Pages Menu
Categories Menu

Posted on 9 Jan 2013 in Diócesis, Noticias de la diócesis

Los salesianos celebran san Esteban en Beit Jemal

Los salesianos celebran san Esteban en Beit Jemal

Salesianos por san Esteban 300x225BEIT JEMAL.– El domingo, 26 de diciembre de 2012, Mons. Giacinto Boulos Marcuzzo, vicario patriarcal para Israel, celebró la fiesta de san Esteban en la capilla de San Esteban del convento salesiano de Beit Jemal. Según la tradición, las investigaciones y los recientes descubrimientos, el convento se asentaría en el lugar donde se depositó el cuerpo del santo.

El padre Pier Giorgio Gianazza, superior vice-regional de la orden salesiana; el padre Giuseppe Giorgis, superior del convento de Beit Jemal, y el padre Abdel Masih Fahim, párroco de Ramleh, celebraron la misa de san Esteban el domingo, 26 de diciembre, junto con los superiores salesianos de los monasterios de Tierra Santa… También asistieron sacerdotes, hombres y mujeres de otras parroquias, en algunos casos muy distantes. En su homilía, Mons. Marcuzzo se preguntó cómo prepararse para ser iluminados por el ejemplo de san Esteban en este Año de la Fe. “¿Hasta qué punto estoy dispuesto a amar a Jesús como el protomártir, no solo en mis sentimientos y opiniones, sino también en el testimonio de mi vida diaria?”.

Navidad y la fiesta del martirio

El obispo conectó la Navidad con el martirio de san Esteban, y citó a san Fulgencio de Ruspe, un padre de la Iglesia, diciendo que Jesucristo es “el rey que nos ha dado el don del amor que guía a las personas a la comunión con Dios…”. Subrayó que Esteban obtuvo la corona del martirio y el amor frente a sus acusadores, miembros de la sinagoga, para los que tuvo a bien orar a ellos. Mons.

Marcuzzo también felicitó a los salesianos que proclaman el nombre de Dios, y citó al padre Domenico Dedzoto, en especial por la difusión de la Biblia en diferentes idiomas entre los visitantes. Enlazar el martirio de san Esteban y el Año de la Fe, según explicó el obispo, es uno de los indicadores más importantes de la verdad de nuestra fe.

Tras la santa misa, Mons. Marcuzzo invitó a todos los presentes a un almuerzo, al que se incorporó Mons. Enrico dal Covola con algo de retraso por un viaje privado.

Texto y fotografías: Padre Danny, salesiano

(Traducción del francés por Daniel Berzosa y López, OCSSJ) 135719842750229-300x225