Pages Menu
Categories Menu

Posted on 12 Sep 2012 in Noticias de la Orden, Orden del Santo Sepulcro

En Brescia, un nuevo canónigo honorario del Santo Sepulcro

En Brescia, un nuevo canónigo honorario del Santo Sepulcro

BRESCIA.- El padre Pier Antonio Bodini, de la parroquia de San Francisco de Paula, de Brescia (Italia), ha recibido la dignidad de canónigo honorario del Santo Sepulcro, el 8 de septiembre. La celebración fue presidida por su beatitud el patriarca latino de Jerusalén, Mons. Fouad Twal, en la basílica de Santa Maria delle Grazie (Brescia).

En honor a su compromiso y dedicación ala Iglesia Madrede Jerusalén, el padre Bodini ha recibido el título de “canónigo honorario” del Santo Sepulcro. De hecho, el padre Bodini (prior de la Delegación de Brescia de la Orden del Santo Sepulcro) es el director de “Terrae cartitatis“. Se trata de una asociación fundada en 2006 por laicos y sacerdotes en el ámbito de la solidaridad social en contacto con la realidad de las comunidades cristianas que viven en situaciones de sufrimiento. Está centrada especialmente en las iglesias de Tierra Santa a través de la implementación de programas educativos, sociales y de salud. También persigue sensibilizar a la sociedad sobre temas de paz, justicia social y diálogo interreligioso por medio de reuniones, conferencias y publicaciones.

Con tal motivo, el patriarca viajó a Brescia. Esta distinción no es común. No más de veinte clérigos gozan de este honor. Ser elevado a esta dignidad significa pertenecer de manera particular a una iglesia catedral, y, en este caso, a la del Santo Sepulcro de Jerusalén. La ceremonia comenzó con el Veni Creator, el canto de invocación al Espíritu Santo. Acto seguido, el patriarca Twal pronunció la oración que signa la misión de un canónigo de honor del Santo Sepulcro: “Señor, en tu presencia, elegimos a nuestro hermano, tu sacerdote Antonio Bodini, canónigo honorario de tu Sepulcro glorioso. Concédele la gracia de entregarse al servicio de esta tierra que has querido santificar con tu Cruz parala Redención del mundo. Llénalo de la esperanza y la alegría dela Resurrección, para que se cuente entre los que proclaman, por la palabra y por la acción, tu buena noticia en esta misma tierra, donde Tú mismo la has proclamado”.

El patriarca Twal bendijo a continuación el roquete y la muceta, “signos de servicio y dedicación del nuevo canónigo al Evangelio anunciado en Tierra Santa”. A lo que el nuevo canon contestó: “Acepto con gratitud el honor que se me ha concedido, con el título de canónigo honorario del Santo Sepulcro. Prometo dedicarme al servicio de la fe en esta tierra del Señor, en colaboración con la diócesis patriarcal latino de Jerusalén”. Luego, recitó el credo y firmó el compromiso.

Christophe Lafontaine

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)