Pages Menu
Categories Menu

Posted on 16 Aug 2012 in Solemnidades, Vida litúrgica

Nazaret: fiesta de Sta. Clara y clausura del jubileo de los 800 años de la fundación de las clarisas

Nazaret: fiesta de Sta. Clara y clausura del jubileo de los 800 años de la fundación de las clarisas

NAZARET.- El 11 de agosto, como todos los años, los fieles de Nazaret y Galilea se reunieron en el monasterio de las clarisas de Nazaret para celebrar la fiesta de santa Clara. Este año, sin embargo, la fiesta tenía una significación aún más excepcional si cabe; porque coincidió con la clausura del jubileo de los 800 años de la fundación de la Orden de las Hermanas Pobres de Santa Clara.

La misa pontifical de acción de gracias estuvo presidida por Mons. Giacinto-Boulos Marcuzzo, vicario patriarcal latino para Israel. Más de una docena de sacerdotes de diversos ritos concelebraron, entre los que se encontraba el padre guardián de la basílica de la Anunciación, P. Ricardo Bustos, OFM. Asistió un número verdaderamente excepcional de fieles y no pudieron entrar todos, así que asistieron a la misa desde el jardín y el patio. Esta afluencia masiva testimonia cómo las clarisas Clara ocupan aún un lugar importante en el corazón de los fieles, a pesar de su vida contemplativa y retirada. La liturgia contó con la ayuda de los niños del coro de la parroquia latina y el canto, como siempre, estuvo a cargo del coro de clarisas y de la basílica.

Un modelo de santidad

Mons. Marcuzzo comenzó su homilía (el texto completo en francés puede leerse al final) con una breve presentación histórica de la Santa. Luego, el obispo expuso el sentido del jubileo bíblico en la tradición cristiana a través del espíritu y la santidad de santa Clara, que escribió a santa Inés de Praga este buen principio: “Tuum semper videns principium” (“mantén siempre los ojos en el punto de partida“). Se trata de la exhortación elegida como lema del jubileo. El obispo concluyó su homilía con una cita del papa Benedicto XVI. En una carta al obispo de Asís y a la familia franciscana, el Papa no dudó en proponer a Clara como un modelo para los jóvenes de hoy. Describió la historia de los dos grandes santos de Asís como “una característica eclesial particular”.

Al final de la celebración, Mons. Marcuzzo impartió la bendición con las reliquias de santa Clara, que, acto seguido, se ofrecieron a la veneración de los fieles. Dos sacerdotes distribuyeron “el pan de la comunión y del jubileo”, y todos se reunieron en el patio para transmitir a las hermanas clarisas un caluroso mabrouk jubilar y compartir los dulces y la alegría de la fiesta.

Una irradiación mundial

Después de 800 años de vida, la Orden de las Clarisas se mantiene pujante, y floreciente en algunos países. Entre las diversas familias, las clarisas rondan las 15.000 en la actualidad, y están repartidas en un millar de monasterios en 76 países. Los dos monasterios de Nazaret y Jerusalén continúan bien su misión y, a pesar del número limitado de hermanas, miran al futuro con confianza y esperanza.

De nuestro corresponsal en Nazaret.

(Traducción del francés por Daniel de Úbeda, OCSSJ)

Fotografías de K.A.

 

Download (PDF, 307KB)