Pages Menu
Categories Menu

Posted on 22 Apr 2013 in Diócesis, Noticias de las parroquias

La Iglesia en Rehovot, oculta y feliz

La Iglesia en Rehovot, oculta y feliz

rehovot_chapel-300x200REHOVOT.- Sábado, 20 de abril de 2013 por la tarde, el padre David Neuhaus, S.J., vicario patriarcal latino para los católicos de lengua hebrea, celebró la misa para la pequeña comunidad católica de Rehovot.

Rehovot, una gran ciudad del centro de Israel, es conocida por acoger el Instituto Weizmann, un prestigioso centro de investigación científica. La ciudad, fundada en 1890, cuenta con unos 114.000 habitantes.

Como en muchas ciudades de Israel hoy, algunos habitantes de Rehovot son católicos. La mayoría son inmigrantes de Asia, sobre todo, filipinos e indios. También, hay estudiantes católicos del Instituto Weizmann. Hace 15 años, la Capellanía Filipina inició la celebración regular de misas en Rehovot, y hace unos años, la comunidad comenzó a alquilar una pequeña tienda en un edificio residencial, que transformó en la Capilla Santa Teresa del Niño Jesús. Ahora, se celebra la misa de domingo todos los sábados por la tarde para la comunidad, compuesta en su mayoría de filipinos, algunos indios y estudiantes extranjeros. Los padres salesianos y los seminaristas de Jerusalén se encargan de la misa y un comité local organiza la liturgia y la merienda posterior.

La santa misa se celebró, pese a la lluvia, con una capilla llena y algunos fieles de pie fuera. El padre Neuhaus destacó la importancia de la presencia cristiana del amor y el servicio en el seno del pueblo judío, para lograr un nuevo tiempo de diálogo judeo-cristiano. El 20 de abril de 2013, el padre Neuhaus, como coordinador de la Pastoral de los Emigrantes e responsable directo de la Capellanía Filipina, visitó la capilla y celebró la misa del domingo. Fue recibido, en primer lugar, por el comité ejecutivo, y a cuyos miembros escuchó hablarle de sus vidas y trabajos en Israel. Todos están en Israel desde hace varios años y hablan hebreo. Todos trabajan para familias, cuidan ancianos y discapacitados.

Tras la santa misa, se había preparado una magnífica merienda; donde esta joven y vibrante comunidad católica en Tierra Santa pudo seguir confraternizando.

Fuente: Vicaría de Lengua Hebrea

(Traducción del francés por Daniel Berzosa y López, Cab. Com. Santo Sepulcro)