Pages Menu
Categories Menu

Posted on 15 Nov 2012 in Discursos y entrevistas FT, Patriarca

Entrevista al patriarca: «Vivimos en la penuria de un futuro incierto»

Entrevista al patriarca: «Vivimos en la penuria de un futuro incierto»

Su beatitud el patriarca Fouad Twal – noviembre de 2012

Después de un fin de semana de tensiones y violencias, su beatitud Fouad Twal, patriarca latino de Jerusalén habla sobre los últimos acontecimientos en Oriente Medio y las consecuencias para Tierra Santa. 

Nota del editor: La entrevista se realizó antes del ataque israelí a Gaza, en el que murió el jefe militar de Hamas el miércoles 14 de noviembre por la tarde.

1.     Entre las hostilidades hacia Gaza y los disparos de advertencia a Siria, ¿cree que la situación puede degenerar?

Diría que la situación nunca ha sido tranquila, ni normal, ni pacífica. Cada cierto tiempo, tenemos ataques aquí y allá, que son parte de una situación general que es mala. Vivimos en una gran crisis, a menudo compuesta de pequeñas crisis. Como vivimos en lo anormal, es más que normal sufrir este tipo de incidentes en Gaza o en el Golán. Hace falta una solución completa para una paz completa y justa para todos y en todos los lados. Pero, como hoy ninguna solución aparece clara, vivimos en la penuria de futuro incierto.

2.     Jordania acoge ya casi 230.000 refugiados sirios. ¿Cuáles son los retos concretos para el Patriarcado?

Este flujo de refugiados es un problema humano serio. Cientos de miles de refugiados que viven en tiendas de campaña. Otros están en casas alquiladas o con sus familias, ya que hay muchos matrimonios entre jordanos y sirios. Uno puede imaginarse el drama humano y la precariedad de los que se encuentran en una tienda de campaña en el campo de refugiados en Mafraq, en el norte de Jordania. Imagine el calor abrasador del día y el frío de la noche del desierto para una familia con niños. Es un drama humano ante el que no podemos permanecer indiferentes. Mi vicario, siguiendo instrucciones mías, fue a Mafraq para ver esta situación francamente dramática. Debo admitir que Cáritas Jordania, que trabaja con Cáritas Italia, Cáritas Suecia, Cáritas Noruega y las organizaciones humanitarias locales jordanas, realiza un trabajo maravilloso. Recuerdo que el año pasado estas organizaciones dejaron marchar a una cincuenta de voluntarios, porque no había suficiente trabajo. Desde entonces, han llamado a todos. En nuestro caso, como los campos de refugiados no son suficientes, nuestra parroquia de Mafraq ha abierto las puertas de su escuela para alojar a los niños cristianos y no cristianos, que, por tanto, pueden continuar su educación. También se aloja a las familias en Mafraq.

Sin embargo, no creo que Jordania esté lista desde el punto de vista de la electricidad, el agua y todo lo demás para recibir a estos refugiados. El país carece por completo de infraestructuras. Sería realmente necesaria una ayuda financiera exterior para ayudar al país y responder a las necesidades de los refugiados.

3.     ¿Qué espera de la reelección de Barack Obama para Oriente Medio y para el conflicto palestino-israelí, sabiendo que no va a apoyar a los palestinos que pedirán el estatuto de estado no miembro en la ONU el 29 de noviembre próximo?

Sólo le pido a Obama que recuerde su primer discurso en El Cairo. Le agradeceríamos si fuese capaz de hacer lo que prometió (nota del editor: el presidente de Estados Unidos apoyó en junio de 2009 la creación de un estado para los palestinos y pidió el “cese” de la colonización israelí. Obama mencionó su deseo de ver Oriente Próximo sin armas nucleares y hablar con Irán sobre su programa nuclear).

Ahora que ha sido reelegido, espero que sea más valiente para ver la realidad de la situación tal como es y que tome las medidas necesarias. Me gustaría, como es el deseo del Santo Padre y de un centenar de estados, ver, en relación con el conflicto palestino-israelí, dos estados independientes que se respetan uno al lado del otro con un acuerdo de paz duradero.

En segundo lugar, no podemos permanecer indiferentes ante lo que está sucediendo en Siria y Egipto.

La violencia de Siria está en nuestras puertas. Los jordanos, tanto gobernantes como ciudadanos, deben ser muy prudentes a la hora de hacer juicios. Todavía no sabemos cómo va a terminar la crisis. El hecho de que haya extremistas, salafistas de Jordania que luchan contra este régimen es, para mí, el colmo de una política ciega que no sabe a dónde va. Los mismos protagonistas no tienen claro adonde conducen estas revoluciones. ¡Apenas un 8-10% de los sirios luchan contra el régimen! Todos los demás son mercenarios venidos de fuera. Sí, hay todos los riesgos para que Jordania se desestabilice (nota del editor: pese a la disolución del parlamento y el anuncio de elecciones legislativas el 23 de enero, los Hermanos Musulmanes continúan la contestación).

