muy viva y dinámica que ha dado al Patriarcado buenos sacerdotes y a la sociedad personalidades de calidad, como eminentes profesores y ministros. Por otra parte, el obispo Marcuzzo, exrector del seminario de Beit Jala, tuvo el placer de encontrar aquí un buen número de sus antiguos seminaristas, que, con su buena formación en el seminario, se han convertido en cooperadores cualificados y apreciados en el servicio de la parroquia y la escuela.

De nuestro corresponsal en Samaria.

(Traducción del francés por Daniel Berzosa, del Santo Sepulcro)

Fotografías de Th. M.

P1370318.JPGP1370320.JPGP1370332.JPGP1370333.JPGP1370340.JPG
P1370351.JPGP1370363.JPGP1370369.JPGP1370377.JPGP1370382.JPG

P1370401.JPG

P1370403.JPGP1370404.JPGP1370411.JPGP1370412.JPG