Pages Menu
Categories Menu

Posted on 2 Oct 2012 in Fiestas, Vida litúrgica

San Vicente de Paúl: una verdadera fiesta de la caridad

San Vicente de Paúl: una verdadera fiesta de la caridad

La fiesta de san Vicente de Paúl (1581-1660) motivó, el jueves 27 y el sábado 29 de septiembre, bellas expresiones de fe en el hospital francés de Nazaret y el hospicio San Vicente de Paúl de Jerusalén. Se celebraron dos misas, con asistencia de muchos fieles.

Misa en San Vicente de Paúl de Jerusalén…

En su homilía del sábado noche, Mons. William Shomali subrayó la gran figura de san Vicente de Paúl: “Muchos son los sacerdotes, religiosos y laicos del mundo que se inspiran en su espiritualidad. De hecho, san Vicente, su patrón, es un gigante en la esfera de la caridad”.

Esta caridad, ¿a quien se dirige sino a los pobres? Y, ¿quiénes son los pobres hoy? Una cosa es segura, según el obispo auxiliar de Jerusalén: su número y porcentaje van en aumento. “Las guerras son una de la pobreza en el mundo. Pero no sólo las guerras. También, la sequía, la corrupción, el despilfarro, el egoísmo y la mala distribución de los bienes”.’

Imposible, en este sentido, no acordarse de los cientos de miles de refugiados sirios. “Sufren el hambre, la falta de agua, el calor, las malas condiciones de vida, el abandono, el aburrimiento, la desesperación, la arena del desierto y, pronto, sufrirán el frío”.

Pero no solo debe considerarse la pobreza material. También están los sufrimientos morales, de los que la madre Teresa de Calcuta decía que: “La soledad y el sentimiento de no ser amado son las mayores pobrezas”.

Mons. Shomali concluyó pidiendo la intercesión de san Vicente por nosotros y por todos los que sufren en el mundo.

…, y en el hospital francés Nazaret

El jueves (día exacto de la fiesta), se celebró una misa solemne en la iglesia del hospital francés de Nazaret. Mons. Giacinto-Boulos Marcuzzo, obispo auxiliar y vicario patriarcal en Nazaret, la celebró con un grupo de sacerdotes de ritos diferentes. Los asistentes, cerca de 150 personas, fueron hermanas de la caridad de las comunidades de Nazaret y Haifa, directores, médicos, enfermeras y personal del hospital, y muchos amigos de Nazaret y los alrededores. En su homilía, Mons. Marcuzzo se centró en tres puntos distintivos de la vida y obra de este gran hombre del siglo XVII que fue san Vicente: la caridad, la evangelización de los pobres y la formación.

El obispo también recordó el versículo bíblico que inspiró toda la santa misa: “El Espíritu del Señor está sobre mí. Él me ha consagrado y enviado a anunciar la buena nueva a los pobres” (Lc 4, 18). Es un verso mesiánico que atraviesa toda la historia de la Iglesia y ha suscitado una gran cantidad santidad (incluyendo la de Vicente de Paúl).

Mons. Marcuzzo no dejó de señalar, a este respecto, que el auténtico objetivo de la verdadera evangelización son los pobres en el sentido más amplio del término, es decir, “los que tienen a Dios como apoyo y esperanza de vida, los que tienen una actitud de humildad y sed de Dios”.

Al final de la celebración, el director del hospital francés de Nazaret, doctor Salim Nakhleh, dio las gracias vivamente a la asamblea en su nombre; así como en nombre de la superiora de las hijas de la caridad, hermana Dorita Alcalde.

Laurent Charnin

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)