Pages Menu
Categories Menu

Posted on 13 Nov 2012 in Diócesis, Noticias de la diócesis

Fiesta de la multiplicación de los panes: ocasión de pedir el milagro de la paz

Fiesta de la multiplicación de los panes: ocasión de pedir el milagro de la paz

Tabgha.- El patriarca Twal presidió el sábado, 10 de noviembre de 2012, la fiesta de la multiplicación de los panes y los peces en Tabgha, a orillas del lago de Tiberíades, en el mismo lugar donde aconteció uno de los milagros más famosos de Jesús. Para el patriarca, fue una ocasión para llamar a compartir, dado el gran número de refugiados sirios en la diócesis y, también, para pedir al Señor el milagro de la paz.

Una vez al año, el segundo domingo de noviembre, la comunidad de monjes benedictinos y hermanas benedictinas de Tierra Santa invita a los católicos del país con el patriarca latino a la fiesta de la multiplicación de los panes y los peces. Es una oportunidad para conmemorar el gran milagro de Jesús ante una multitud. El sábado pasado, a orillas del mar de Galilea, bajo una lluvia persistente, la multitud congregada se componía de cristianos y comunidades locales, peregrinos y miembros de la casa de huéspedes de Tabgha; así como de la Asociación Alemanapara Tierra Santa. Los alumnos alemanes que estudian teología en la abadía benedictina de la Dormiciónen Jerusalén ayudaron en la liturgia. Mons. Marcuzzo, vicario patriarcal para Israel, estuco presente, atendiendo a la invitación del padre Gregory Collins, de la Dormición, y del padre Elías Pfiffi, prior del monasterio de Tabgha. La invitación también venía a nombre del padre Ludger Bornemann, director espiritual de la Pilgerhaus, de sor Marie Résurrection Odi, superiora de las hermanas benedictinas de Cristo Eucaristía y de Lavinia Jahshan, directora de la Pilgerhaus. Intervino en la santa misa el coro de la parroquia latina y la escuela patriarcal de Reineh, dirigido por Samer Ksheiboun.

«No podemos permanecer indiferentes»

En su homilía, el patriarca recordó el milagro de la comida abundante que Jesús compartió con la multitud hambrienta. El evangelio relata el episodio en que Jesús, al ver que la multitud no se iba, tuvo compasión de ella y dio a todos de comer, con solo cinco panes y dos peces. La multiplicación de los panes y los peces reviste esencialmente una significación eucarística, aunque también eclesial y pastoral. Jesús tiene compasión de los hombres en la necesidad. Jesús da de comer a la gente, con el pan; pero, también, con su palabra y su comunidad. La Iglesia, hoy, hace lo mismo: ama al hombre, sobre todo, al que está en necesidad. “¿Cómo no pensar en los 250.000 refugiados procedentes de Siria que han llegado a Jordania?“, exclamó el patriarca. “No podemos permanecer indiferentes”, apostilló.

Siguiendo con su homilía, el patriarca recordó también que el pan del que el hombre tiene realmente necesidad es el pan de vida, que anima y da esperanza, y la palabra de Dios que salva. La vida dela Iglesia es un alimento que acompaña y sostiene al hombre. Aquí, el patriarca recordó los recientes acontecimientos dela Iglesia, sobre todo, en Oriente Medio, con la entrega de la exhortación apostólica “Ecclesia in Medio Oriente”, el sínodo para la nueva evangelización (en el contexto de la “primavera árabe” y el aumento de la extremismo religioso), y el Año dela Fe que, si se viven de forma adecuada e interior, son un verdadero pan de vida. El patriarca invitó a los fieles a “testimoniar su fe en este Oriente Medio tan complejo”. Mons. Twal dedicó un momento a explicar que la fe es el verdadero alimento para el hombre, que es un don de Dios, capaz de hacer auténticos milagros en nuestras vidas y enla Iglesia; porque es Dios quien actúa por ella. En este sentido, el patriarca sostiene que los cristianos pueden dirigirse al Señor para “que Él haga el milagro de la paz, la justicia, la vida diaria normal aquí en Tierra Santa”. La iglesia que ubica el lugar del milagro dela Multiplicación, es el lugar santo idóneo para hacer esta petición de un milagro; aunque, a menudo, solo tengamos “cinco panes y dos peces” que ofrecer.

Christophe Lafontaine

(Traducción del francés por Daniel Berzosa y López, OCSSJ)