Pages Menu
Categories Menu

Posted on 29 Aug 2012 in Fiestas, Vida litúrgica

Tierra Santa celebra a su beata María de Jesús Crucificado

Tierra Santa celebra a su beata María de Jesús Crucificado

Muchos fieles se reunieron este fin de semana en memoria de una joven carmelita palestina: la beata María de Jesús Crucificado. El sábado por la noche, Mons. Marcuzzo presidió una misa en Nazaret y, el domingo, Mons. Lahham lo hizo en Belén.

El sábado, 25 de agosto por la noche, en Nazaret, víspera de la fiesta de la beata María de Jesús Crucificado, Mons. Marcuzzo, obispo auxiliar vicario para Israel, presidió una misa en honor de la “pequeña Maryam”. Nacida el 5 de enero de 1846 en Ibillin, cerca de Nazaret, la beata tiene su fiesta el 26 de agosto. Acompañaron al obispo una docena de sacerdotes, como el P. Hourcade, scj, capellán del monasterio carmelita, y el P. Milton Altamiranda, vicario general carmelita de Haifa. La celebración reunió entre 120 y 130 fieles. Los cantos estuvieron a cargo del coro “Ranin al-Nagam” (Eco melodioso) de la parroquia de Reineh.

En su homilía, Mons. Marcuzzo testimonió la creciente popularidad de la beata. Muchos fieles piden su canonización. Para esto, dijo el obispo, “la colaboración del hombre también es necesaria. Depende de nosotros que se conozca a la beata, que se extienda su santidad. Las personas enfermas pueden pedir su curación a través de su intercesión”. Este año se ha celebrado un congreso sobre los medios a poner en práctica para promover la canonización de la beata y aprovechar mejor todos los tesoros que dejó. El obispo habló a continuación de “la fe de la beata” como un camino de prepararse para el próximo sínodo sobre la nueva evangelización, y el año de la fe. Citó esta frase Maryam: “Recordad que la fe es pensar que Dios está en ti, que Dios está en el prójimo, que Dios está en todas partes”.

Después de una breve obra de teatro que representaba a la Virgen María y a la beata, el obispo bendijo a los presentes con una reliquia impregnada de la sangre de los estigmas de la beata. Una reliquia que fue venerada con devoción por los fieles. Luego, el párroco de Reineh, D. Elias Odeh, entregó a las 15 carmelitas de Nazaret cuardo‑certificado de comunión, de gratitud y de alegría por el don de que el Carmelo ha hecho a la iglesia local en la beata Maryam Bawardy. La velada terminó con un momento de convivencia organizado por una asociación reciente, “el grupo del rosario de la Divina Misericordia”. La cantante Rabab Zeitoun cantó un nuevo himno a la beata, “Ya zahrah zghirah sharqyiah” (¡Oh!, pequeña flor oriental), que ha escrito y lleva música de Louaï Zaher.

Belén

Al día siguiente, domingo, 26 de agosto, a las cinco de la tarde, Mons. Lahham, vicario auxiliar en Jordania, celebró la santa misa en honor de la beata María de Jesús Crucificado es el convento carmelita de Belén. Carmelo fundado por la beata en 1875 y donde murió tres años más tarde, el 26 de agosto de 1878. Unos 40 sacerdotes y más de 400 fieles, venidos de Belén, Nazaret, Haifa y de los alrededores, acompañaron a las 15 carmelitas en este día de fiesta. Todas las comunidades de religiosos y religiosas de Tierra Santa parecían haberse reunido para celebrar a su “beata palestina”. “Este año nos parece que Maryam empieza a ser más conocida”, dice Sor Anne-Françoise, madre superiora de las carmelitas de Belén. “Tiene una gracia especial para acercarnos a Dios, para hacernos permanecer firmes en la fe. Esto toca a la mayoría de los habitantes de Belén, que ven que, en medio de sus tribulaciones, Maryam supo guardar la fe”.

“Una pequeñuela que devino beata. Esta es la lógica de Dios. Dios ama a los pequeños”. Con estas palabras, Mons. Lahham comenzó su homilía. La beata María de Jesús Crucificado es un modelo para todos, de su pequeñez nació su grandeza. El obispo invitó a todos a pedir la intercesión de Maryam para que podamos responder a la llamada de Dios, que “nos invita a compartir un día la gloria de nuestra ‘pequeñuela’ convertida en grande por y con la gracia de Dios”.

Amélie de La Hougue

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)