Pages Menu
Categories Menu

Posted on 19 Aug 2012 in Solemnidades, Vida litúrgica

Asunción: votos en la casa de las hermanas del rosario

Asunción: votos en la casa de las hermanas del rosario

JERUSALÉN.- El miércoles, 15 de agosto, algunas hermanas del rosario profesaron nuevos votos en la misa de la Asunción, presidida por el patriarca Fouad Twal en Beit Hanina. Tres hermanas pronunciaron sus votos perpetuos y cinco votos temporales.

Con gran emoción, las hermanas de la Congregación del Rosario avanzaron para pronunciar sus votos, seguras del apoyo de la Virgen María en el día de la Asunción. El patriarca Latino de Jerusalén, Mons. Twal, presidió la ceremonia. Estuvo asistido por Mons. Shomali, vicario patriarcal en Jerusalén, y Mons. Bathish, obispo auxiliar emérito. Una quincena de sacerdotes del Patriarcado quisieron acompañar a las hermanas en este día de fiesta. Tres religiosas pronunciaron sus votos perpetuos: Claudette Bal’at, Rita Haddad y Dalia Attieh. Otras cinco hermanas pronunciaron sus votos temporales.

Los tres votos pronunciados

En su homilía (debajo, en inglés) el patriarca se detuvo en los tres votos pronunciados por las religiosas. Los votos, dijo, no son “un fin en sí”, sino más bien un medio para “ayudar a las religiosas a estar más cerca de Dios”. Al explicar que “el propósito del voto de castidad es elevar la naturaleza humana a su perfección”, el patriarca no dejó de mencionar la beata María Alfonsina, fundadora de la Congregación de las Hermanas del Rosario como un “muy buen ejemplo de castidad y santidad”. El voto de pobreza demandado por la Iglesia es una pobreza material y moral, explicó Mons. Twal. La separación de nuestros bienes nos permite “aumentar nuestra riqueza en Dios”. Esta pobreza recuerda “las primeras comunidades cristianas que compartían sus riquezas con todos los fieles como una sola familia”. El voto de obediencia, pronunciado libremente y dirigido a Dios, dijo el patriarca, es el “signo del amor y la confianza” dado a sus superiores. A imagen del Hijo que se sometió al Padre por amor.

El patriarca concluyó su homilía felicitando a las religiosas y recordándoles que no están solas. Porque Aquel “que os ha llamado no os abandonará, que ha dicho: “Estoy con vosotros para siempre””.

Al final de la celebración, la comunidad invitó a todos los presentes a una comida festivo. Una ocasión estupenda para el patriarca, los obispos y los sacerdotes de felicitar a todas las hermanas y alegrarse con la madre superiora, Ines Al-Yacoub.

Las wardiyye

La Congregación de las Hermanas del Rosario, llamada Wardiyye, es la única comunidad religiosa original de Tierra Santa. Fue fundada en 1880 por el padre Joseph Tannous, entonces canciller del Patriarcado Latino y por la hermana Marie Alphonsine, beatificada en 2009. Las hermanas son conocidas por sus numerosas y reputadas escuelas, hospitales y universidades. Son 285 ahora, repartidas por todo Oriente Medio: Palestina, Israel, Jordania, Líbano, Siria, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait. También tienen una casa en Roma.

Amélie de La Hougue

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)

 

Descargar (PDF, 130KB)