Pages Menu
Categories Menu

Posted on 4 Dec 2012 in Diócesis, Escuelas

Una escuela en Rameh, un sueño hecho realidad

Una escuela en Rameh, un sueño hecho realidad

Rameh.-  La nueva escuela del Patriarcado Latino en Rameh (Alta Galilea) se inauguró oficialmente el jueves, 29 de noviembre de 2012. El cardenal Edwin O’Brien, gran maestre dela Ordende Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén, y el patriarca Fouad Twal bendijeron el edificio, en presencia de Mons. Marcuzzo, vicario patriarcal para Israel e ¡ impulsor del proyecto desde hace 18 años! Reseña de una auténtica odisea.

La inauguración de la escuela de Rameh fue uno de los puntos culminantes de la visita del cardenal O’Brien a Tierra Santa. La centro escolar es el resultado de un viejo sueño al fin realizado. Los trabajos han llevado dos años (2009 – 2011) después de que el papa Benedicto XVI bendijese la primera piedra en la misa de Nazaret, el 14 de mayo de 2009, con motivo de su peregrinación a Tierra Santa. El jueves, 29 de noviembre, para la inauguración oficial, además de los obispos, asistieron sacerdotes, religiosos, clérigos  drusos y musulmanes, y un gran número de personas del mundo de la cultura y muchos directores de los colegios de Galilea, sin olvidar la importante presencia de los habitantes de Rameh y los padres de los alumnos.

Rameh puede estar orgullosa de su paciencia. Se han necesitado 18 años para que el proyecto culminase. Todo comenzó entre 1994 y 1995. Mons. Giancinto-Boulos Marcuzzo, entonces joven vicario patriarcal para Israel, recuerda “que fue literalmente inundado con peticiones de la comunidad Rameh (cristianos y drusos) para construir una escuela”. Ante ello, el joven obispo lo trasladó al patriarca de la época, Mons. Michel Sabbah. Este le confió la tarea de elaborar “un estudio sobre la situación de las escuelas cristianas en Galilea y un plan para el presente y el futuro”. Mons. Marcuzzo preparó un “plan de recuperación“, donde mencionada que el Patriarcado Latino padecía un significativo retraso en la construcción de las escuelas hasta secundaria en Galilea. El plan se presentó al Gran Magisterio de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro y el cardenal Furno, gran maestre dela Ordenen aquel momento, estuvo de acuerdo en principio en 1995 pendiente de “una visita sobre el terreno” en Tierra Santa.

«Una gran alegría para todo el pueblo»

Como resultado, después de la escuela Reineh ya en construcción, se anunció el proyecto de un nuevo colegio en Rameh para 1999 – 2000 en la fiesta escolar de junio de 1995, “para gran alegría de todo el pueblo”, dice Mons. Marcuzzo. Esto sin contar las necesidades de la escuela secundaria de Kerak, que se advirtieron prioritarias ni la segunda Intifada de 2000, que afectaron la vida de las escuelas palestinas. Hasta el curso 2005/2006 no se obtuvo el permiso para ampliar la vieja escuela mediante la adición de una planta adicional. En 2008, los recursos financieros y la autorización ministerial para construir la nueva escuela secundaria necesitaron dos años de preparación y dos años de trabajo. Según Mons. Marcuzzo “se termina una auténtica odisea y se hace realidad un sueño, por fin”. Además de la ampliación, el nuevo edificio constará de cuatro plantas una sala polivalente para el uso de la parroquia y la escuela, laboratorios, aulas y oficinas administrativas. Los alumnos podrán continuar sus estudios hasta secundaria, lo que permite a las familias quedarse en el pueblo. A continuación, los estudiantes que lo deseen podrán pasar a la universidad, que se encuentra en Haifa.

Emociones

Rameh, al norte de Galilea, tiene 8.000 habitantes, el 51% cristianos, el 29% drusos y el 20% musulmanes. En el centro de la población, la escuela desempeña un papel fundamental para la unidad de sus habitantes. El día de la inauguración, el padre Illario Antoniazzi, párroco latino de San Antonio y director general de las escuelas del Patriarcado Latino en Israel, y el coordinador jefe de la nueva escuela de Rameh dijeron sentirse embargados por la emoción “al ver a cristianos, musulmanes y drusos, orando con el patriarca y el cardenal, al único Dios y pidiéndole la gracia de que bendiga la escuela y otorgue muchas gracias a los maestros y estudiantes” (aquí su testimonio en italiano). Hoy, la escuela cuenta con 650 estudiantes de Rameh y sus alrededores. En Rameh, hay 141 familias cristianas. Una cifra “en aumento” dijo el padre Antoniazzi. Tener una escuela aquí evita a las familias cristianas que deban abandonar la región.

En su discurso, el patriarca dijo que “la escuela no es sólo un lugar de aprendizaje, sino también un lugar de diálogo entre las religiones y la cultura, que siempre debe estar al servicio del hombre y la construcción de nuevos puentes de amistad y amor para todos, sin distinción”. Y el cardenal O’Brien, emocionado por esta confraternización, se confió así: “Había preparado mi discurso por escrito, pero cuando he visto la multitud, los fieles de las diferentes religiones vivir juntos en alegría y hermandad, cuando he visto el entusiasmo de padres y alumnos, he dejado de lado mi discurso y mi corazón… ha hablado”.

Christophe Lafontaine

(Traducción del francés por Daniel Berzosa y López, OCSSJ)