Pages Menu
Categories Menu

Posted on 10 Nov 2012 in Actualidad local, Iglesia, Política y sociedad

Benedicto XVI llama a hacer lo máximo en Siria «antes de que sea demasiado tarde»

Benedicto XVI llama a hacer lo máximo en Siria «antes de que sea demasiado tarde»

LÍBANO.- Miércoles, 7 de noviembre, al final de la audiencia general, Benedicto XVI hizo un llamamiento a favor de la paz en Siria. Luego de abandonar su plan de enviar una misión especial a Siria, el Papa anunció el envío de un emisario al Líbano, el cardenal Sarah.

 

«Debemos hacer todo lo posible, ya que un día podría ser demasiado tarde». El Papa insistió de nuevo a las partes en conflicto en esta urgencia “y a cuantos desean el bien de Siria a no ahorrar ningún esfuerzo en la búsqueda de la paz” en Siria. En su vibrante llamamiento, el Santo Padre afirma enfáticamente que “sigo con particular atención la trágica situación de violencia en Siria, donde no se detiene el fragor de las armas”.

Como señal de solidaridad, el Santo Padre quiso enviar una delegación de padres sinodales a Damasco (anuncio hecho en el Sínodo sobre la Nueva Evangelización). Dada la violencia y por razones obvias de seguridad, el proyecto no podido realizarse. El Papa no ha querido abandonar su deseo de manifestar con claridad su apoyo a los cristianos en Siria, y al pueblo sirio en su conjunto. Por esto, ha confiado una misión especial al cardenal Robert Sarah, presidente del Pontificio Consejo Cor Unum. De hecho, desde el miércoles pasado, el cardenal “enviado especial del Papa” está en el Líbano en una estancia de 4 días; donde se encontrará con los pastores y los fieles de las iglesias presentes en Siria. El 8 de noviembre, fue a Baalbek, en el valle dela Bekaa, al noreste del Líbano; donde se concentra la mayor parte de los refugiados sirios. El día siguiente, en la sede de Cáritas en Beirut, coordinó la reunión de representantes de casi veinte agencias caritativas católicas que operan en el Líbano, Siria, Jordania, Turquía e Iraq. La reunión, que duró todo el día, tuvo como objetivo identificar las principales áreas de intervención y el desarrollo de un mayor compromiso de las instituciones católicas en la región.

El cardenal Sarah lleva también la suma de un millón de dólares estadounidenses, donativo del Sínodo de los Obispos, a la que el Papa añadió una contribución personal.

Christophe Lafontaine

(Traducción del francés de Daniel Berzosa, OCSSJ)