Pages Menu
Categories Menu

Posted on 24 Aug 2012 in Actualidad local, Política y sociedad

«Una educación responsable como respuesta a la violencia»

«Una educación responsable como respuesta a la violencia»

Jerusalén – barrio de Ben Yehuda

JERUSALÉN.- El domingo pasado, siete adolescentes israelíes fueron detenidos por la policía después de agredir a jóvenes palestinos tres días antes en pleno corazón de Jerusalén Este. Una acción racista que se suma a los recientes hechos acontecidos esta semana en Betfagé y hace temer un resurgimiento de la violencia. El Patriarcado Latino de Jerusalén llama a condenar toda violencia y a concentrar los esfuerzos en la educación de los jóvenes en la tolerancia.

El pasado jueves, 16 de agosto, hacia la medianoche, en Ben Yehuda, un animado barrio de Jerusalén Este, una decena de israelíes atraparon a tres jóvenes palestinos. Uno de ellos, Jamal Junali, ingresó en estado de coma en el hospital de la Hadassa; donde fue reanimado.

Se pudo encontrar rápidamente, e interrogar, a los culpables gracias a las cámaras. Probablemente, se les juzgará y el caso terminará allí. Uno de los jóvenes agresores, de 17 años, después de reconocer su participación, dijo que no se arrepentía. La violencia de este acto, así como la respuesta de este chico, han causado un gran revuelo en Israel. La prensa (y, en especial, los medios de comunicación israelíes) se han hecho eco con profusión del suceso, que ha provocado reacciones en el ámbito político. El primer ministro, Benjamín Netanyahu, ha denunciado un acto “contrario a nuestros valores”; mientras que el jefe del estado, Shimon Peres, ha reconocido su “vergüenza” y su “asco”. Ayer, el diario en lengua inglesa, The Jerusalem Post, informó de la visita del presidente de la Knesset (parlamento israelí), Reuven Rivlin, al joven Junali Jamal. “He venido en nombre del Estado de Israel para pedir disculpas y expresar su cólera por lo que ha pasado”. La madre de Jamal dijo a la prensa que tenía pena de las madres de los agresores: “¿Quién puede estar orgulloso de un hijo que actúa así?”.

Todos parecen temer un incremento de la violencia; ya que la región está sacudida por la guerra fratricida en Siria, que no termina, y el peso de la amenaza iraní que se nota cada vez más.

Condenar la violencia y educar a nuestros jóvenes

Mons. Shomali, vicario auxiliar para Jerusalén, también está preocupado por esta violencia. El miércoles fue con el patriarca, Mons. Twal, a Betfagé, para apoyar a los habitantes de este barrio cristiano de Jerusalén, víctima de apedreamientos a principios de la semana. “La violencia de los últimos días debe interpelarnos sobre la educación que los jóvenes han recibido”, ha dicho el obispo esta mañana. “Cada uno tiene su parte de responsabilidad en la educación”, afirma. “Los padres deben educar a los niños para descubrir la diferencia, la tolerancia y el respeto mutuo”. Y Mons. Shomali ha concluido: “La paz de mañana estará en función de la energía que cada uno ponga en la educación de nuestros niños”.

Amélie de La Hougue

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)