Pages Menu
Categories Menu

Posted on 27 Feb 2013 in Diócesis, Noticias de la diócesis

Alegría en Rameh por “abuna” Ilario: “Mabruk”, “mustaheqq”, “aktios”, “dignus”

Alegría en Rameh por “abuna” Ilario: “Mabruk”, “mustaheqq”, “aktios”, “dignus”

Ilario despedidaRAMEH.- Radio Vaticano anunció el nombramiento de don Ilario Antoniazzi como arzobispo de Túnez a las 12 horas (de Roma) del 21 de febrero. Como un rayo, la noticia se transmitió de persona a persona, de casa en casa, de móvil a móvil, de computadora a computadora. En muy poco tiempo, los obispos y sacerdotes vecinos, estudiantes de la escuela, feligreses y algunos funcionarios se apresuraron a la casa parroquial y al patio de la iglesia latino de Rameh para felicitar al nuevo obispo.

Cuando llegó el obispo Marcuzzo, cuenta, “el patio ya estaba lleno, los niños estaban exultantes y cantaban, todos estaban alegres. Se oía por todos lados una marea de famosas expresiones orientales y bíblicas: Mabruk alf mabruk, aktios, mustaheqq wa mustahall y hasta en latín: Dignum et iustum est. Alegría y felicitaciones, sin duda; pero también hubo mucha emoción, muchos ojos húmedos y aun lágrimas que brillaban. La prensa local también había llegado ya y comenzó una fiesta espontánea, de alguna manera dirigida por el director de la escuela, Jiries Mansur”.

El obispo G. B. Marcuzzo leyó sintetizado el nombramiento oficial que aparecía en el Vatican Information Service (VIS) y la comunicación oficial del Patriarcado. Y, también muy emocionado, expresó a don Ilario, “en nombre de S.B. el patriarca, los obispos auxiliares, los sacerdotes y toda la comunidad del Patriarcado su alegría, su más cordial enhorabuena y sus mejores deseos más fervientes. Asimismo, expresó su felicitación a la parroquia de Rameh que ha dado tres obispos (Mons. Neemeh Simaan, Mons. Marún Lahham y, ahora, Mons. Ilario Antoniazzi), a su familia y a su ciudad natal, San Polo di Piave, que ¡también ha dado tres obispos!”.

Tras las palabras de Mons. Moallem, del P. George Hanna, párroco ortodoxo, de D. Faysal Hijazin y de un alumno, el nuevo arzobispo tomó la palabra, que sonaba vacilante por la emoción. “Todavía estoy sorprendido por la voluntad del Señor para mí, muy emocionado por este nombramiento y responsabilidad que el Papa y la Iglesia echan sobre mis hombros, muy conmovido por el testimonio de vuestro afecto y afectado, también, por tener que dejar Rameh, Galilea y Tierra Santa como tanto quiero”. En ese momento, un nudo de emoción en la garganta le impidió seguir. Los asistentes lo animaron con un caluroso aplauso. Luego, tomó el micrófono para explicar brevemente las armas de su escudo episcopal, que representan gráficamente sus orígenes (la torre) y sus encargos pastorales en Jordania, Galilea y, ahora, Túnez, y dio las gracias a todos en general y, en particular, a los presentes, y solicitó la oración para él y su nueva diócesis de Túnez, “que también ya ha entrado en mi corazón”, dijo.

La fiesta espontánea terminó, el nuevo arzobispo tuvo que aceptar ser la presa de los periodistas que le preguntaron directamente por los periódicos y sitios web locales, o por teléfono en el caso de la prensa internacional. Huelga decir que, cuando abrió su móvil, se lo encontró lleno con cientos de mensajes. Entre otras, concedió una hermosa entrevista al periodista Nicola Scopelliti, que se puede leer aquí en italiano con traducción al árabe.

Texto de un testigo, fotografías de S.A.K.

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)

136177978655366