La situación en Egipto es peor que la nuestra. Iré a Egipto para la proclamación del nuevo patriarca de la Iglesia copta de Egipto, Teodoro II. No tendrá una tarea fácil y deberá dar confianza a una comunidad inquieta ante el progreso del islamismo en Egipto. Quiero que mi presencia le testimonie mi apoyo y mi ánimo. Debemos ayudarnos entre patriarcas en Oriente.

De hecho, es difícil evaluar la situación actual y ver mejores condiciones. Las cosas cambian a una velocidad vertiginosa. Lo que se dice hoy puede cambiar mañana. Pero estamos lejos de desesperar. Sabemos que pertenecemos a la Iglesia de la resurrección y, también, a la del calvario. Estamos en noviembre. Debemos crear el ambiente de Navidad para compartir un mensaje de paz, calma y serenidad para nosotros, nuestros fieles y nuestros peregrinos. No hay necesidad de sonar la alarma. Cuanto más difícil es la situación, más debemos arraigarnos en nuestra fe.

4.     Las cuentas bancarias del patriarcado greco-ortodoxo, a cargo de una parte del Santo Sepulcro fueron bloqueadas por una compañía de aguas israelí. El Santo Sepulcro podría cerrar sus puertas un día en señal de protesta. ¿Qué podría decirnos sobre este tema tras su encuentro con el patriarca Cirilo, primado de la Iglesia ortodoxa rusa?

Tuve el gran placer de reunirme con el patriarca Cirilo. Espero que un obispo de la Iglesia ortodoxa rusa se establezca en Jerusalén. Esta Iglesia es más grande, más fuerte, más rica que algunas iglesias aquí que tienen su obispo. Es su sueño y el mío aquí.

En rigor y todo sea dicho, el problema del agua en el Santo Sepulcro no tiene ninguna relación con la visita del patriarca Cirilo. Se trata de un tema que concierne a los greco‑ortodoxos y no a los ruso-ortodoxos. Además, sabemos que las relaciones entre las dos comunidades ortodoxas son más bien tensas.

Dicho esto, no quiero creer que la motivación de Israel sea únicamente la búsqueda de dinero. Había, para la Iglesia, desde el imperio otomano, un acuerdo de exención del pago de su factura del agua. Acuerdo que se prolongó durante el mandato británico, bajo el régimen jordano e incluso varios decenios tras la creación de Israel.

Estoy convencido de que el Ministerio de Turismo israelí nos puede ayudar a resolver la disputa.

Respecto del cierre de las puertas, no lo creo en absoluto. Los primeros guardianes del Santo Sepulcro son la Iglesia ortodoxa griega, la Iglesia católica romana, por medio de la orden franciscana, y la Iglesia apostólica armenia. Ninguna decisión se tomará de manera unilateral.

5.     El Sínodo para la Nueva Evangelización ha terminado. ¿Cuáles son los retos para ofrecer el evangelio a Oriente Medio en la realidad de la “primavera árabe” y el aumento del extremismo religioso?

En mi opinión, no hay una nueva evangelización. Como cristiano, siempre hay que realizar la misma evangelización. La dada por la primera comunidad cristiana de Jerusalén. Tenemos que tomar esta pequeña comunidad como un buen ejemplo. Estaban “unidos en la enseñanza de los apóstoles, la comunión fraterna, la fracción del pan y las oraciones”. Hago un llamamiento: volver a las fuentes, volver a Jerusalén. Hay que ir a Jerusalén y partir de Jerusalén.

En realidad, lo que es nuevo es el contexto en el que vivimos. De hecho, en efecto, hay que destacar el resurgimiento del extremismo judío y musulmán.

Hay que considerar también el difícil contexto de la “primavera árabe” en el que hay que reaccionar y vivir para dar testimonio de nuestra fe. Añádase a esto la crisis mundial política, económica y moral que también ha repercutido en el mundo árabe. En este nuevo contexto que no está realmente a nuestro favor, tenemos que despertar, tomar las riendas de nuestra responsabilidad respetando y amando nuestra identidad cristiana, y estar dispuestos a sacrificarnos por la causa de Cristo.

6.     Pese a la situación, el Patriarcado constata un aumento significativo de las vocaciones al sacerdocio. ¿Cómo explica este signo de esperanza para Tierra Santa?

Nuestro difícil día a día es sin duda la razón que explica que se busque refugio más fácilmente en lo espiritual y haya más vocaciones. Es una reacción psicológica. Donde hay más comodidad, paz, hay menos vocaciones. En la actualidad, el seminario menor acoge a cincuenta seminaristas y el seminario mayor cuenta con treinta. El año pasado, se ordenaron tres sacerdotes y, probablemente, sean dos este año, por gracia de Dios.

Recibo muchas peticiones de enviar misioneros a África del Norte y a los países del Golfo Pérsico. Quisiera francamente ayudar de manera especial a estos países. También me solicitan que envíe sacerdotes a la academia eclesiástica diplomática y a Europa. Pronto, habrá noticias sobre este tema. Pero me debo reunir con mis obispos auxiliares y mi consejo para ver lo que somos capaces de dar al exterior, en número de sacerdotes.

Entrevista de Christophe Lafontaine

(Traducción del francés por Daniel Berzosa y López, OCSSJ)