Pages Menu
Categories Menu

Posted on 6 Feb 2013 in Diócesis, Noticias de la diócesis

Religiosos de distintos ritos cristianos de Tierra Santa se reúnen por primera vez en Abellín

Religiosos de distintos ritos cristianos de Tierra Santa se reúnen por primera vez en Abellín

Abellín-300x225El 2 de febrero, día de la vida consagrada, religiosos de Tierra Santa se reunieron en Abellín en torno a la figura de nuestra beata María de Jesús Crucificado, para celebrar en un encuentro único, ecuménico, la presentación de Jesús en el Templo y renovar sus votos.

La reunión del 2 de febrero en Abellín fue un gran estreno. Por primera vez, cerca de 200 religiosos de diferentes ritos se reunieron en Galilea para renovar sus votos de vida consagrada en torno a la beata María de Jesús Crucificado. La iniciativa partió de la Comisión Episcopal de Religiosos, encabezados por el padre Joseph Nguyen Con Doan, S.J.; asistido por los padres Tardivy, O.P., y Felet, S.J.C.

La jornada comenzó con una visita a las ruinas de la casa de la beata María de Jesús Crucificado en Abellín, quien es símbolo por excelencia “de la vida de fe y de contemplación” según las palabras del obispo Marcuzzo. En la procesión de las candelas que siguió, Mons. Marcuzzo destacó el significado de la fiesta, la presentación de Jesús en el Templo, y explicó con consiste a la vez en “presentación” y “encuentro” (en griego se habla también de la “fiesta del encuentro”). El obispo auxiliar insistió en la irradiación y luz que los religiosos pueden llevar a su vida consagrada, en particular a través de los encuentros que tienen todos los días.

Mons. Elias Chacour, arzobispo melquita de Akka, presidió la divina liturgia en rito bizantino en la iglesia del Sermón de la Montaña de Abellín, acompañado de Mons. Marcuzzo y Mons. Moussa El Hage, arzobispo maronita, y de muchos sacerdotes. En ese acto, los religiosos de los diferentes ritos renovaron sus votos. A la liturgia, siguió un rato de hermandad, animado por el grupo Shalom…, que despertó el entusiasmo de los reunidos con la representación musical del “Canto de Erea”.

A las tres de la tarde, todas las comunidades se dirigieron a Nazaret para orar un rato en la gruta de la basílica de la Anunciación, al que siguió la celebración de las vísperas y una sesión bíblica en el Centro María de Nazaret.

Los religiosos manifestaron su “alegría” por esta jornada intereclesial “organizada juntos” y sentirse tocados de poder vivir este “momento fuerte en el Año de la Fe”.

Las religiosas se reúnen en Jerusalén

2-fev-custodie-300x199El mismo día, en Jerusalén, la Unión de Religiosas había invitado a todas las congregaciones a la parroquia franciscana del Salvador para celebrar juntas la alegría de su consagración. En una iglesia completamente abarrotada, las religiosas dieron gracias por su vida consagrada a Dios en una misa celebrada en varios idiomas y presidida por el custodio, el padre Pierbattista Pizzaballa.

En su homilía, el custodio presentó a Ana y Simeón como un ejemplo de la espera del Señor, e invitó a la asamblea a reflexionar sobre esta cuestión: “Y nosotros, ¿qué esperamos?”. El custodio recordó con fuerza que el Espíritu Santo que guió a Simeón es también Aquel que guía nuestra vida, nos anima y nos hace avanzar. El Espíritu también puede pasar a través de nuestras pruebas en nuestras comunidades, los momentos de tensión o las incomprensiones. Y concluyó refiriéndose al papel del sufrimiento que nunca se apartó de María según la profecía de Simeón: “¡Una espada te atravesará el corazón!” (Lc 2, 34‑35). Un sufrimiento que “podemos vivir sin embargo con fe” y ofrecer “sobre todo en esta tierra, en esta región”.

Amélie de La Hougue

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)

Ibillin album