Pages Menu
Categories Menu

Posted on 12 Feb 2013 in Actualidad local, Política y sociedad

Del modo como los libros escolares pueden alimentar el conflicto palestino-israelí

Del modo como los libros escolares pueden alimentar el conflicto palestino-israelí

israeliens-et-palestiniens-confrontes-a-l-histoire-de-l-autre-manuel-scolaire-histoire-israel-palestine-300x197Un estudio iniciado en 2009, pero no firmado por el Consejo de Instituciones Religiosas de Tierra Santa (que representa a judíos, cristianos y musulmanes), se hizo público el lunes, 4 de febrero de 2013. Financiado por el Departamento de Estado de Estados Unidos, indica que tanto los libros palestinos como los israelíes solo muestran un lado de la historia, mediante la selección de sucesos. No obstante, tales manuales tampoco contienen demonizaciones recíprocas.

Durante tres años, tres expertos han investigado, escrutado y analizado los libros de texto de ambos pueblos, israelí y palestino: los profesores Sami Adwan, de la Universidad de Belén; Daniel Bar-Tal, de la Universidad de Tel Aviv, y Bruce Wexler, de la Universidad de Yale. En total, 640 manuales (492 israelíes y 148 palestinos) y más de 3000 textos en árabe y en hebreo se han revisado para permitir a los investigadores una lectura transversal de los contenidos impartidos en los colegios israelíes y palestinos, públicos y privados, laicos y religiosos, para comprobar la forma en que sus puntos de partida pueden alimentar las percepciones mutuas del conflicto. Por último, el estudio titulado ¿Víctimas de nuestras propias historias? (ver abajo) muestra que los manuales escolares de ambas partes refuerzan la imagen de un mundo muy maniqueo. Sin llegar a demonizarse mutuamente.

Historia y geografía

Los investigadores constatan que los libros de historia solo dan un punto de vista: “Tanto los libros israelíes como los palestinos presentan una historia nacional unilateral. Los acontecimientos históricos se presentan de forma selectiva para reforzar cada una de las historias nacionales”, afirman los autores del estudio. Por otra parte, “todos los hechos enseñados a los estudiantes son verídicos; pero sólo muestran el lado negativo del otro pueblo, y prácticamente nada positivo”. El informe muestra que la imagen negativa de la otra comunidad y la falta de información sobre ella, y la presentación positiva de su propia comunidad son más pronunciadas en los libros de texto de las escuelas (judías) ultraortodoxas y palestinas, que en las escuelas públicas israelíes.

Los libros de geografía ofrecen una conclusión interesante. Los investigadores estudiaron 83 mapas utilizados en las escuelas palestinas y cerca de 200 estudiados en las israelíes. Solo el 4% de los mapas de los libros de texto palestinos incluyen un estado llamado “Israel” y la línea que marca una frontera. Y, en el campo contrario, solo el 13% de los libros escolares israelíes mencionan los Territorios Palestinos y su delimitación fronteriza. “La falta y la ausencia de información sobre el otro se usan para hacer ilegítima su presencia”, destaca el estudio.

Por otro lado, si la Autoridad Palestina aprovecha este estudio para anunciar una mejora de su sistema educativo, Israel acusa al estudio de no ser profesional y sí parcial. En todo caso, los autores dicen: “Hay mucho que hacer en general en el sistema educativo, y, en particular, con los libros de texto escolares, si las partes en conflicto deciden emprender el camino de la paz”.

Christophe Lafontaine

(Traducción del francés por Daniel Berzosa, OCSSJ)

Si desea saber más, el estudio está disponible en inglés, árabe hebreo.