Pages Menu
Categories Menu

Posted on 7 Dec 2012 in Centro Catequético, Diócesis

El Centro Catequético del Patriarcado Latino trabaja en la interactividad

El Centro Catequético del Patriarcado Latino trabaja en la interactividad

JERUSALÉN.- En 1994, por iniciativa del Patriarcado Latino de Jerusalén, se creó el Centro Catequético para servir a las parroquias, las escuelas y los catequistas. Está dirigido por la H. Virginia, hermana del rosario, desde 2005, y trabaja en cooperación con la Comisión Diocesana para la Educación Religiosa. El centro cubre Jerusalén y los Territorios Palestinos y opera unido al centro de Nazaret para Israel y el de Jordania.

El centro ha crecido significativamente en los últimos años para organizar las diversas actividades de catequesis, sistematizarlas y, así, poder dar más frutos. Se ocupa de las siguientes actividades:

– El seguimiento de la educación religiosa cristiana en las escuelas.

– La producción de materiales educativos para los catequistas.

– La coordinación de las distintas actividades de catequesis.

– La formación de los catequistas (educación, espiritualidad, doctrina) de una manera profesional.

Modernizar los métodos de enseñanza para que sean más interactivos

Los catequistas, según la H. Virginia, son muy numerosos: entre 50 y 60. El reto no es tanto encontrarlos, sino estar seguros de su buena formación. “Es necesario que su actitud moral, espiritual se corresponda con lo que enseñan. A menudo digo a los catequistas: no sois como un profesor de geografía o matemáticas, debéis encarnar lo que enseñáis“. Cursan cuatro años de formación en estudios religiosos, en su mayor parte en la Universidad de Belén. Durante todo el año, reciben formación continua por la H. Virginia, que cuenta con dos maestrías en Ciencias Religiosas y Teología Pastoral, especializada en catecismo, por la Universidad Pontificia de Roma.

Sor Virginia está empeñada en modernizar la educación, en hacerla más interactiva. “Aquí, tenemos la suerte de tener tres horas a la semana de clase de religión en las escuelas, así que tenemos que aprovecharlo”. Pone a disposición de los catequistas todo un arsenal de medios: carpetas con oraciones según el tiempo litúrgico, armarios de dibujos bíblicos para todas las edades, juegos y cuestionarios sobre las Escrituras. El año pasado, tres comités organizaron concursos de villancicos en Ramala, Jerusalén y Belén. Los propios jóvenes compusieron e interpretaron tanto las letras como la música. “El catecismo es una manera de ayudar a los jóvenes a descubrir sus talentos y, luego, invitarlos a hacerlos fructificar para la sociedad y la Iglesia“, dice la H. Virginia.

Los desafíos actuales

Cuando se le preguntó cuáles son los desafíos actuales a los que se enfrenta el Centro Catequético, sor Virginia cita tres grandes retos:

– La complejidad de la situación política (en espera de permisos para los catecismos, territorios separados…).

– Las dificultades financieras que limitan ciertas acciones.

– El desafío de la calidad de los docentes.

“Cada dificultad,  confía sor Virginia, es una manera para mí de encontrar otro camino”. La energía dela H. Virginia y su “fe en la Providencia” la impulsan a encontrar siempre nuevos proyectos relacionados también con la vida dela Iglesia.

Un documento para el Año de la Fe

Un documento especial por el Año dela Fe se presentará también en breve a todos los catequistas, dice el director del centro. El objetivo: promover a través de una herramienta práctica y fácil la utilización de tres ejes de reflexión para los niños. Y esto durante todo el año:

– Aprender a conocer su fe para vivirla de forma personal y no sólo intelectual.

– Crecer en su fe. El documento presentará diferentes modelos de santos, como S. Agustín, una figura muy sugerente para los jóvenes. “Tuvo una vida disoluta y difícil, tuvo algunas dudas sobre la fe, como algunos de nuestros jóvenes; pero, al final, fue atrapado por el amor de Dios y dio frutos inconmensurables”, explica Sor Virginia.

– Cómo vivir su fe en la Iglesia y en la sociedad, apoyándose en las Escrituras. “A menudo, nuestros alumnos ignoran que la Escritura es fuente de la vida; se necesita volver a esta fuente”.

Sor Virginia ya ha previsto que el Año de la Fe concluya con un gran festival donde se presenten todas las actividades que se surjan de él. Con un eje particular en el bautismo, para subrayar así la renovación en cada uno que habrá animado el Año de la Fe.

Amélie de La Hougue

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)