Pages Menu
Categories Menu

Posted on 1 Dec 2012 in Diócesis, Noticias de las parroquias

Después de la tregua, visita a los cristianos de Gaza

Después de la tregua, visita a los cristianos de Gaza

GAZA.- Domingo, 25 de noviembre, tres días después de la tregua, una pequeña delegación visitó la Franja de Gaza para asistir a la misa dominical en la parroquia latina y recoger las impresiones y testimonios tras la guerra de ocho días.

Queríamos dar una muestra de cercanía a nuestros hermanos y hermanas de la parroquia de Gaza. Tan pronto como pudimos, fuimos a la Franja de Gaza. Nuestra pequeña delegación estaba formada por Lorenzo Ravasini y yo, Andrés Bergamini, de las Familias de la Visitación, y el padre Marcelo Gallardo, provincial del Instituto del Verbo Encarnado. Este último nos precedía desde el viernes, 23 de noviembre, cuando se reunió con su hermano de religión, el padre Jorge Hernández. Pudo visitar en profundidad la comunidad cristiana y darse cuenta con exactitud de las consecuencias de estos ocho días de bombardeos de la operación militar “Pilar Defensivo”.

Nos hemos encontrado a una población marcada por tantos días de ansiedad y miedo, pero aliviados por el fin de los ataques. Los daños materiales de los edificios cristianos se limitan afortunadamente a puertas y ventanas desencajadas, y cristales rotos. Las hermanas del rosario, cuya escuela se ha visto especialmente afectada, al estar junto a un edificio completamente destrozado, nos mostraron las aulas dañadas. Todos, profesores y personal de servicios, se han puesto manos a la obra para reabrir la escuela cuanto antes.

 

El sábado, 24 de noviembre, solo tres días después de que las armas callaran, las escuelas del Patriarcado Latino en Gaza reabrieron sus puertas a los estudiantes. Los niños son los que más han sido más afectados psicológicamente. Algunos han perdido a miembros de sus familias. La directora de la escuela de la Sagrada Familia decidió que los primeros días se dedicarían a actividades de ocio y recreativas, para volver de forma progresiva al ritmo normal de enseñanza, lo que requiere concentración y aplicación.

El ambiente general que hemos percibido en las calles de la ciudad es bueno. La gente hace todo lo posible para reanudar una vida normal. Aquí y allá, en todo el territorio, hemos visto los efectos devastadores de los ataques aéreos. Edificios enteros arrasados: se trata principalmente de las comisarías de policía, edificios públicos (como el Ministerio del Interior), los lugares desde donde se lanzaron los cohetes contra Israel (el estadio, los jardines, los espacios entre las casas). Por supuesto, las casas vecinas también han sufrido daños. Pero lo que no se ve en las calles es el dolor de más de 170 víctimas, cientos de heridos y los traumas psicológicos. Y limpiar el polvo de las ruinas no cura las heridas.

Entre los cristianos, algunos creen que la tregua es un milagro. El Señor ha oído las oraciones, y de un día para otro, las armas han cesado. Ver en la pequeña iglesia dedicada a la Sagrada Familia, el fervor de los fieles, la devoción de los religiosos, la atención puesta en la celebración de la santa misa, la confianza en los rostros, nos ha conmovido. En el cementerio, sin duda con un tono de amarga ironía, ¡los feligreses nos han preguntado cómo habíamos vivido los bombardeos en Jerusalén!

El calor y el cariño con que nos recibieron muestran que las visitas, aunque sean breves, y la comunión de oración, aun de lejos, son muy apreciadas. ¡No podemos dejar en el silencio y el olvido al pequeño grupo de familias cristianas de Gaza! El 16 de diciembre 2012, en dos semanas, volveremos allí para recibir a la delegación del patriarca S. B. Fouad Twal por la tradicional fiesta de Navidad anticipada. Y juntos, llevaremos a nuestros amigos el saludo de todos ustedes.

Artículo de Andrés Bergamini.

Fotografías de A. Bergamini y M. Gallardo.

 (Traducción del francés por Daniel Berzosa, OCSSJ)