Pages Menu
Categories Menu

Posted on 19 Mar 2013 in Iglesia, Noticias del Santo Padre, Patriarca

S.B. Twal entre los 180 concelebrantes de la misa de inauguración del Santo Padre

S.B. Twal entre los 180 concelebrantes de la misa de inauguración del Santo Padre

Messe-inauguration-pape-François-300x150ROMA.- Cientos de miles personas acudieron a la plaza de San Pedro para asistir este martes, 19 de marzo, a la misa de inauguración del ministerio petrino del papa Francisco, seis días después de su elección. El patriarca latino de Jerusalén, Mons. Twal, ha querido desplazarse para saludar al nuevo Sumo Pontífice.

Justo después de celebrar ayer en la basílica del Santo Sepulcro una misa de acción de gracias por la elección del nuevo papa Francisco, el patriarca Twal voló a Roma para participar en la misa inaugural del Santo Padre. Plaza de San Pedro, mañana del 19 de marzo, solemnidad de San José, 180 cardenales, patriarcas y arzobispos concelebraron con el papa Francisco. En su homilía, el Soberano Pontífice recién elegido, llamó a todos a ser “guardianes”, “custodios” a imagen de san José, protector de la Sagrada Familia. Una vocación que “corresponde a todos”. Se trata de aprender a “custodiar toda la creación (…), custodiar a la gente, el preocuparse por todos, por cada uno, con amor, especialmente por los niños, los ancianos, quienes son más frágiles y que a menudo se quedan en la periferia de nuestro corazón”. Y el Papa repetidamente marcado por los aplausos de 200.000 fieles: “No debemos tener miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura“. Por último, el Santo Padre concluyó con palabras de esperanza, que parecían estar directamente dirigidas a la Iglesia en Oriente Medio: “También hoy, ante tantos cúmulos de cielo gris, hemos de ver la luz de la esperanza y dar nosotros mismos esperanza”.

Los patriarcas católicos orientales reunidos en Roma

La víspera de la misa inaugural del papa Francisco, los patriarcas católicos orientales (o sus representantes) presentes en Roma para la ocasión se reunieron por iniciativa de su beatitud Gregorio III, patriarca melquita de Antioquía y de todo Oriente, de Alejandría y de Jerusalén. La reunión se celebró en la iglesia melquita de Santa María en Cosmedín a las cuatro de la tarde. Los jefes religiosos se centraron principalmente en el estudio y análisis del papel de las iglesias ante las graves crisis que atraviesa en la actualidad la región del Próximo y Medio Oriente, y se refirieron a la necesidad de tener una cumbre árabe cristiano-musulmana. Los patriarcas destacaron la urgencia de encontrar una solución pacífica a la guerra siria y al conflicto palestino-israelí, fuente de tantas otras crisis. Una manera, también, de alertar a la comunidad internacional sobre la sensible cuestión de la protección de la presencia cristiana en la región.

Amélie de La Hougue

(Traducción del francés por Daniel de Berzosa, OESSH)