Pages Menu
Categories Menu

Posted on 1 Dec 2012 in Diócesis, Escuelas, Orden del Santo Sepulcro

Universidad, parroquia y seminario: una jornada cargada de visitas para el cardenal O’Brien

Universidad, parroquia y seminario: una jornada cargada de visitas para el cardenal O’Brien

Antes de ayer, 28 de noviembre, el cardenal O’Brien, que continúa su estancia en Tierra Santa, inauguró el nuevo edificio de la Universidad de Belén, acompañado de los obispos auxiliares Mons. Shomali y Mons. Marcuzzo. El cardenal visitó luego el seminario de Beit Jala y la parroquia de Beit Sahour.

Belén.- A las tres de la tarde de antes de ayer, el cardenal O’Brien inauguró un nuevo edificio en la Universidad de Belén. Estuvo acompañado del nuevo delegado apostólico, Mons. Lazzarotto, quien también es el canciller de la universidad. Mons. Shomali y Mons. Marcuzzo, obispos auxiliares vicarios para Jerusalén y Nazaret, respectivamente, también asistieron. El cardenal O’Brien, como gran maestre de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén, representaba a los muchos donantes de la Orden sin los cuales no hubiera sido posible el desarrollo del nuevo edificio de la universidad. En su intervención, el cardenal recordó que “la segunda misión de la Iglesia, después de bautizar, es enseñar”, según la cita de san Mateo (28, 20): “Haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado”. La Universidad de Belén persigue este objetivo. “Tiene como misión enseñar con calidad, sin discriminación de estudiantes y, añadió, por eso, el Gran Magisterio de la Orden del Santo Sepulcro ha decidido apoyar este proyecto”.

Los donantes, además de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro, provienen de todo el mundo, en especial de España. Entre ellos, citamos a la Fundación española para la Promoción Social de la Cultura (FPSC), cuya presidenta, Pilar Lara Alén, estuvo presente. Y, también, la iglesia de la archidiócesis de Colonia, el pueblo estadounidense a través de USAID, la fundación suiza George Wick, los Emiratos Árabes Unidos…

La Universidad de Belén es la primera universidad fundada en Palestina. Católica, ofrece una educación de calidad y, desde hace 10 años, con la introducción de nuevos programas académicos y títulos profesionales, ha experimentado un fuerte crecimiento del 45%. Para dar cabida a este aumento y, en especial, para participar en el proyecto de varios millones de dólares de la facultad de Educación para mejorar la enseñanza en Palestina, la universidad ha decidido construir un edificio nuevo con éxito. Después de dos años de trabajos, el edificio entró en servicio en enero de 2012 y se inauguró el miércoles. Cuenta con 8 clases equipadas con las últimas tecnologías, y un centro de recursos para profesores.

Tras las palabras de bienvenida del vicepresidente ejecutivo, Dr. Michael Sansur, y vicecanciller, hermano Peter Bray, los invitados escucharon los discursos de los distintos responsables de proyectos y de los donantes. Siguió un momento de oración con la ceremonia de la dedicación propiamente dicha y la bendición del edificio.

La Universidad de Belén también celebró el miércoles el “Proyecto de perfeccionamiento escolar de Primaria y Secundaria en Palestina“. Este proyecto implica durante más de 4 años (2010-2014) a 118 escuelas del sur y centro de Cisjordania y tiene como objetivo promover la educación en la igualdad de sexos, el desarrollo de los derechos humanos, la democracia, la identidad cultural y la protección del medio ambiente. Este nuevo programa de 4 años beneficia a 22.000 estudiantes y 1.100 profesores, 5.000 padres y 180 estudiantes de la Universidad de Belén.

Parroquia de Beit Shaour y seminario de Beit Jala

Después de su visita a la Universidad de Belén, se esperaba a S. E. R. Edwin Frederick cardenal O’Brien en la parroquia de Beit Shaour; donde fue recibido por el párroco, padre Iyad Twal, acompañado de los feligreses y parroquianos que acudieron en gran número para darle la bienvenida. A la oración en la iglesia, siguió un café tradicional y la visita a la escuela. Aquí, el cardenal habló largo y tendido con los alumnos de las diferentes clases y sus profesores.

Al final de la reunión, se celebró una pequeña fiesta, preparada por los estudiantes, con cantos y danzas tradicionales palestinas.

Por último, el cardenal O’Brien fue a Beit Jala, donde escuchó con sincera emoción el discurso de Bernard, un seminarista mayor palestino-estadounidense, que le expresó toda su alegría por tener la gracia de poder estudiar aquí, en Tierra Santa, para recibir en su día el sacerdocio divino. Fundado en 1852 en Jerusalén y trasladado en 1857 a Beit Jala, el establecimiento cuenta con 43 seminaristas menores y 35 seminaristas mayores, para los que la visita de S. E. R. el cardenal O’Brien, gran maestre de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro, fue un gran honor.

Amélie de La Hougue y Laurent Charnin

(Fotografías de la Universidad de Belén)

(Traducción del francés por Daniel Berzosa y López, OCSSJ)