Pages Menu
Categories Menu

Posted on 21 Aug 2012 in Diócesis, Noticias de la diócesis

Una treintena de jóvenes filipinos en campamento de verano para una maravillosa “kaytana”

Una treintena de jóvenes filipinos en campamento de verano para una maravillosa “kaytana”

Veintiocho hijos de trabajadores filipinos han participado en un campamento de verano al sur de Tel Aviv (cinco días de descanso en un ambiente de Iglesia y en hebreo).

Desde hace tres años, la Vicaría de Santiago para los Católicos de Lengua Hebrea en Israel trabaja con un equipo de sacerdotes, religiosas y laicos en la atención a la comunidad de trabajadores inmigrantes filipinos. La vicaría trabaja para promover la educación religiosa de los hijos de los trabajadores inmigrantes, integrados en el sistema escolar judío. Hasta este verano, el papel de la vicaría en esta colaboración se limitaba a proporcionar las clases de catecismo que preparan a los niños para los sacramentos de primera comunión y confirmación, a dar libros de catecismo e invitar a los chicos al campamento de verano anual de la vicaría.

Este año, el padre David Neuhaus, SJ, vicario para católicos de lengua hebrea, propuso organizar un campamento de verano destinado de forma especial para los niños que no pueden ir al campamento de Deir Rafat. El campamento de verano se montó en la capilla de la Divina Misericordia, del 13 al 17 de agosto de 2012. La capilla abría sus puertas todos los días a las 7 de la mañana para acoger a los niños, que los padres dejaban antes de ir a trabajar. Los directores del campamento fueron el padre Neuhaus, y Kirill, de la comunidad de la vicaría, asistidos por Matti y Angélica, del grupo de jóvenes “Flor del Desierto”; así como los padres Carlos y Roc de Deir Rafat. Madame Bea y la hermana Regina, con la ayuda de otros voluntarios de la capilla, prepararon las sabrosas comidas.

Entre los 28 niños, 25 asistieron a las clases de catecismo durante el año escolar. Todos han nacido en Israel y hablan hebreo. Todos son católicos y se identifican por completo con su país de adopción.

Misa diaria

El programa diario incluía: oración por la mañana, un curso de religión centrado en la enseñanza de Jesús en el sermón de las Bienaventuranzas, cantos, actividades artísticas, juegos, misa, comida y una película.

El jueves, todos fueron a Jerusalén. Como la excursión tuvo lugar al día siguiente de la fiesta de la Asunción, se decidió visitar el monte Sión. Se habían escogido cuatro sitios para contar a los niños la historia de la salvación: la abadía de la Dormición, la tumba del rey David, el Cenáculo y el lugar de la venida del Espíritu Santo. Los niños también entraron en el monasterio de los jesuitas; donde comieron en el magnífico jardín. El museo les causó una fuerte impresión, debido a la presencia de Alex (una momia egipcia).

El último día, los niños cantaron su gratitud en una misa festiva y los monitores también dieron las gracias por esta maravillosa “kaytana”. Ya estamos preparando un campamento similar para 2013, con la esperanza de recibirá aún más niños.

Fuente: Vicaría para los católicos de lengua hebrea

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)