Pages Menu
Categories Menu

Posted on 26 Mar 2013 in Proyectos

Guardería y jardín de infancia rehabilitados en Haifa

Guardería y jardín de infancia rehabilitados en Haifa

Después de los trabajos

Después de los trabajos

HAIFA.- El Patriarcado Latino de Jerusalén ha terminado las obras de rehabilitación de una de las guarderías y jardines de infancia que tiene a su cargo hace unos meses en Haifa. El proyecto era urgente porque debía responder a las medidas de seguridad exigidas por el Ministerio de Educación bajo amenaza, en un plazo más o menos a corto, de cierre.

El jardín de infancia y la guardería del Patriarcado acoge a 84 niños. Tienen entre 2 y 5 años. Son cristianos o musulmanes y todos vienen de Haifa o de los alrededores. “Los trabajos eran urgentes”, dice Mirvat Shuqha, la responsable del centro. “Hemos luchado por mantener este centro”. De hecho, la insalubridad de los espacios podía conducir al cierre y “los niños se habrían quedado muy tristes de no poder venir más aquí”. Hay siete personas empleadas para llevar la casa, que abrió sus puertas hace 23 años, en 1989. El proyecto de restauración ha durado un mes, entre finales de agosto y finales de septiembre, y ha respondido a muchas necesidades:

– Rehabilitar el área de juego del jardín de infancia, adecentar el suelo, pintar las paredes con colores vivos y alegres, adecuados a los niños pequeños, asegurar los cerramientos para prevenir cualquier incidente.

– Hacer obras en el interior del edificio de la guardería, renovar la cocina y los cuartos de baño, reforzar la seguridad y estado de las instalaciones, volver a pintar las ventanas y balcones.

– Rehacer el suelo del patio delante de la guardería, que estaba agrietado, y cambiar las áreas de juego del exterior.

La seguridad por encima de todo

Los responsables del proyecto de rehabilitación han debido tomar decisiones en función del presupuesto de que disponían. Se han centrado de forma principal en la seguridad de las instalaciones. Una seguridad que, gracias a los nuevos desarrollos, está garantizada a diario. Por ejemplo, se ha instalado un nuevo sistema de cierre en todas las puertas para que ningún niño se pueda quedar encerrados en una habitación. Las nuevas puertas disponen de un sistema que evita que los niños se pillen los dedos. Los juegos se han pintado con una pintura adecuada y saludable. Se han asegurado también las barreras y las ventanas. Se ha puesto de igual modo la atención en el bienestar de los niños y el personal. Se han actualizado los ventiladores y el aire acondicionado, y el sistema de ventilación en los cuartos de baño. Los colores y las pinturas de las paredes se han escogido con mimo para que los niños puedan “ver belleza” a su alrededor.

Los trabajos duraron casi un mes y se terminaron a finales de septiembre. Mirvat Shuqha dice estar “muy feliz” con estos cambios; porque, a partir de ahora y gracias a los donantes, los niños y los empleados se beneficiarán de un lugar que, a la vez que sencillo, ha quedado seguro, agradable y limpio.

Amélie de La Hougue

(Traducción del francés por Daniel de Berzosa, OCSSJ)

Antes de los trabajos

Antes de los trabajos

Durante los trabajos

Durante los trabajos