Pages Menu
Categories Menu

Posted on 18 Dec 2012 in Diócesis, Noticias de las parroquias

Stella Maris, la nueva parroquia de Aqaba, inaugurada por el patriarca

Stella Maris, la nueva parroquia de Aqaba, inaugurada por el patriarca

AQABA.– El viernes, 14 de diciembre de 2012, san Juan de la Cruz, el patriarca Twal, acompañado de cuatro obispos, entre los que estaba Mons. Lahham, vicario de Amán, inauguró la nueva parroquia Stella Maris, de Aqaba, en Jordania. Así, por primera vez, y después de dos años de trabajo, los cristianos de Aqaba podrán celebrar la Navidad con su párroco, el padre Issam Zoomot, en su propia iglesia.

Fue el 15 de mayo de 2011, san Isidro Labrador. El patriarca Twal puso entonces la primera piedra de lo que es, más de un año y medio después, la nueva parroquia de Aqaba: la iglesia Stella Maris. Después de casi dos años de trabajo y esfuerzos, gracias a la generosidad de muchos donantes, la iglesia Stella Maris, de formas modernas y luminosidad deslumbrante, ha abierto sus puertas. El 14 de diciembre, el patriarca, acompañado de cuatro obispos (Mons. Lahham, obispo auxiliar en Amman; Mons. Marcuzzo, obispo auxiliar en Nazaret; Mons. Sayegh, obispo auxiliar emérito, y Mons. Al-Ayyash, arzobispo graco-melquita católico de Amán) y una veintena de sacerdotes, inauguró la nueva iglesia y celebró la santa misa. Los 450 asientos de la parroquia Stella Maris estaban todos ocupados. Tanto por las autoridades civiles y musulmanas de Aqaba, como por los cristianos que llegaron en autobús desde toda Jordania. Y, por supuesto, por los propios feligreses.

En sus palabras de saludo, el párroco, padre Zoomot, que celebraba la misa desde hacía varios años en una gran sala, compartió su alegría con sus fieles por tener una nueva parroquia. Dio las gracias a todos los que han contribuido a la construcción de esta iglesia, y, en especial, al arquitecto Osama Twal y su equipo, y a los generosos donantes, entre los que destacan principalmente la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén respecto del edificio y los cristianos locales respecto del mobiliario. En su homilía, el patriarca dio las gracias también a todos los que han aportado su piedra al edificio. Mons. Twal ha subrayado que este tiempo de Adviento es propicio para la inauguración de la parroquia Stella Maris. El Adviento, que anuncia el nacimiento de Jesús, llama a dar gracias por el nacimiento de esta nueva parroquia.

¿Por qué construir una iglesia en Aqaba?

En primer lugar, porque el número de cristianos aumenta en Aqaba. “Esta es una ciudad del futuro”, asegura el patriarca. Muchos jordanos se vienen a vivir a Aqaba; donde encuentran trabajo y, entre ellos, las familias cristianas. Aqaba es una ciudad estratégica por su situación: ciudad portuaria, situada en la frontera de Israel y no lejos de Egipto, atrae a los jordanos y ofrece también empleo a muchos inmigrantes. Los católicos de Filipinas y Sri Lanka son alrededor de 300, que se suman a los cristianos locales, que representan el 2% de la población de la ciudad.

La nueva iglesia Stella Maris, situada a pocos minutos del mar, será también “un testimonio y un lugar de acogida” espiritual para los cristianos de paso, explica el patriarca, y, en particular, para los muchos turistas que vienen a pasar unos días o la temporada a la ciudad costera, atraídos por el mar Rojo y Wadi Rum.

Construir la Iglesia, con i mayúscula, todos los días

Como afirmó Mons. Twal de regreso a Jerusalén después de la inauguración, la construcción de la nueva iglesia Stella Maris “anuncia el futuro”. En el sentido de que, acompañados de su párroco, los feligreses deben ahora “apropiarse del edificio y encarnarlo”. Y, así, edificar la Iglesia con i mayúscula, con una vida parroquial, mediante la acogida y desarrollo de movimientos, como los exploradores, los grupos de oración para jóvenes, las legiones de María, etc. Se ha construido precisamente una gran sala en el sótano de la iglesia para acoger las fiestas cristianas: bodas, comuniones u otros. “Este lugar será un punto de referencia para los cristianos”, afirma Mons. Twal. Comenzando por la Navidad. En ocho días, Stella Maris, la estrella del mar, brillará para recibir, primera vez, al Príncipe dela Paz.

Amélie de La Hougue

(Traducción del francés por Daniel de Berzosa, OCSSJ)