Pages Menu
Categories Menu

Posted on 15 Dec 2012 in Actualidad local, Política y sociedad

Navidad: un vino de paz para eliminar el flagelo de las minas

Navidad: un vino de paz para eliminar el flagelo de las minas

TIERRA SANTA.- Heidi Kuhn, fundadora de la organización “Roots of Peace” (“Raíces de Paz”) se reunió ayer con Mons. Shomali en el Patriarcado Latino de Jerusalén.  La organización lleva a cabo un proyecto para librar al país de minas antipersonales y reemplazarlas con vides. Un gesto de paz celebrado por la Iglesia local unos días antes de Navidad.

“De las espadas forjarán arados; de las lanzas, podaderas” (Isaías 2, 4). Este versículo de Isaías podría resumir la tarea de la organización internacional “Raíces de la Paz”, cuyo leitmotiv es “Demine ~ Replant ~ Rebuild ” (“Limpiar de minas ~ Replantar ~ Reconstruir”). Más allá de quitar las minas, la organización ayuda a reconvertir los campos de minas en viñedos, y, así, contribuye a impulsar la economía local de las zonas minadas de Tierra Santa (sobre todo, en el Golán, a lo largo del Jordán y en la zona de Belén y Houssan).

Antes de viajar a Belén para participar en una “vigilia de candelas” y encomendar este proyecto en oración, Heidi Kuhn, fundadora de la organización, se reunió con Mons. Shomali. El obispo auxiliar para Jerusalén reconoce que “esta visita permite, en este tiempo de Navidad, que nos alegremos con  este germen de paz para que nuestra tierra se convierta en un lugar de vida y no más de muerte”. De hecho, se calcula que Tierra Santa alberga alrededor de 1,5 millones de minas que impiden el acceso a más de 50.000 hectáreas de tierra productiva. En “Qasr al-Yahud”, tradicionalmente considerado el sitio del bautismo de Cristo, aún habría 500.000 minas dispersas.

Una campaña de limpia de minas, en parte financiada desde Estados Unidos, es posible gracias a la aprobación de las autoridades israelíes y palestinas en la zona de Belén. El proyecto se financia, entre otras, por donaciones privadas de personas residentes en Estados Unidos. Una vez que los campos estén libres de minas, se plantarán viñas.

Mons. Shomali celebra la iniciativa: “Este proyecto concreto de paz, tanto para los habitantes de Israel como de Palestina, es muy bueno; en especial, porque aleja de las familias la amenaza que planea sobre sus vidas y la integridad física de los suyos”.

Christophe Lafontaine

(Traducción del francés por Daniel Berzosa, OCSSJ)