Pages Menu
Categories Menu

Posted on 20 Oct 2012 in Diócesis, Noticias de la diócesis

Envío pastoral de los catequistas de Jordania

Envío pastoral de los catequistas de Jordania

Los catequistas de las parroquias y las escuelas son, desde siempre, una fuerza viva de la Iglesia en Tierra Santa. Obispos, párrocos y directores prevén, para esta clase de fieles comprometidos, una serie de actividades específicas. Al principio del año, cada región organiza para ellos un día con programas espirituales y culturales, llamados, según la expresión bíblica día de “envío“.

En Jordania, la ceremonia de envío se celebró el 12 de octubre (fiesta de Nuestra Señora del Pilar, patrona de la Hispanidad) en Amán, en la parroquia de San José, de Jebel Amán. El tema fue: “Como el Padre me ha enviado, también yo os envío” (Jn 20, 21). El coordinador de catequistas, P. Tareq Abu Hanna, párroco de Um-Zweitineh, invitó al obispo Giacinto-Boulos Marcuzzo, vicario patriarcal latino para Israel, para que  presidiera y animara la jornada. Ciento veinte catequistas, de todos los ritos, participaron activamente en la reunión, entre ellos se contaban muchas religiosas, sacerdotes, hombres y una mayoría de mujeres catequistas.

El día comenzó con dos conferencias: la primera, dictada por el propio P. Hanna, era más bien pastoral y práctica. La segunda, por Mons. Marcuzzo, era teológica y espiritual, y giraba en torno al “Año de la Fe”, que acaba de comenzar en la Iglesia. Remitiéndose constantemente a la carta apostólica Porta Fidei y a la exhortación apostólica Ecclesia in Medio Oriente, de S.S. Benedicto XVI, y al Sínodo de los Obispos sobre la “Nueva  Evangelización“, que se celebra actualmente en Roma, el obispo habló de la esencia de la fe, las concepciones correctas e incorrectas que vivimos en Oriente Medio y la necesidad de emplear este año como una verdadera gracia para mejorar la forma de vivir nuestra fe cristiana.

Cartel de la jornada de envío de los catequistas de Jordania

La mañana terminó con una hermosa misa, bien preparada por los catequistas, que cantaron también. En la homilía sobre el evangelio de la misión, Mons. Marcuzzo recordó a los catequistas los tres pilares sobre los que descansa todo trabajo de catequesis y de nueva evangelización: 1) el verdadero catequista es el Espíritu Santo, 2) Dios ha escogido tener necesidad de nosotros, pese a nuestros límites, 3) Toda verdadera evangelización supone una encarnación de la fe en el tiempo, el espacio y la cultura del hombre catequizado. Mons. Marcuzzo ha conectado este año de gracia con otro tiempo propicio que la Iglesia en Tierra Santa ha vivido los últimos años: el Sínodo y el post-sínodo pastoral diocesano de la Iglesia de Jerusalén, que tenía precisamente como centro de reflexión el tema de la fe. La importancia de los laicos en la Iglesia, la preparación de una buena catequesis y la organización de esos días en común son en parte el resultado del sínodo pastoral local.

Después de un buen mansaf, plato típico jordano, el programa continuó por la tarde con el intercambio de experiencias e ideas prácticas para la organización del nuevo año pastoral. A la pregunta de Mons. Lahham, vicario patriarcal latino para Jordania, sobre su impresión general de la jornada, Mons. Marcuzzo le dijo: “A partir de la experiencia de hoy, vuelvo a Nazaret con un gran sentimiento de gratitud al Señor por el papel que los laicos desempeñan en la Iglesia en Jordania, y optimista sobre el futuro de la catequesis en nuestras escuelas y parroquias. Este año de la fe será realmente una gracia si los catequistas sacan lo mejor de sí mismos para enraizar la fe y corregir algunas ideas equivocadas que tenemos sobre esta virtud en Oriente Medio”.

De nuestro corresponsal en Amán (fotografías de T. H.)

(Traducción del francés por Daniel Berzosa y López, OCSSJ)

Iglesia de S. José – Amán