Pages Menu
Categories Menu

Posted on 27 Nov 2012 in Diócesis, Noticias de la diócesis

El cardenal O’Brien, gran maestre de la Orden del Santo Sepulcro, en Tierra Santa durante una semana

El cardenal O’Brien, gran maestre de la Orden del Santo Sepulcro, en Tierra Santa durante una semana

JERUSALÉN.- Lunes, 26 de noviembre, S. E. R. Edwin Frederick cardenal O’Brien, gran maestre de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén, fue recibido en el Patriarcado Latino por su beatitud el patriarca Fouad Twal. El cardenal O’Brien  está de peregrinación en Tierra Santa del 26 de noviembre al 2 de diciembre. Por medio de su venida, el patriarca quiere rendir un homenaje a todos los caballeros y damas del Santo Sepulcro.

Lunes, 26 de noviembre de 2012, cinco y media de la tarde; un momento solemne se desarrolla en la puerta de Jaffa. Unos exploradores con gaitas animan la espera de un cortejo oficial. Un prelado desciende de un coche. Suenan aplausos de todas partes.

Aquí está: S. E. R. Edwin Frederick cardenal O’Brien acaba de pisar Jerusalén. Lo recibe su beatitud el patriarca latino de Jerusalén, Mons. Twal; así como sus vicarios y el nuevo nuncio apostólico en Israel y Chipre y delegado apostólico en Jerusalén y Palestina, Mons. Lazzarotto, quien había hecho su entrada solemne en la basílica del Santo Sepulcro esa misma mañana.

La procesión de sacerdotes y religiosos avanza lentamente por la calle con dirección a la concatedral del Patriarcado Latino, donde un público numeroso y recogido recita el Credo del Año de la Fe. A continuación, Mons. Fouad Twal impone simbólicamente la concha del peregrino a su eminencia el cardenal O’Brien, gran maestre de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén, que sucedió en este rango al cardenal Foley. A él corresponde ahora la misión de orientar y dirigir la Orden. A él corresponde también la tarea de asegurar las relaciones de la institución con la Santa Sede y las más altas autoridades eclesiásticas y civiles internacionales.

Entrada en el Santo Sepulcro

Hoy, martes, 27 de noviembre de 2012, dos y media de la tarde; otro momento, también grandioso, acontece. Los kawas hacen sonar sus bastones contra el pavimento de Jerusalén: el cardenal O’Brien va a entrar de forma solmene en el Santo Sepulcro. Después de una visita por la mañana a la Custodia de Tierra Santa y las instituciones cristianas del Patriarcado greco‑ortodoxo y el Patriarcado armenio, es conducido por muchos franciscanos encabezados por el custodio, padre Pierbattista Pizzaballa, a la basílica de la Anástasis. En esta ocasión, el patriarca Fouad Twal ha querido recordar la extrema importancia del acontecimiento, y ha insistido en el carácter inquebrantable de los vínculos existentes entre el Patriarcado Latino y la Orden: “Eminencia”, dice en el discurso que dirige en inglés al cardenal, “quiero darle las gracias, en nombre de los fieles del Patriarcado Latino, por tomarse un tiempo para estar con nosotros, y tomar conciencia de nuestras necesidades. Para nosotros, es una alegría trabajar con su eminencia en el cumplimiento de la misión que el Santo Padre le ha confiado. Estamos especialmente agradecidos por el vivo y generoso interés que su eminencia y el Gran Magisterio, y muchos caballeros y damas de la Orden en todo el mundo, tienen por Tierra Santa. Agradecemos su apoyo y solidaridad con gratitud. Sepa que ponemos nuestra esperanza, nuestras aspiraciones y toda nuestra confianza en su eminencia… Por favor, no nos abandone. Le aseguramos nuestras oraciones en el cumplimiento de nuestra misión común”.

Es cierto, como gusta de recordar a menudo a Mons. Twal, que la Orden de Caballería del Santo Sepulcro está históricamente ligada a la fundación y restitución del Patriarcado Latino de Jerusalén. “Siempre tuvo como fin defender el patriarcado. (…) Vocación que, hoy, continúa realizando mediante el fortalecimiento de las instituciones, la defensa de los cristianos, lo que incluye la construcción de escuelas”.

Inauguración de la escuela de Rameh

De hecho, el jueves, 29 de noviembre, tendrá lugar la inauguración oficial de la nueva escuela del Patriarcado Latino en Rameh (Alta Galilea), que será bendecida por S. E. R. el cardenal Edwin Frederick O’Brien y su beatitud Mons. Fouad Twal, patriarca. Una escuela cuya construcción no hubiera sido posible sin la generosidad de los caballeros y damas de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén.

Los tres últimos días de la visita oficial del cardenal O’Brien se desarrollarán en Jordania, con una parada enla Universidad de Amán y una audiencia con su majestad el rey Abdalá: “Para avanzar en la idea de diálogo entre cristianos y musulmanes”, concluye Mons. Fouad Twal.

Más de 700 conchas de peregrino en un año…

Esta peregrinación es una oportunidad para recordar que, del 1 de noviembre de 2011 al 31 de octubre de 2012, se han distribuido 721 conchas de peregrino a los caballeros y damas de la Orden del Santo Sepulcro, venidos de todo el mundo a Jerusalén. EE.UU., 272 conchas; Italia, 135; Alemania, 67; Francia, 42; Australia, 35; Reino Unido, 31; Países Bajos, 25; Portugal, 20; Austria, 19; España, 18; Luxemburgo, 8; Canadá, 7; Colombia, 7; Puerto Rico, 5; Finlandia, 4; Argentina, 4; Malta, 4; Rusia, 4; Polonia, 3; Colombia, 3; Escocia, 3; Irlanda, 2; Brasil, 1; Islandia, 1; Suiza, 1.

Otro signo de la vitalidad excepcional dela Orden de Caballería del Santo Sepulcro es el anuncio de que tres mil caballeros y damas se reunirán en Roma en 2013, atendiendo a la invitación de su santidad el papa Benedicto XVI.

Laurent Charnin

(Traducción del francés por Daniel Berzosa y López, OCSSJ)