Pages Menu
Categories Menu

Posted on 2 Nov 2012 in Actualidad local, Política y sociedad, Voz del Santo Padre

Misa de clausura del Sínodo: no se olvida a Oriente Próximo

Misa de clausura del Sínodo: no se olvida a Oriente Próximo

CIUDAD DEL VATICANO.- En la misa de clausura del Sínodo para la Nueva Evangelización, una de las intenciones de la oración de los fieles se leyó en árabe por la paz en Siria y Medio Oriente. Esta oración se hace eco del proyecto del Papa de enviar en breve una delegación de padres sinodales a Siria.

“Que la gracia del Señor inspire los pensamientos y los proyectos de paz para Siria y los países de Oriente Próximo. Que consuele a las víctimas, dé esperanza a los refugiados, valor a todos los que caminan por el camino de la solidaridad y el diálogo”. Domingo, 28 de octubre, toda la asamblea general de padres sinodales para la Nueva Evangelización pidió por esta intención.

 

Intención que recuerda la iniciativa casi sin precedentes del Santo Padre de enviar una delegación de padres sinodales a Damasco para expresar la solidaridad dela Iglesia católica con los civiles y los hermanos cristianos de Siria. “Esta iniciativa”, dijo el martes, 23 de octubre, en pleno sínodo, el secretario de Estado, cardenal Bertone, “ha encontrado una respuesta positiva no solo aquí o en Siria, sino también en la comunidad internacional. A pesar de los graves incidentes ocurridos en los últimos días en Oriente Medio, hemos continuado preparándonos para esta misión”. Y el número 2 dela Santa Sede añadió: “No podemos ser meros espectadores de una tragedia como la que ocurre en Siria”. Para él, una cosa es cierta: “la única solución a la crisis es una solución política”.

Visita diferida

La delegación debía llegar a Damasco tras la clausura del Sínodo. Sin embargo, la forma, el calendario y la composición de la delegación están aún por determinar; debido a “la gravedad de la situación”. Recordamos que durante su visita al Líbano, en septiembre, el papa Benedicto XVI habló sobre el conflicto en Siria, y llamó a la comunidad internacional a proporcionar “soluciones viables” a este conflicto, que, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), ha causado al menos 34.000 muertes, la mayoría civiles, desde que comenzó el levantamiento contra el régimen a mediados de marzo de 2011.

La violencia no se detiene, sino que empeora. Damasco fue atacada el martes pasado por primera vez desde que comenzó la crisis hace 19 meses, un ataque de un cazabombardero contra un distrito rebelde de la capital.

Christophe Lafontaine

(Traducción del francés por Daniel Berzosa López, OCSSJ)